Martes 25 de Febrero del 2020

Chile despierto y digno

 

Chile despierto y digno

Hace ya más de medio siglo que Salvador Allende nos proponía un Chile libre, democrático, sano y culto. Nos instaba a luchar por la dignidad de nuestro país. A partir de 1973 ese país digno que él alcanzó a fundar ha estado a la venta. Durante la resistencia contra la dictadura cívico militar, tanto en la oposición al interior como en la solidaridad del exilio, clamábamos por la dignidad de nuestro pueblo. En buenas cuentas, nuestra generación creció y se desarrolló con la palabra dignidad en el horizonte, la usamos como meta personal y para nuestra sociedad, pero sin llegar a comprender su significado en toda su magnitud.

Con la transición a la democracia a medias y los parches a la legislación impuesta por la dictadura, el tema de la dignidad sigue pendiente, lo estamos constatando en las manifestaciones que partieron en octubre y hasta ahora continúan. Son expresión de un pueblo cansado y aburrido de los abusos, sean de la dictadura o de los duros que todavía quedan y gobiernan.

Coincido con el académico Jaime Gazmuri, de la U. de Talca cuando escribe en “Una crisis de estado”: “La reivindicación de la dignidad es el mejor resumen de las múltiples demandas que se han expresado por doquier en todas las calles del país.” (“La Mirada”; 20/30 de enero, 2020).

Es que ha sido nuestro pueblo que finalmente nos ha aclarado el verdadero significado de ese concepto. Cito para explicar lo que planteo parte del documento titulado “Manifiesto”, emanado de la puesta en marcha del comando por “Apruebo Chile Digno”, que reunió a al Partido Comunista (PC), Partido Progresista (PRO), Federación Regionalista Verde Social (FRVS), Partido Igualdad (PI), Izquierda Libertaria (IL) y Wallmapuwen Movimiento Autonomista, realizada el domingo 19 de este mes que, llamando a la unidad, nos aclara el peso de la palabra dignidad: “Es por ello, que participaremos en el plebiscito de abril y lo convertiremos en una etapa más de la lucha por una Asamblea Constituyente libre, plurinacional, feminista, regionalista y soberana. Para conquistar una Nueva Constitución que haga de la salud, la vivienda y la educación, derechos constitucionales garantizados. Donde los servicios públicos sean de calidad y prioritarios en inversión, pues son el espacio común para todas y todos los ciudadanos de nuestra patria. Donde la naturaleza sea sujeto de derechos. Que garantice la vida de todos en un medioambiente libre de contaminación, sin zonas de sacrificio. Que instale un sistema político de amplia participación democrática y directa, en que la ciudadanía sea protagonista. Donde se garantice el trabajo digno, el salario justo y pensiones dignas para nuestros jubilados. Donde se promueva un modelo económico basado en el comercio justo, sin abusos y que garantice una economía solidaria, respetuosa e igualitaria entre los actores económicos del país y las comunidades. Que recupere los recursos naturales para el provecho de todos. Que haga de Chile un país plurinacional con respeto a la autodeterminación de los pueblos originarios, restituyendo su territorio usurpado. Que vuelva a hacer del agua un bien común. Que conquiste por fin la igualdad entre hombres y mujeres. Que garantice el reconocimiento constitucional de los derechos de las personas en situación de discapacidad. Que dé plenos derechos a la diversidad y disidencia sexual. Una Nueva Constitución que promueva un modelo político, económico y social que supere el neoliberalismo. Una Nueva Constitución que funde un Chile Nuevo, un Chile Digno.” (Mi énfasis)

Ese es el peso del concepto dignidad. Y como dice el documento, solo se lo puede sustentar una Asamblea Constituyente, formada con la participación de todos sus miembros elegidos democráticamente, para que no haya olvidos, porque en eso de la dignidad, es solo el pueblo que mejor sabe de qué trata.
 

Germán Perotti

Estocolmo, 27 de enero, 202

 

 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.