La nueva Constitución y la Ecología

La nueva Constitución y la Ecología

Federico Engels -como mencionamos en castellano al inseparable amigo de Carlos Marx- en su ensayo “El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre” – 1876) al introducir la diferencia entre animales y humanos ante la naturaleza, plantea que aquellos la utilizan y nosotros la dominamos. Sería necesario escribir un libro explicando aquí, apoyado en postulados marxistas, cómo define más adelante la manera en que la dominamos a través del trabajo, por ahora resumamos: la transforma.

Lo que le incita a párrafo seguido reforzar su aprehensión acerca de las consecuencias planteando: “…Sin embargo, no nos dejemos llevar del entusiasmo ante nuestras victorias sobre la naturaleza. Después de cada una de estas victorias, la naturaleza toma su venganza.” (Engels, F. en ensayo citado, 1876)

146 años después, la que según entiendo será la segunda Constitución Política de la historia que menciona la ecología en su texto, en su Capítulo III “Naturaleza y medioambiente” la propuesta chilena a aprobar el próximo 4 de septiembre comienza con:

“Artículo 127

1. La naturaleza tiene derechos. El Estado y la sociedad tienen el deber de protegerlos y respetarlos.

2. El Estado debe adoptar una administración ecológicamente responsable y promover la educación ambiental y científica mediante procesos de formación y aprendizaje permanentes.”

Me atrevería a decir que el enfoque es revolucionario, la reacción de la naturaleza, temida por Federico Engels hace casi siglo y medio, desemboca en que los convencionales chilenos reconocen su “venganza” asignándole “derechos”, conminando al Estado a protegerlos y respetarlos responsablemente y en permanente aprendizaje. Tal como lo hace con los derechos humanos en su Capítulo II.

Invito a los lectores a leer los artículos siguientes sobre el tema, del número 128 al 133. Comentarlos no cabe en esta nota, pero conocerlos refuerza el “apruebo”. Se exponen en esos artículos las condiciones en que se podrán satisfacer las demandas de los movimientos ambientalistas como la biodiversidad, la protección del hábitat de las especies, los efectos de la crisis climática, los derechos de los animales, etc.

Justo es también que el tema de los recursos naturales sea parte de este capítulo y tome un espacio propio titulado: “Bienes Naturales”. Sus artículos de entrada son:

“Artículo 134

1. Los bienes comunes naturales son elementos o componentes de la naturaleza sobre los cuales el Estado tiene un deber especial de custodia con el fin de asegurar los derechos de la naturaleza y el interés de las generaciones presentes y futuras.

2. Son bienes comunes naturales el mar territorial y su fondo marino; las playas; las aguas, glaciares y humedales; los campos geotérmicos; el aire y la atmósfera; la alta montaña, las áreas protegidas y los bosques nativos; el subsuelo, y los demás que declaren la Constitución y la ley.”

Cabe recordar los daños ambientales causados por la gran minería en manos de irresponsables empresas internacionales que, además de llevarse las ganancias de su explotación dejan una huella irreparable en su entorno inmediato.

Y es también digno de observar que las y los convencionales han considerado necesario mencionar “las aguas” y “el aire” entre los bienes naturales. Así como íbamos en el país de los Piñera, capaz que se intentara vendernos el aire que respiramos… les faltaba la tecnología.

Y dejemos lo de las aguas para otra ocasión, que en el Chile anterior a octubre del 2019 ya estaba parcelada y devolvérsela a los chilenos es uno de los mayores desafíos para el actual gobierno.

Como habrán comprobado las/los lectores, esta manera de contribuir al voto informado pretende despertar su curiosidad, la lectura de los contenidos del documento es un imperativo no sólo para decidir el voto del 4 de septiembre, es avisar el Chile en que van a vivir nuestros hijos y nuestros nietos. Para los que vivimos y trabajamos en tiempos de Salvador Allende es ver que se están abriendo las grandes alamedas de su último discurso.

Germán Perotti

03.08.2022

  Categories: