Viernes 17 de Agosto del 2018

Más articulos

Declaración Pública Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Han transcurrido ya 24 años desde que las Naciones Unidas definiera el 9 de agosto como el día internacional de los Pueblos Indígenas. En estas más de dos décadas Chile ha ratificado como Estado el Convenio 169 de la OIT, la Declaración de Naciones Unidas de Pueblos Indígenas y la Declaración de la OEA de Pue


Los trazados políticos de Guillermo Teillier

Los trazados políticos de Guillermo Teillier. De cara a encuentro del PC abordó temas de DDHH, laborales, internacionales, del Gobierno de SP, plataforma de objetivos y logros con Bachelet. Discurso del presidente del Partido Comunista de Chile, Guillermo Teillier, en la inauguración de la Conferencia Naciona


Se inició debate por Empresa Nacional del Litio

Se inició debate por Empresa Nacional del Litio. La Comisión de Constitución marcó un nuevo hito en la recuperación del mineral no metálico comenzando su primer trámite legislativo. Una larga espera tuvo el proyecto que crea la Empresa Nacional del Litio, pero que terminó este miércoles 18 de julio cuando se


Comenzaron encuentros por la unidad opositora

Comenzaron encuentros por la unidad opositora. Centenares de personas participaron de la primera cita Por un nuevo Chile organizada por las direcciones metropolitanas del PS, DC, PC, PRO, PPD, MAS y PR. Este sábado, como estaba previsto, se realizó un encuentro de siete partidos de la oposición, que forma pa


Los cavernícolas

ESCRITO POR EDUARDO CONTRERAS. - Para referirse a la golpiza que presos comunes dieron a los asesinos de doña Margarita, la trabajadora de la Universidad de Chile muerta hace pocos días para robarle su cartera, el ministro de Justicia Hernan Larraín dijo que ese hecho “es volver a la época de las cavernas”. L


Los trazados políticos de Guillermo Teillier

 

Los trazados políticos de Guillermo Teillier

De cara a encuentro del PC abordó temas de DDHH, laborales, internacionales, del Gobierno de SP, plataforma de objetivos y logros con Bachelet.

 Santiago. Discurso del presidente del Partido Comunista de Chile, Guillermo Teillier, en la inauguración de la Conferencia Nacional de la colectividad:

Esta Conferencia Nacional que reúne a más de 300 dirigentes del país, ha sido convocada para finalizar el análisis crítico iniciado en enero sobre las causas de la derrota electoral en la campaña Presidencial, para hacer un análisis de la nueva situación política creada a partir de entonces y conforme a ello, producir las adecuaciones a nuestra política acordada en el XXIV Congreso Nacional.

La iniciamos a pocas horas de conocerse la noticia del dictamen de la Corte Suprema de Justicia, que sospechosamente coincidente con la instalación de un Gobierno de derecha, les otorga la libertad a 7 condenados por crímenes de lesa humanidad, que no han cumplido su condena ni ninguno de los eximentes que estipulan los tratados internacionales.

Nos causa indignación y nos causa tristeza. Más aún cuando el Ministro de Justicia se ha manifestado muy conforme con la determinación, lo que hace prever que está abierta la posibilidad de más dictámenes similares o indultos presidenciales. La derecha está contenta, los grupos fascistas que apuñalan mujeres están de pláceme, la impunidad se impone con más fuerza mientras quedan centenares de casos sin verdad y sin justicia y vemos que este Gobierno no hará nada al respecto.

Llamamos a expresar nuestra protesta pacífica pero firme a lo largo del país, a acompañar a las agrupaciones de familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados, y como un primer paso, al término de este acto, iremos hasta las cercanías de La Moneda a acompañar a la AFDD, donde a las 12:30 darán una conferencia de prensa.

Haremos todo lo que esté de nuestra parte para revertir esta situación en nombre de los más de 500 militantes comunistas, hombres y mujeres, detenidos desaparecidos y ejecutados, víctimas de la dictadura, a quienes se les ha entregado de manera póstuma la Medalla Luis Emilio Recabarren en actos solemnes en todas las regiones del Chile.

No menos solemne es nuestro compromiso con nuestras compañeras y compañeros y con todas las víctimas de la dictadura. En su mayoría eran trabajadores y trabajadoras.

