Sábado 20 de Octubre del 2018

¿Tendremos paz? II

 

¿Tendremos paz? II

Tratando de cumplir con la promesa de mi artículo anterior, con el mismo nombre, de basarme en el libro “La guerra, la paz, los pueblos” (1989) de Olga Poblete y recordar el movimiento internacional pro-paz nacido durante en la guerra fría en el siglo pasado, he visto que es necesario hacer algunas distinciones. En primer lugar: el “Movimiento mundial de partidarios de la paz” es, para las actuales condiciones, solo un ejemplo de movilización a nivel mundial; hoy la situación es diferente, ayer se buscaba la paz ante la confrontación de dos sistemas políticos, hoy es el imperialismo que pretende ampliar sus fronteras inventando enemigos, la contradicción se produce en torno al dominio de mercados y el acceso a recursos naturales. En segundo lugar: las constelaciones son hoy diferentes, en ellas los países que ayer eran “tercer mundo” juegan ahora mayores roles. Y el peligro de guerra persiste.

Esos postulados ameritan seguimiento y profundización… sólo pretendo aportar a su esclarecimiento. Se puede también decir que mi artículo anterior se basa en temores… o supuestos. Ocurre, sin embargo, que el imperialismo muestra hoy renovada agresividad. La viene aplicando acompañada de novedosas formas de intervención: los “golpes blandos”. Procedimientos que viene usando por dos decenios a los menos. En América Latina han dado cierto resultado; aunque por ahora no ha recurrido a la intervención armada como la conocimos en Nicaragua, Granada y tantos más.

Mis temores se ubican en el plano mundial. Veamos: usando un lenguaje agresivo y jugando a las contradicciones, el presidente Trump va reforzando posiciones beligerantes incitando a la confrontación, exigiendo lealtad a sus aliados y forzándolos a comprometerse mayormente con su política. La prensa controlada, aunque parcialmente, no puede evitar la información al respecto.

Veamos tan solo la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte -NATO) ese resto de guerra fría que perdura hasta estos días que genera el nexo hacia el “Movimiento Mundial de Partidarios de la Paz” de mi artículo anterior y mi intención de referirme a éste. La OTAN fue creada por iniciativa americana en 1949 con 12 países, a solo 4 años de terminada la guerra mundial y a dos del discurso de Harry Truman comprometiéndose a “ayudar al mundo libre” para contener “la subversión revolucionaria” (recordar que fue Truman quien decidió el empleo de las bombas atómicas contra Japón). Hoy componen la OTAN 29 países, entre los nuevos miembros encontramos a ex integrantes del “Pacto de Varsovia”, la contrapartida socialista de la guerra fría. Suecia, rompiendo su neutralidad histórica, muestra gran interés en incorporarse. Y, como fuera hace ya 70 años, paradojalmente todo ese aparato bélico es diseñado para enfrentar… a Rusia.

El “Movimiento Mundial de Partidarios de la Paz” se creó también en 1949. Fue la respuesta al estado de las cosas a partir del mismo momento en que Alemania era derrotada. Recurramos a Olga Poblete: “A la entrada de los ejércitos soviéticos a Berlín, junio de 1945 y la conjunción con las fuerzas angloamericanas, siguió la rendición incondicional de Alemania. Sin embargo, la mentalidad fascista y los voraces intereses económicos y políticos que aquella interpretaba, si bien habían sufrido un impacto demoledor no estaban derrotadas, ni han sido derrotadas hasta hoy”. (O. Poblete, “La guerra, la paz, los pueblos”; 1989 pg. 17). Agréguele el lector los 29 años transcurridos hasta hoy y comprobará la validez de lo planteado en la cita.

Apenas hemos logrado avanzar un poco en la comparación de épocas propuesta. Tendremos que ir paso a paso para poder avanzar concretamente en el imperativo de luchar por la paz.
 

 

Germán Perotti

30 de julio 2018


 

 

Otros Columnistas

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.