Lunes 18 de Noviembre del 2019

A pesar de todo, la verdad emerge

 

A pesar de todo, la verdad emerge

Tras la formidable campaña realizada en contra de Venezuela con el aporte del tontón que se declaró presidente en una concentración callejera y que en su borrachera ambiciosa no trepidó en incluso llamar a la intervención de fuerzas militares extranjeras para que al lindo lo sentaran en el sillón presidencial anhelado y que si le hubiese resultado estaría sobre una base de sangre de sus propios connacionales y con él sometido a las disposiciones de sus mandantes que ya han declarado sus intenciones de apropiarse del petróleo que tanto necesitan los estadounidenses, comienza a develarse la verdad sobre lo ocurrido en Cúcuta.

Y quienes desmontan esta falsedad son periodistas de el N.Y. times que nadie podría señalar de ser partidarios del actual gobierno venezolano. La noticia difundida hasta la saciedad de un incendio provocado por fuerzas venezolanas no eran ciertas, sino todo lo contrario. Partidarios del tontón fueron quienes provocaron el incendio y para su mayor frustación tampoco hubo deserciones ni muertos que enarbolar como "mártires de la democracia".

Ahora un corte de luz que dura varios días seguido de otra enorme concentración de información falsa comienza tambien a desmoronarse: No faltó luz energía en los hospitales pues funcionaron los servicios de emergencia ni hubo muertos por falta de asistencia. Sí hubo difusión de noticias falsas y apresuradas que demuestran, una vez más, la intervención extranjera en este nuevo atentado: a la media hora de producido el corte de energía un senador yanqui de origen cubano señalaba que la principal fuente de energía habia explotado, luego las informaciones sobre muertos y con un número exacto.

La metodología nada cambia. En el periodo de la Unidad Popular en Chile las cadenas noticiosas informaban de miles de chilenos que habandonaban el pais, de la carencia de medicinas y de alimentos, de persecusión periodística y cierre de canales de información, y cuanta aberración se les ocurriera y todo ello bajo el argumento de defender la libertad. El resultado lo conocemos muy bien los chilenos y hoy en un Museo de la memoria podemos constatar de que libertad era la que buscaban los que así predicaban.

Lo mismo hemos visto en otros lugares del mundo donde paises y pueblos han quedado destruidos con una espantosa cadena de muertos y heridos. La antigua

Yugoeslavia, Libia, Irak, Siria, Panamá, Grenada, son sólo algunos ejemplos donde sus muertos y heridos suman millones todo para que Estados Unidos satisfagan su necesidad de materias primas y de expolio mientras un reducido grupo de ambiciosos enriquecen sus faltriqueras en pago de sus traiciones.

¿Tendrá el presidente de Chile, la honradez de reconocer que ha sido usado y engañado? ¿Se habrá dado cuenta de la enorme miseria existente en Cúcuta? Su canciller ¿le habrá informado que Cúcuta es territorio colombiano y no venezolano? ¿Recordará lo que nos sucedió en Chile? o en su afán de aparecer a cualquier costo en cuanta fotografía se publique lo hace no meditar en las consecuencias de su errado actuar. ¿Dejarán algún día de involucrar a la ex presidenta en cuánta tontera se les ocurra?

Algo debe quedar en claro. Cuando los medios de información se concentran en un solo hecho olvidando a propósito la multiplicidad de sucesos que realmente importan a los pueblos y que lo sufren a diario, significa que ha comenzado una campaña de manipulación grosera ante la cual hay que defenderse. Cada pueblo tiene el deber ineludible de defender su integridad y de impedir la intervención extranjera en sus asuntos internos y además denunciar a los traidores prestos a servir intereses foráneos.


Lautaro Cotal Rojas


 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.