Como se expresa en el Informe a la Conferencia, “abrimos esta discusión desde la perspectiva de un Partido que ha asumido históricamente, desde su fundación, como su rol principal, ser una importante representación política de la clase trabajadora, en su más amplia expresión y diversidad, en apoyo a la unidad y lucha de sus organizaciones sindicales, por sus derechos y el rol principal que deben jugar en la sociedad chilena”.

“Da cuenta de esta determinación histórica, el solemne homenaje realizado en Santiago a nuestros compañeros y compañeras, víctimas de la dictadura, muchas y muchos dirigentes sindicales, obreros, campesinos y empleados, y también intelectuales, artistas, profesionales, profundamente ligados a la lucha reivindicativa de la clase trabajadora, que acompañaron al Presidente Salvador Allende en su proyecto de socialismo con características propias de Chile”.

Nos ha significado muchas vidas y sacrificios, persecución y cárcel, tortura y exilio, pero no nos arrepentimos de haber participado del Gobierno Popular que realizó tan profundos cambios. Como no nos arrepentimos de la lucha que dimos contra la dictadura apelando al derecho a la rebelión.

Hoy alzamos de nuevo la mirada, inclaudicable en la lucha por los derechos del pueblo, y acometemos la discusión para trazar el rumbo para los próximos años, del proceso que debemos recorrer, con un horizonte puesto más allá de las próximas elecciones presidenciales, pero en las que éstas tienen una relevancia principal.

El Gobierno de Michelle Bachelet

Por cierto, que no comenzamos de nuevo. El Partido adquirió un enorme bagaje de experiencia política y de gestión de Gobierno, que, sin duda, pesará en nuestras deliberaciones. Es la primera vez en sus 106 años de vida que el partido termina un periodo de Gobierno, esta vez formando parte de una amplia convergencia de fuerzas políticas, histórica por su amplitud y diversidad, que permitió llevar adelante reformas y leyes de profundo contenido social, algunas de las cuales recién empiezan a hacer su camino y a visibilizarse ante la ciudadanía.

Formar parte del Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet y de la Nueva Mayoría fue acertado, nuestra presencia fue contribuyente a la formulación del programa, a su gestión en importantes ministerios y reparticiones públicas, a la tramitación y aprobación en el Congreso de las más importantes reformas, al diálogo con sectores sociales que demandaban el cumplimiento del programa.

Como no valorar, por ejemplo, los logros alcanzados en educación que establece avances sustantivos en el desmantelamiento de las políticas neoliberales que establecen el lucro como la esencia del proceso educativo.

La prohibición, por ley, del lucro en la educación superior y privada subvencionada, la gratuidad aprobada para los estudiantes universitarios de los  primeros 7 deciles, la ley de inclusión que elimina el copago, la puesta en práctica de la desmunicipalización de las escuelas públicas, la destinación de un fondo de 300 millones de dólares para fortalecer a las universidades estatales, revierten el proceso de privatización absoluta iniciado en la dictadura y devuelve en medida importante la potestad y presencia del Estado como garante del derecho a la educación A esto hay que añadir la creación de dos universidades estatales en regiones, y de 15 CFT también estatales. Se aprobó la Carrera Docente que aporta a la dignificación del magisterio y se otorgó la titularidad a 33 mil profesores.

La ley de universidades estatales permite, por primera vez, desde el año 1973 constituir gobiernos universitarios con presencia de voz y voto tanto de académicos, estudiantes y funcionarios.

El hecho de que la reforma a la educación significara una fractura al dogma neoliberal, explica la saña con que la derecha se opuso a la misma, y el que, si bien no pudo detenerla o rechazarla, logró retrasarla y vetar algunos de sus alcances poniendo en peligro la gratuidad, con el concurso entusiasta del Tribunal Constitucional, poder fáctico que se arroga el derecho a legislar de manera omnipotente.

El Gobierno de la derecha

Pero el Gobierno no ceja en su afán de morigerar o eliminar los efectos de las reformas o leyes aprobados en el gobierno de la Nueva Mayoría.

En primer lugar, lo obrado en estos meses por el Gobierno de derecha, reafirman su carácter de clase.

