Miercoles 20 de Noviembre del 2019

Del oasis a la guerra

 

Del oasis a la guerra

Enfermo de egolatría, convencido de poder seguir actuando con la impunidad con que ha llevado su vida, Sebastian Piñera ha creido lo que sus besamanos le dicen a diario: usted es un lider nacional y mundial, el pueblo le reconoce su liderazgo, los estudiantes le agradecen su preocupación por ellos, se ha convertido en el lider de América, no hay demócrata mayor en el continente, y si hay algún evento que convoque astrónomos, científicos o literatos, allá concurre él para salir en alguna foto o para decir algún juicio vergonzante conocido por el mundo como "piñericosas".

Así los hechos, de súbito se ha encontrado con una sorpresa inesperada: los estudiantes. Otra vez los estudiantes que ya en su anterior gobierno le arruinaron sus dias y su voracidad por el lucro, santo y seña de su diario vivir.

Treinta pesitos que podrían enriquecer aún más a empresarios que se dedican al transporte público han provocado una evasión masiva que él y sus ministros no comprenden porque a ellos, los estudiantes, no se les ha subido nada, argumentan en su visión individualista de la sociedad, pasando por alto que son hijos que ven a diario la angustia de sus padres por la existencia diaria.

Y a la natural rebeldia traducida en desobediencia cívica la evasión la cataloga de delito y a los estudiantes en delincuentes por evadir. Pero es bueno recordar que él siendo uno de los más ricos de Chile durante treinta años eludió impuestos y que estos niños que acusa de tales ni siquiera han robado un peso a un banco como a él que se le acusa permanentemente por lo sucedido con el banco de talca.

Dos años lleva gobernando y su parentela se ubica en cargos públicos en lo que se conoce como nepotismo, sólo por el mérito de su cercanía acusando de ambiciosos a los que desde otro bando aspiran a gobernar y señalando que lo de ellos es "vocación de servicio público".

Al malestar estudiantil y de la ciudadanía sus besamanos han respondido dando consejos tales como comprar flores para aprovechar el bajo precio o levantarse más temprano para hacer uso del bajo precio. Burlones los muchachos de la vida de sus gobernados...

Pero a la mofa se ha dicho basta. Y un caceroleo permanente le ha irritado los nervios y desesperado llama a las fuerzas armadas a que le solucionen el problema demostrando su absoluta incapacidad y recurriendo al miedo que puede provocar la presencia de militares controlando las calles de la ciudad por el recuerdo de lo vivido en la dictadura. Varios de sus ministros fueron destacados civiles que participaron activamente en aquel trágico período de nuestra patria incluso dos renegados.

Y ya vemos los resultados, ira popular, muertes, carabineros que golpean con furia infinita a civiles, soldados que disparan a su pueblo, el mismo que los alimenta y da el material con el que debieran defenderlo, mientras sus jefes roban, no evaden, roban miles de millones y no se habla de devolucion de esos dineros sino que se oculta la investigación a la espera que se olvide este detallito.

Y mientras, asi, casi en puntillas, el jefe de impuestos internos condona evasiones de impuestos por miles de millones a empresarios corruptos las fuerzas armadas y de orden están otra vez listas para disparar a su pueblo y sostener al enfermo ególatra al que sus besamanos le han dicho que es un lider de la libertad.

Ahora, vista la magnitud del rechazo que provoca en la ciudadanía su gobernalidad de pacotilla y ante la inminencia de la llegada de veedores de de derechos humanos de Naciones Unidas, pretende engañarlos mostrando como si fuese su gobierno el que festeja las manifestaciones que piden nueva constitución, fin del expolio que se hace del Estado, un sistema previsional justo, salud y educación igualitaria para todos.

Los manifestantes no estaban en guerra y este gobernante debe responder por el asesinato de inocentes compatriotas que ya no podran compartir con los suyos, sacrificados por su avaricia y egolatría descomunal.

Acusarlo constitucionalmente es un deber moral y de sana higiene política.


Lautaro Cotal Rojas

 

 

 

 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.