Sábado 30 de Mayo del 2020

Entre esperanza y especulación II

 

Entre esperanza y especulación II

En nota del 12 de mayo recién pasado dejamos para otra oportunidad algunos temas que merecían aclaración o desarrollo. Ojalá esta No. II cumpla esa promesa. La primera aclaración debida, considerando que no había quedado del todo claro en la primera nota, es que intentábamos que se pusiera más atención en las propuestas y no en los temores o las especulaciones.

Los temores son de dos tipos: el gobierno y el sistema temen perder el poder y su prestigio con sus empresas en quiera, además; los pesimistas, de varios colores, piensan que, como dijo la esposa del presidente, “tendrán que renunciar a algunos de sus privilegios. Las especulaciones quieren adivinar lo que ocurrirá, también tienen dos polos: las positivas van desde un “se acabó el capitalismo” o se quedan en el “se acabó el neoliberalismo”; las pesimistas parten con un “se acabó todo: aumentarán los pobres y la cesantía, bajará la producción, colapsarán los servicios”; un fin de mundo en buenas cuentas. Ese es el lado en que se manejan las derechas liberales, el capital monopólico y el imperialismo.

Válido es hacerse conjeturas acerca de una situación que afecta nuestro accionar presente y el futuro, pero es necesario entender que no se puede uno quedar solo en las adivinanzas sin ver salidas y propuestas que tengan como meta el bienestar humano. Esta es la segunda aclaración que creo debe hacerse a la Nota I, en que presentamos un ejemplo encontrado en un artículo sobre el tema hacinamiento urbano, relevante, ya que es el entorno en que la mayor parte de la humanidad vive y trabaja hoy. En el artículo “La batalla de Santiago” queda claro un hecho real, no una conjetura: es la densidad y la desigualdad social de la urbe moderna, con su pobreza endémica, la que ofrece el ambiente propicio para el virus. Y es le codicia del modelo lo que no le permite al ciudadano (habitante de la ciudad) influir en su mejora física, social, cultural y económica.

Y tan solo en torno a ese tema, parcial si hemos de considerar que son bastante más los que deben ser abordados con propuestas, surge la primera conclusión de lo que vendrá a superar la pandemia: una batalla (no una guerra) por: por “equidad” léase: derechos garantizados, trabajo, sueldos y pensiones justos; “solidaridad” léase: salud para todos, pensiones justas, acceso a la educación y vivienda; “planificación real” léase: correcta definición del uso del suelo, la producción orientada a las necesidades, un gobierno bien coordinado en todos sus niveles; “control del accionar mobiliario” léase: terminar con la especulación.

Como verán los lectores, de tan solo una parcial vista a la mar de temas que hay que abordar tras la pandemia. Podemos entonces apreciar una inmensidad de medidas necesarias para superar los efectos de más de 40 años de neoliberalismo, solo desnudados por el coronavirus.

En el caso de Chile, el pueblo despierto a partir del 18 de octubre tiene un buen poco avanzado. Escribió los temas expuestos aquí -y los no mencionados- sobre los muros de todo del país, logrando lo esencial: ¡habrá una nueva constitución!

Para ello, el plebiscito y la asamblea constituyente serán realidad “sí o sí”. Con participación mediante en octubre. Lo que implica nuestro deber de regularizar nuestra inscripción electoral. Recordemos que el pueblo sigue despierto, basta ver como desafía a la represión en las comunas, con más temor al hambre que al virus y los pacos. Una vez arribado el momento debemos estar preparados, ojalá premunidos de propuestas concretas que orienten el trabajo de los que se constituyan en la Asamblea, pero sin olvidar que en el camino las reivindicaciones de las protestas del Chile Despertó deben ir recibiendo respuestas, no balines.

El régimen de derecha sabe la que le espera después de la pandemia y el plebiscito, por ello actúa lanzando medidas demagógicas y reprimiendo, así lo viene observando la prensa internacional, hermanando a Piñera con Bolsonaro y Trump.
 

Germán Perotti

Estocolmo, 26 de mayo 2020

 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.