Estamos ante una violenta ofensiva por precarizar los puestos de trabajo, criminalizar al movimiento social y de manera particular, culpar a los sindicatos y la Reforma Laboral por el cierre de empresas, la no creación de los nuevos empleos y crecimiento económico que prometieron en campaña.

A la fecha han cerrado sobre 500 empresas durante el 2018, un 50% más que en mismo periodo del año 2017. Los casos emblemáticos son la empresa Maersk que significó la cesantía de 1209 trabajadores y trabajadoras, 80% de ellos familias que viven en la zona San Antonio, Cartagena, Melipilla, la constructora CIAL en Temuco que significó 1200 puestos de trabajo afectados, tanto trabajadores directos como tercerizados. A estos casos, se suman el cierre de IANSA en Linares y Pastas Suazo, ambas empresas de la Séptima región, que dejan 4000 cesantes entre obreros de la empresa y mano de obra agrícola.

Y ya van más de 1000 despidos en la Administración Publica.

No sólo se desmorona la prepotencia con que se asociaba la presidencia de Sebastián Piñera con el despegue de la economía, como tal Midas que convierte lo que toca en oro. Porque, al contrario, empieza a pesar lo que tanto negaron, los factores externos de la economía y como vemos, hay empresarios que no creen en milagros económicos.

Golpear a los trabajadores

Por ello, precarizar el empleo, se constituye en un objetivo principal del Gobierno de Piñera. Frente a un modelo agotado, el capital busca acrecentar sus ganancias recurriendo, como lo ha hecho históricamente, a obtener mayor plusvalía de la fuerza del trabajo.

Esto es lo que busca de fondo el proyecto de Ley que crea un “Estatuto Laboral Para Jóvenes”, que los convierte en mano de obra de menor costo, sin derechos de seguridad social y sin organización sindical. En las áreas de servicios como los supermercados, por un lado, entrarán jóvenes bajo esta modalidad, pero por el otro, saldrán despedidos trabajadores/as con contratos formales y que son jefes y jefas de hogares.

El Gobierno, para favorecer la ofensiva del gran empresariado, presiona negociaciones a la baja, bajo la fórmula maquiavélica, que si suben los sueldos habrá́ despidos.

Además, desde la Dirección del Trabajo, retarda la calificación de servicios mínimos, ordena nuevos dictámenes sobre extensión de beneficios históricos y no fiscaliza el cumplimiento de los nuevos instrumentos de la reforma laboral. La DT le sirve al gobierno para afectar, destruir e impedir la creación de nuevos sindicatos, siendo muy grave el último dictamen administrativo de la DT, que reinstala a los grupos negociadores como sujetos de negociación colectiva, pasando por sobre la ley y auto asignándose una función legislativa que no le corresponde.

La discusión que cursa sobre salario mínimo, camina en la misma dirección, lejos del norte planteado por la CUT: que ningún salario puede estar por debajo de la línea de pobreza, lo que hoy es $423.000. El gobierno pretende aprobar en el congreso una ley a dos años y con un reajuste, que, en proyección, demoraría casi 40 años en cumplir este objetivo.

Es prioritario construir una política salarial permanente y continua, que no se restrinja a un guarismo y que se proponga como meta superar la línea de la pobreza.

Y no sólo eso, entre otras cosas estamos por la demanda de sala cuna universal, sin restricciones de género. Por una nueva ley de seguridad y salud en el trabajo y una nueva normativa para las mutuales, que mejore y amplíe las coberturas sociales, regule los gobiernos corporativos e incremente las atribuciones de los comités paritarios. Asimismo, Chile debe suscribir el Convenio N° 47 de la OIT sobre 40 horas de jornada laboral.

La Conferencia Nacional discutirá la forma como contribuir a la defensa de los derechos de los trabajadores y al fortalecimiento de sus organizaciones, como una tarea de primer orden.

Estamos convencidos que las luchas en el ámbito laboral necesitan de la vinculación con aquellas que se generan en los territorios por mejor calidad de vida o por sus derechos.

Se nos presenta el desafío de incidir también, con más fuerza en las organizaciones territoriales para dar continuidad y soporte a la movilización de trabajadores, estudiantes y otros sectores, como una aspiración legítima de solución a sus demandas.

