Martes 19 de Febrero del 2019

¿Tendremos Paz? V

 

¿Tendremos Paz? V

Miércoles 30 de enero de este año, una tarde dedicada a la Paz. Decenios que no participaba en el ambiente de esperanza y optimismo de quienes buscan y creen en una Paz duradera. Al menos 300 personas asistieron esa tarde al Palacio de los Conciertos de Estocolmo. En una de sus salas se entregaba el “Premio Olof Palme” a Daniel Ellsberg, norteamericano, exanalista militar, que en 1970 desvelara más de 7000 documentos cuyo contenido hecho público contribuyó a derrocar al presidente Richard Nixon y a acortar la guerra de Vietnam; el resto de su vida lo ha dedicado a la lucha por el desarme y el desmantelamiento de las armas nucleares. Es necesario escribir más sobre el laureado de esa tarde, pero por el momento no sé lo suficiente sobre su heroica acción y compromiso pacifista.

Motiva esta nota lo oportuna y merecida distinción que el “Fondo en memoria de Olof Palme, por el entendimiento internacional y la seguridad” entregó este año al heroico Daniel Ellsberg al mediar sus 87 años. Se le entrega el premio en un momento excepcional: “Llega Ud. –le dice al inicio el presidente del Fondo, Pierre Schori- en un momento dramático y muy peligroso… La seguridad mundial se ha deteriorado significativamente según el informe anual (2018) de SIPRI (Instituto sueco de investigación sobre la Paz)”. Y agrega a pie seguido: “Los gastos militares se encuentran hoy a su mayor nivel desde el fin de la guerra fría.”

Para entender mejor la razón del premio a Daniel Ellsberg y lo preocupante de la situación actual en el mundo, veamos los datos que el gran amigo de Chile y larga experiencia pacifista Pierre Schori nos entrega en su discurso del 30: “Al comienzo del 2018 nueve países -Estados Unidos, Rusia, el Reino Unido, Francia, China, India, Paquistán, Israel y la República Popular de Corea- poseían alrededor de 14.465 artefactos atómicos, de los cuales unos 3750 estaban asignados a unidades militares operativas. 2000 de ellas en alta alerta.”

En otras palabras, esos 9 países disponen de un potencial capaz de eliminar la vida el planeta varias veces. Reforzando esa impresión, Schori nos cita una frase del conocido mediador internacional sueco Hans Blix en una intervención suya en SIPRI -mayo del 2018: “Los arsenales nucleares existentes son suficientes para terminar con la civilización humana en un rápido suicidio al mismo tiempo que se agrega el suicidio lento a través del recalentamiento global”

Mejor fuente para entender el peligro real en que estamos viviendo no podríamos tener, Pierre y Blix se mantienen activos y al día en las esferas internacionales. Por otro lado, la prensa a nuestro alcance como simples ciudadanos no es de confiar demasiado y tampoco es capaz de apreciar lo que ocurre en el plano de la lucha por los recursos naturales, los mercados y su clara relación con el devenir político. El evento que comentamos, con la intervención inicial de Schori y la del laureado, hizo que reviviéramos los años de la guerra fría y las a acciones en todo el mundo por evitar la guerra en plena era atómica. Además, nos recordaron los aportes de Suecia a los movimientos pacifistas de la época. Ocurre por desgracia que una vez más estamos en medio de una guerra fría, en la que el componente nuclear juega un rol casi protagónico, al que debemos agregar la amenaza climática, tan negada por las fuerzas guerreristas.

No se había completado la semana desde la entrega del premio a Daniel Ellsberg, cuando el presidente de los Estados Unidos anunció que se desprendía del tratado de control de armas nucleares firmado hace más de 20 años entre su país y la entonces Unión Soviética, provocando la reacción rusa de responder con la misma moneda. Y de pasadita, continuando con la tradición intervencionista de su país, Donald Trump plantea que en la solución del conflicto interno de Venezuela la intervención armada es una opción.

La conclusión que sacamos es que se está generando la atmósfera de una guerra mundial y buscando una nueva intervención militar al estilo de las del medio oriente que la avale. El acto del 30, con su clara definición de la realidad actual nos lo confirma y nos llama a luchar por evitarlo.

Germán Perotti

6 de febrero 2019


 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.