Domingo 24 de Marzo del 2019

Más articulos

Bolsonaro en las manos de Trump, Brasil a los pies del imperio

Por: Randy Alonso Falcón. Periodista. Bolsonaro en las manos de Trump, Brasil a los pies del imperio


NYT confirmó que oposición quemó “ayuda humanitaria”

NYT confirmó que oposición quemó “ayuda humanitaria”. El medio estadounidense ratificó la información que se entregó en Venezuela: Fueron los partidarios de Guaidó quienes incendiaron los camiones con una bomba molotov. Dos semanas después de que se construyera la narrativa contra el gobierno venezolano al cu


Frente a la embajada de EE.UU. en Estocolmo decimos: ¡Manos fuera de Venezuela!

Frente a la embajada de EE.UU. en Estocolmo decimos: ¡Manos fuera de Venezuela! Un soleado pero frío sábado de marzo fue el marco para el desarrollo de una manifestación frente a la embajada de EE.UU. en Estocolmo. Representantes de numerosas organizaciones y personas acudieron a la cita, para expresar su sol


Washington: De fracaso en fracaso

Por: Atilio Borón. El pasado fin de semana fue terrible para la Casa Blanca y sus impresentables capataces del sur del río Bravo, el apropiadamente llamado “Cartel” de Lima dada la estrecha vinculación que algunos de los gobiernos que lo integran mantienen con el narcotráfico, especialmente el colombiano y,


Desde Estocolmo decimos: "Yanquis - no pasarán!"

Ante la urgencia de denunciar los planes golpistas, el asedio económico, la falsimedia periodística y del espectáculo orquestada por EE.UU. y sus títeres en el mundo, arrivó a Estocolmo Yván Gil, viceministro para Europa, para sostener una reunión con la ministro de Relaciones Exteriores del Reino de Suecia,


Articular una contrahegemonía y hacer posible el cambio

 

Articular una contrahegemonía y hacer posible el cambio




Rolando González, vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional de Cuba, abordó el contexto actual de la región y la ofensiva neoliberal.

Bertha Mojena Milián. Granma. En apenas unos días, La Habana acogerá un encuentro de parlamentarios de América Latina y el Caribe que tendrá lugar como parte del XXIV Encuentro Anual del Foro de Sao Paulo. En declaraciones a Granma, Rolando González Patricio, vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional de Cuba, reflexionó sobre el contexto actual de la región y la ofensiva neoliberal que pretenden imponernos desde la cultura y el desaliento.

«El encuentro nos permitirá dialogar más, expresar nuestras expectativas, dar a conocer nuestros puntos de vista, nuestras esperanzas, porque esta es también una batalla política y cultural», aseguró el diputado cubano.

Para González Patricio, la construcción hegemónica del imperialismo y de las fuerzas de dominación tiene en lo cultural un instrumento básico, aunque a veces solo se hable de los instrumentos de la represión violenta o de las fuerzas económicas.

«No olvidemos que el colonialismo se prolongó durante siglos en este continente gracias a que una buena parte de los sometidos apoyaban ese sistema. Y la hegemonía del capital en nuestra región recibe a veces un voto relativamente mayoritario y es porque se ha construido una cultura de la dominación y esa hegemonía ha logrado ganar determinados consensos.

«Esa es, quizá, una de las metas que tiene que alcanzar el conjunto de las fuerzas de izquierda: reconstruir un nuevo consenso, articular una contrahegemonía a partir de derribar mitos de que no es posible enfrentar el cambio. Recordemos que Cuba hizo una Revolución contra el mito del fatalismo geográfico, porque no se podía hacer nada contra la voluntad de los norteamericanos y tenemos una Revolución de 60 años.

«Nuestra región también puede, a partir de las asimetrías y de toda la complejidad de la situación, articular alternativas y construir su propio rumbo.

Pero eso hay que hacerlo con las fuerzas, con las ideas, con las esperanzas propias, no con las reglas del juego del adversario dominador y ahí es donde radica la batalla cultural».

El diputado cubano considera que la cultura tiene en la batalla hegemónica y contrahegemónica contemporánea un lugar vital, porque de alguna manera la han utilizado para construir los consensos de la dominación, minimizar la resistencia y maximizar las ganancias de esas fuerzas del gran capital.

«De lo que se trata es de invertir esa lógica y lograr que la cultura sea un factor de movilización, de articulación de nuevos consensos que multipliquen la resistencia y es lo que nos va a colocar en el camino de la definitiva liberación. Las luchas cubanas, por ejemplo, están plagadas de momentos que ilustran que ante la situación más difícil, el optimismo fue la chispa que mantuvo la capacidad para resistir lo más complejo.

«Si el neoliberalismo no considerara que está muy amenazado no hubiese intentado sembrar el mito de que no hay alternativas, un mito que tratan de abonar todos los días. Y si no hubiese alternativa no estarían tan centrados en aquellas experiencias, en aquellos escenarios donde han logrado ganar espacios revirtiendo las conquistas sociales. Porque el neoliberalismo no ha ofrecido todavía un cambio real de beneficio a mayorías, lo que está haciendo es retrotraer a estados previos lo avanzado en los últimos lustros».

González Patricio considera que el neoliberalismo y la dominación han avanzado a partir de imponer el miedo e intentar reescribir la historia, porque es importante borrar los capítulos de éxito de las mejores causas, tanto en los años recientes, como en la época más distante.

«Pero esa función de reescritura de la historia apunta al futuro, porque lo que pretende realmente es desconocer, ignorar los avances de estas fuerzas, de los movimientos sociales y las fuerzas de izquierda y, por supuesto, borrar el optimismo y secuestrar las esperanzas. Y ya sabemos que ni un individuo ni un pueblo sin esperanzas, pueden llegar a ninguna parte».

Y concluye: «Lo que están haciendo es tratando de vendernos como la panacea ciertas democracias electorales que esconden realidades del fascismo social aun más crudo y desigual que los escenarios de dictaduras militares de décadas anteriores. Por eso hay que ser visceralmente optimistas, fidelistamente optimistas, para seguir luchando y cambiar la historia».

Publicado por: Granma

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.