Plataforma temática y de demandas

Al mismo tiempo la Conferencia Nacional construirá una Plataforma que responde a demandas muy concretas, entre ellas podemos enunciar:

Cambio del sistema de pensiones ante un sistema de AFP que prioriza el negocio por sobre el beneficio social.

Una reforma al sistema de salud para fortalecer el sistema público de calidad y sin lucro.

En relación a la niñez estamos por impulsar una política pública orientada a la prevención, promoción y protección de derechos.

Derechos plenos de los pueblos indígenas. Preconizamos el carácter plurinacional del estado de Chile y reconocimiento político pleno.

En seguridad ciudadana, se requiere fomentar todos los mecanismos de organización e inclusión social, en la lucha contra la delincuencia y la drogadicción. Y reestructurar instituciones policiales y de prevención del delito para elevar su eficacia.

El acceso a la cultura como un derecho, anteponiéndola a la mirada mercantil, es esencial en la construcción de una sociedad democrática.

Migrantes. Estamos porque en Chile se establezcan los parámetros de las Naciones Unidas.

Entre otras, la lucha por la vivienda digna, entendida como un derecho social, en un país como Chile, que tiene un déficit cuantitativo de más de un millón de viviendas, expresa muy bien la realidad de las comunas populares, donde viven centenares de miles de allegados.

La lucha por la emancipación de las mujeres y las relaciones entre géneros, toma nueva fuerza y quiero referirme especialmente a ello.

A los avances logrados en materia de criterios de paridad de género en las elecciones parlamentarias y en los cuerpos colegiados de los partidos políticos, de desnaturalización de la violencia hacia las mujeres y mayor condena social de las mismas, el reconocimiento del acuerdo de unión civil (que incluye parejas del mismo sexo) o la despenalización del aborto en 3 causales, hoy especialmente en el ámbito educacional, se fortalecen las demandas de transformación cultural profunda de nuestra sociedad: terminar con la cultura machista y patriarcal y sobre todo con el abuso y acoso sexual.

Debemos contribuir para que el movimiento feminista convoque a las diversidades de mujeres de nuestro país, a hombres, a gay, lesbianas, trans y toda la disidencia sexual, por una sociedad más justa y sin machismo. Este es un momento para buscar unir desde la diversidad de feminismos que se movilizan. Nosotros rescatamos nuestra tradición de marxismo feminista y popular, pero hoy lo mejor es generar unidad dentro de las distintas corrientes del feminismo generando demandas unificadoras para las mujeres trabajadoras, pobladoras, estudiantes, indígenas, migrantes, de la diversidad sexual en el ámbito de las condiciones laborales, del cuidado infantil y la corresponsabilidad, en la prevención y atención de la violencia de género, en el acceso a la justicia y reparación, en la implementación del aborto en 3 causales con garantía de profesionales no objetores en los servicios de salud y hospitales, con la tramitación con suma urgencia del PDL derecho a una vida libre de violencia para las mujeres, y la tramitación de ley de identidad de género, con el derecho a una vivienda digna y con integración social en la ciudad y las comunas, con trabajo y pensiones dignas, educación no sexista, ley de medios no sexista, entre otras.

Un punto especial son las movilizaciones por el aborto libre y seguro que es una demanda legítima, que busca masificar su apoyo en la ciudadanía. Tampoco perdemos de vista el valor del aborto en 3 causales y defender su implementación efectiva.

El Partido y la Juventud comunista están desafiados a incluir en su lucha cotidiana estas concepciones emancipadoras de las mujeres y de nuevas relaciones de género, de la mano de la lucha de clases y de la construcción de una sociedad más justa.

En el proceso de descentralización del país, ley que formó parte del programa de la Nueva Mayoría y aprobada, corresponde elegir gobernadores regionales el año 2020, al mismo tiempo que se realiza el traspaso de competencias. Para nosotros es un cambio profundo en la administración del Estado, que valoramos altamente, que en varios aspectos confiere grados de autonomía las regiones elevando el papel de los CORES y debiera consignarse la posibilidad de participación vinculante de la ciudadanía en la planificación de temas tan importantes como la urbanización y otros que afectan su calidad de vida.

