Miercoles 21 de Noviembre del 2018

¿Tendremos Paz? IV

 

¿Tendremos Paz? IV

Dedicamos esta etapa del intento de incentivar la lucha por la paz, recurriendo a los tres requerimientos básicos (Las “tres D” de la paz) como los planteara nuestra ya conocida y citada orientadora Olga Poblete y mencionados en nuestro anterior artículo: Descolonización, Desarrollo y Desarme.

Los títulos nos dicen bastante. Además, mencionan planos diferentes de acción y lucha. Sin embargo, son dependientes entre sí, juntos constituyen la base concreta para construir una coexistencia digna en un mundo habitable, es decir: en Paz.

El respeto a la independencia de los pueblos, la “descolonización”, solo al mencionarla nos indica que es parte de la coexistencia pacífica. En tiempos de guerra fría y del “Movimiento mundial de partidarios de la paz”, lograr la independencia se refería al desprendimiento político de las naciones que formaban parte de los imperios europeos; hoy se trata de deshacerse de la dominación monopólica de las multinacionales, del deterioro ambiental y de la influencia informática y cultural que ejerce el imperialismo norteamericano.

El “desarrollo”, basado en mecanismos de la economía que apunten a mejorar la calidad de vida de los pueblos y les permita hacer uso de los recursos naturales que le pertenecen, excluyendo el lucro y el consumismo, obedece a una visión “pacifista” que, por lo demás, en buena medida se logra con la “descolonización” entendida como la hemos definido para el período que vivimos. Lo llamamos “desarrollo real”.

En palabras más simples: sin independencia y desarrollo real no habrá paz, ni interna, ni internacional.

La carrea armamentista es en buena medida consecuencia de la competencia entre imperialismos históricos por dominar territorios, acseder a sus recursos naturales, ampliar mercados y consecuentemente, dominar la política de los pueblos. El “desarme” implica concebir una economía que no busque la dominación que pretende imponer el imperialismo del norte. Las campañas por el desarme suelen comparar los costos de las armas con los recursos necesarios para aumentar la cantidad de hospitales, de escuelas, o ampliar el acceso al agua, etc. Es una forma efectiva y gráfica de demostrar que las armas impiden la realización de los requerimientos de independencia y desarrollo.

Resumiendo, positivamente: con independencia, desarrollo real y sin armas hay Paz… con mayúscula. La Descolonización, el Desarrollo y el Desarme son metas irrenunciables de nuestra actual lucha contra el imperialismo yanqui.

Esa es la herencia del legado que nos deja el “Movimiento mundial de partidarios de la paz” que, pienso, debemos tener en cuenta.

Al llegar con este recordatorio al momento actual, vemos que apenas hemos definido los requerimientos de la paz, merecen mayor definición y actualización. Si es que los principios que inspiraron la poderosa movilización contra la bomba atómica y la paz mundial permanecen válidos, es necesario desarrollar sus contenidos considerando el acontecer actual. Como ya lo planteáramos, el imperialismo entendido como base de la economía mundial es el mismo de antes, ha generado nuevas condiciones y tácticas, pero el recuerdo que hemos expuesto solo necesita actualización.

Además, la movilización pacifista del tiempo de la guerra fría en Chile es un buen ejemplo de cómo los argumentos universales sobre el tema calaron en el pueblo chileno y sus organizaciones sociales, debemos estudiarlo para construir el lugar que nos corresponde en el trabajo unitario de las fuerzas que lograrán la independencia, el desarrollo real y el desarme. Con los aportes de nuestros lectores, espero que avancemos en el noble propósito.

Germán Perotti

2 de septiembre 201


 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.