Martes 17 de Septiembre del 2019

Toda una vida por la clase

 

Toda una vida por la clase

Aunque hemos estado a la búsqueda y construyendo juntos nuestra historia desde hace casi quince años, como ocurre con todos los relatos, no logramos completar lo que se debiera haber incorporado, especialmente lo más cercano. Un cofundador de la tarea que nos propusimos entonces y muy activo en ella, ha completado nueve decenios a comienzos de este mes. Jorge Godoy, nacido en la clase desposeída, cubre con sus 90 gran parte de la lucha de los asalariados desde la fundación de su organización clasista y su partido político. Se nos pasó la fecha exacta, pero estamos todavía dentro de la treintena que corresponde, por lo que desde “Archivo y Biblioteca Chile en Suecia” lo saludamos reconociendo su incansable ánimo de luchar y engrandecer a los que realmente sustentan la sociedad.

Testigo de masacres, huelgas duramente reprimidas, actor central en la construcción de la unidad de la clase y de confrontaciones con los patrones, desde los andamios de la construcción, pasando por la fundación de la Central Única de Trabajadores (CUT) junto a Luis Figueroa en 1953, hasta el cargo de ministro del trabajo en 1973, bajo las palabras del presidente Allende: "Será Min. del Trabajo, mi estimado amigo y compañero Jorge Godoy, obrero, presidente en ejercicio de la Central Única de Trabajadores" en julio de 1973 tiene Jorge una historia de consecuencia y lealtad digna de ser conocida. Su exilio, tras el golpe fascista, amparado por el heroico embajador sueco Harald Edelstam, es una aventura digna de ser contada.

La tortura y el exilio no lo derrotaron, lo impulsaron en cambio a trabajar sin descanso en la solidaridad a través de la Oficina de la CUT que la LO proporcionó; desde esa oficina salió el boletín solidario sindical que se difundió en el mundo entero.

Preocupado por el desarrollo de la clase obrera, en el más claro intento de realizar los principios de Recabarren, fundador del movimiento obrero chileno, se esmeró en organizar cursos en la universidad de Estocolmo, generando una escuela sabatina a la que muchos fuimos a entregar lo que sabíamos y, a sorpresa de los académicos suecos, generó condiciones inesperadas para que los obreros asistieran a la universidad. ALP-Latín (Pedagogía para la vida laboral en mi traducción) fue un organismo reconocido que elevó el conocimiento de más de un par de centenas, al menos, de asilados latinoamericanos durante un período de casi veinte años.

Con ese trasfondo, no es sorpresa que Jorge se sumara desde un principio a nuestro proyecto de rescatar la historia de la comunidad chilena en Suecia. Dentro de “Archivo y Biblioteca” ha sido un constante presentador de iniciativas que, al ponerlas en práctica, nos han permitido alcanzar parte de las realizaciones de nuestra organización. Jorge pertenece al grupo de colaboradores que hemos llegado a la condición de “mayores”, pero su vitalidad lo obliga. Tiene mucha historia que contar y es una historia que trasciende los logros de lo que hemos hecho como exiliados en este país, se proyecta al Chile que perdimos en 1973, lleno de luchas, de logros y futuro, pero hoy negado.

Los 90 años de Jorge Godoy devienen en desafío para nuestro “Archivo y Biblioteca” y son deuda que, impaga, no tiene perdón entre nosotros y menos en el Chile que debe recuperar sus valores.

Un cariñoso, cálido y agradecido saludo de los que en “Archivo y Biblioteca” a esa historia personal que debemos rescatar a sabiendas que no dejarás de aportar.

Por Archivo y Biblioteca Chile en Suecia
 

Germán Perotti
Presidente

15 de junio, 2019


 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.