Economía: proyecto estratégico

El desafío de construir un proyecto estratégico para Chile, que sustente desde una economía con énfasis redistributivo un creciente bienestar social, no es un debate de futuro sino del presente, que permita proyectar un nuevo gobierno con énfasis en transformaciones estructurales de la economía. La experiencia del gobierno de la Nueva Mayoría muestra que, así como los derechos sociales dinamizan contradicciones y activan nuevas exigencias de justicia social, la ausencia de transformaciones estructurales en economía-política impide sostener y profundizar políticas sociales.

El modelo rentista que ha prevalecido en Chile, con la ausencia de un Estado que intervenga activamente en los lineamientos de la economía, muestra evidentes grados de agotamiento, no por su viabilidad en el tiempo y auto sustento, sino por su orientación a la exclusión y concentración, repercutiendo en una marcada limitación tanto para sostener de manera estable salarios justos y consecuente calidad de vida, como también manteniendo en la exclusión social a grandes sectores de la población.

La nacionalización del agua, del cobre y del litio, así como el desarrollo de la agricultura y la pesca, el incremento de las energías renovables forman parte de nuestro proyecto de desarrollo.

Y lo decimos de forma muy clara, porque todo un proceso de leyes y reformas podría quedar trunco, como sucede en la actualidad, si no producimos el cambio de la Constitución.

Una Nueva Constitución para Chile sigue constituyendo un objetivo a alcanzar mediante una Asamblea Constituyente.

Todas estas propuestas, que discutiremos a fondo en la Conferencia, pueden servir para discutir y concitar acuerdos.

Diálogo y unidad de la oposición

En el actual momento político que vivimos, bajo un Gobierno de derecha, nos esforzamos en la búsqueda de respuestas unitarias de la oposición, para tratar de impedir medidas retrógradas de fortalecimiento del sistema neoliberal, para defender las conquistas alcanzadas y propiciar encuentros de acercamiento de posiciones.

Es por esta razón que permanentemente estamos demandando e invitando al diálogo, a la coordinación de las fuerzas opositoras sin exclusión, poniendo por sobre las diferencias, lo que une, lo que las chilenas y chilenos esperan de todos nosotros. Solo si llegamos a acuerdos unitarios podremos dotarnos de una táctica conjunta que haga posible dar vida a un nuevo proceso de reformas, formando parte de una alianza política y social que supere a la derecha en las próximas elecciones y en especial, en las parlamentarias y presidenciales.

La derecha por todos los medios introducirá factores de división en las fuerzas opositoras, con un lenguaje por momentos seductor y por otras cargadas de sus intentos retrógrados, por momentos llamando al diálogo y en otros golpeando y desacreditando lo avanzado en el gobierno anterior, en especial las reformas más emblemáticas.

Lo hace con su omnipresencia mediática, poniendo de relieve lo que divide, dando como por hecho la polarización en la oposición o la formación de bloques, pretendiendo crear muros infranqueables entre el centro y la izquierda. Sería el peor error morder esos anzuelos.

Corrupción y crisis moral

El clima de crisis moral que vivimos por los altos grados de corrupción, que han sido propiciados por grandes empresas, incluyendo a parte de la banca, por los delitos financieros cometidos al interior de las Fuerzas Armadas y Carabineros, en la Iglesia por la pedofilia, en algunos partidos políticos, en el parlamento, produce una gran frustración ciudadana, desconfianza en las instituciones del estado y en la política. Son 7 millones de chilenos y chilenas que no votan. No ponerse de acuerdo en este ambiente para desterrar la corrupción de la práctica política, presentando un programa unitario, limpio y claro, viable y creíble, con una correlación de fuerzas que lo haga posible, será difícil seguir avanzando.

Como partido manifestamos un no rotundo a la corrupción.

Política Internacional

En la Conferencia vamos a discutir también de política internacional. Por la incidencia que tiene este factor en la política interna de nuestro país y por la necesidad de contribuir a la lucha contra el imperialismo, interiorizándonos en profundidad de los distintos acontecimientos que se producen en el mundo y en especial en nuestra América.

