Jueves 25 de Abril del 2019

Más articulos

Huawei: 23 mil millones en ventas y 39% de crecimiento

Huawei: 23 mil millones en ventas y 39% de crecimiento. El gigante chino anotó esas cifras en el primer trimestre del año. El gigante chino de las telecomunicaciones, Huawei, sancionado por Estados Unidos, registró un incremento del 39% en sus ingresos en los tres primeros meses del año, hasta los 179 mil 70


Washington endureció arremetida contra Cuba

Washington endureció arremetida contra Cuba. Restringirán viajes, remesas y acogerán demandas contra empresas que operen en instalaciones nacionalizadas. “La Revolución prevalecerá firme”. El rechazo de UE y Canadá. A partir del 2 de mayo entrará en vigencia el título tercero de la Ley Helms-Burton, un capít


China sigue siendo una economía prospera

Por: Eduardo Andrade Bone. A pesar de toda la campaña mediática y de la satanización de China, de parte de los Estados Unidos y las mafias de las grandes corporaciones de este país, lo cierto, es que la economía China sigue siendo una de las más prosperas a escala global y ya diversos medios de prensa a travé


México y Uruguay: no intervención y auspicio de diálogo

México y Uruguay: no intervención y auspicio de diálogo. Ambos gobiernos contrastan con las posturas de administraciones de derecha. Siguen denuncias de planes de injerencia militar en Venezuela.


“Ni Rusia ni Venezuela son provincias de Estados Unidos”

“Ni Rusia ni Venezuela son provincias de Estados Unidos”. El Kremlin le solicitó a Donald Trump los fundamentos jurídicos en los que se basa para amenazar al Gobierno de Moscú. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, afirmó que Rusia y Venezuela no son


México: ganó la democracia, de la mano de AMLO

 

México: ganó la democracia, de la mano de AMLO

López Obrador venció a la derecha, al priismo y sectores socialdemócratas. Alternancia con triunfo de centroizquierda nacionalista.

Hugo Guzmán. Periodista. En las décadas contemporáneas de México en los siglos XX y XXI, es la tercera vez que pierde el PRI, y la primera que -oficialmente- gana la centroizquierda. Las operaciones de fraude, la violencia (que causó en los últimos meses alrededor de 100 políticos y candidatos asesinados), la acción de las mafias, la conocida y repetida trampa electoral y la inestabilidad, no lograron imponerse en México. Todos los analistas, comentaristas, medios de prensa y dirigentes políticos en ese país, destacaron que en tempranas horas de la noche se reconocieran las tendencias del voto. En síntesis, ganó la democracia en México.

Y ganó de la mano de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), originario de Tabasco, de 65 años, líder del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), una organización de centroizquierda y nacionalista. Fue la tercera vez que se presentó como candidato presidencial y ahora ganó. Al cierre de esta nota, cerca de la una de la madrugada hora chilena, tenía más del 53% de los votos.

José Antonio Meade, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) -hace años hegemonizado por la corriente neoliberal y conservadora- de manera sorpresiva dijo, pasado el atardecer, naciendo la noche, que reconocía que AMLO llevaba la ventaja. Luego, Ricardo Anaya, el aspirante presidencial del derechista Partido Acción Nacional (PAN) y del socialdemócrata Partido de la Revolución Democrática (PRD), reconoció su derrota y el triunfo de López Obrador. Con eso, en un hecho inédito en elecciones presidenciales mexicanas, todo el país y la comunidad internacional sabían que el ganador de la contienda era el líder de MORENA.

Al mismo tiempo, el conteo de escrutinios indicaba hacia la medianoche, que MORENA tendría mayoría en el Parlamento, otro triunfo político de ese sector. Y que permitiría al nuevo Presidente llevar adelante trascendentes reformas y cambios.

Cientos de miles de personas salieron a las calles en Ciudad de México y en decenas de ciudades de distintos estados de la República Mexicana. En dos siglos, la primera celebración del triunfo presidencial de un candidato de centro izquierda, progresista y nacionalista.

Un comentarista habló de “una noche delirante” en México, sobre todo porque a todo mundo le sorprendió la temprana confirmación del triunfo de AMLO, la novedad de un ágil conteo y que todas las instituciones funcionaran bien, cuando estaba instalado el temor a operaciones de fraude, actuación de mafias políticas e incluso carteles del narcotráfico, irregularidades en el proceso o “caídas del sistema”.

Tenían derecho a voto 89 millones de mexicanas y mexicanos y los datos preliminares indican que participó muchísima gente, la mayoría de la cual habría ido a votar por López Obrador.

No se dejó pasar en las primeras horas del análisis, que en México no caló ni resultó el discurso de identificar a AMLO con el chavismo y con el proceso en Venezuela (que estuvo presente en medios extranjeros como El Mercurio en Chile), para restarle votos. Tampoco el calificarlo como “ultraizquierdista” y “radicalizado”.

Se comenzó a resaltar que el nuevo Presidente siempre planteó prioridades en educación, migración, combate a la violencia y la corrupción, terminar con prácticas elitistas y de privilegios de los políticos mexicanos. Obvio, un reto será el relacionamiento con el ultraconservador Donald Trump, el mandatario estadounidense. Algo que se sabía hace semanas, es que sectores del poder financiero, empresarial y del mundo privado, habían expresado que no habría problemas ni desestabilizaciones si ganaba AMLO.

Para la región, esto significa que se detuvo el triunfo de fuerzas de derecha. México no se sumó ni a Chile, ni Colombia, ni Argentina, ni Honduras. En su primer discurso como mandatario electo, AMLO indicó que no habrá intromisión en asuntos internos de otras naciones y respeto a la autodeterminación de los pueblos.

Son décadas de trabajo, campañas, posicionamientos y elecciones en el cuerpo de Andrés Manuel López Obrador que comenzó su lucha política en el PRI, la continuó en un rol de liderazgo en el PRD y la consolidó en MORENA. Por sus discursos, entrevistas y programa, en lo preciso, AMLO, que no es muy amigo de establecer ciertas arquitecturas políticas, se puede ubicar en la centroizquierda y una corriente nacionalista y progresista. Que puede presentar situaciones como que se alió al PES (Partido Encuentro Social), de centroderecha, con fuerte base religiosa evangélica. Al tiempo que tenía, también, una alianza con el izquierdista Partido del Trabajo (PT). Ex dirigentes y militantes del PRD, antiguos priistas, organizaciones sociales mexicanas, respaldaron AMLO, al igual que segmentos del empresariado.

En su discurso pasadas las 23:00 horas de México, enfatizó en convocar a la reconciliación, combatir la corrupción como el origen de males como la desigualdad y la violencia, mantener buenas relaciones con todos los países, pugnar por el desarrollo nacional, revisar los contratos petroleros con privados y tener mando único en materia de seguridad, estableciendo que la delincuencia no se combate con la fuerza, sino atendiendo las causas que la originan.

elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.