Tomaremos conocimiento del Foro de Sao Pablo realizado en La Habana, que es el diálogo entre diversos partidos de izquierda de América Latina con la presencia de representantes de partidos de Asia, Europa y África.

Partimos del principio de la no intervención, la autodeterminación y la solución pacifica de los conflictos. Rechazando toda injerencia norteamericana y sus medidas de bloqueo económico y financiero especialmente sus amenazas de intervención militar. Es un derecho de los pueblos el derecho a la autodeterminación y no injerencia de potencias extranjeras en sus asuntos internos que vulnere el respeto por su soberanía y propenda al quebrantamiento de la observancia de los derechos humanos, que deben garantizar los estados.

Nuestra política es de solidaridad con los países y pueblos que sufren el bloqueo, la presión, amenaza, provocación e injerencia del gobierno norteamericano en sus asuntos internos.

Luego, en Venezuela debe prevalecer el derecho a la autodeterminación de los pueblos, y el rechazo a todo tipo de injerencia desde otros países o desde un multilateralismo funcional a los intereses de dominio del capital transnacional. La posibilidad de intervención militar desde Estados Unidos hacia Venezuela es una amenaza real para el país hermano y con ello para cualquier otro proyecto emancipador.

Nicaragua ha vivido momentos muy difíciles, de agudo enfrentamiento y de graves consecuencias, donde no se puede obviar los intereses de la ultraderecha y el capital transnacional y de los Estados Unidos, que amenazan a ese país con una regresión social y política. Apoyamos los propósitos de paz y diálogo sin injerencia extranjera.

En Brasil con mucha nitidez se ha expresado la estrategia neoliberal por desestabilizar procesos transformadores, judicializando y penalizando la política transformadora y en consecuencia debilitando los bases de la democracia. La libertad y posibilidad de que Lula sea candidato presidencial expresa con claridad una demanda crucial, a la cual seguiremos contribuyendo.

Saludamos el triunfo de López Obrador en México, que se constituye un momento histórico para un país agobiado por la corrupción, el narcotráfico y las políticas de exclusión y la política imperialista y xenófoba de Estados Unidos.

Debemos denunciar la criminalidad que se descarga sobre dirigentes sociales y luchadores populares en Colombia, que amenazan los acuerdos de paz, o en México donde esperamos se produzca un cambio. Rechazamos también la aberrante política migratoria que se mantiene en los EE UU, donde se afecta tan gravemente a los niños y niñas.

Miramos con mucho interés la reforma constitucional en Cuba, y solidarizamos con su esfuerzo por terminar con el bloqueo, mejorar su economía, sin renunciara a la construcción del socialismo.

Estamos contra el posicionamiento de Chile, bajo el actual Gobierno, en la línea injerencista del Gobierno norteamericano y su ofensiva que busca desmantelar todos los procesos que en décadas recientes han abierto el camino hacia una necesaria integración y unidad de las naciones americanas, entre ellas CELAC y UNASUR.

Al contrario, estamos por mantener la integración como una firma de alentar el desarrollo, Chile inclusive debiera abrirse a las relaciones económicas de estado a estado con países como China y otras del Asia Pacífico.

Nuestro objetivo debe ser fortalecer la política internacional del partido; generar las condiciones desde ahora para abrir una nueva política exterior de Chile; frenar el intento de la derecha por subordinar al país a los designios de los Estados Unidos.

Por cierto, que vamos a discutir también sobre nuestro partido, como fortalecerlo, como educarlo, como incorporar a los miles de adherentes que nos permitieron mantener nuestra legalidad, como acrecentar la paridad entre hombres y mujeres, como otorgar más calidad a la relación del Partido con la Juventud Comunista. Como vamos a participar en la próxima elección municipal muy crucial, porque siempre antecede a la gran batalla presidencial. Puede que se den pactos totales de la oposición, o parciales, ni siquiera podemos descartar la posibilidad de ir solos. Pero nos preparamos para dar la pelea, bajo cualquier circunstancia, manteniendo en alto la bandera de la unidad.

La tarea es difícil, nada ha sido fácil para los comunistas, pero con un Partido fuertemente cohesionado tras la política trazada es seguro que alcanzaremos grandes conquistas.

Como decía Gladys,

¡Mil Veces Venceremos!

Publicado por: elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.