Miercoles 21 de Noviembre del 2018

Más articulos

Chile cambió en estos cuatro años

Y cambió para bien. Hubo una conjunción de voluntades y esfuerzos que terminaron en logros. En un camino de transformaciones -dando cuenta de nuevos tiempos y demandas de la sociedad- convergieron trabajo y compromiso del movimiento social, de legisladores, del Gobierno y de fuerzas políticas para avanzar en


Una situación de extrema gravedad

Una situación de extrema gravedad. Es grave que la Operación Huracán resulte una farsa y que mandos de Inteligencia policial estén involucrados en eventuales ilegalidades (…).


Cuando las instituciones no funcionan

Hoy cojean muchas instituciones del país y el tema toma prioridad en un país que se quiso vender como serio, eficiente y muy democrático. El descalabro de la Operación Huracán reivindicada por Carabineros para culpar a mapuches de incendios contra iglesias, camiones y maquinaria, se suma a otros problemas, c


Defender las conquistas del pueblo

Defender las conquistas del pueblo. Es imperativo levantar una defensa maciza de las transformaciones de los últimos cuatro años que tienen un claro beneficio las familias chilenas. Se abre un periodo difícil para el pueblo, los trabajadores y la sociedad civil, con la llegada de la derecha a La Moneda.


Un día crucial

Este domingo 17 chilenas y chilenos deben expresar su voluntad y participar en el proceso electoral para elegir al próximo Presidente de Chile, como parte de las muchas luchas sociales y políticas que se desarrollan a lo largo del país y de forma diversa.


Una situación de extrema gravedad

 


Una situación de extrema gravedad

febrero 16, 2018

Es grave que la Operación Huracán resulte una farsa y que mandos de Inteligencia policial estén involucrados en eventuales ilegalidades (…).

Editorial. El Siglo. Es extremadamente grave que altos oficiales de Carabineros a cargo de unidades especiales de Inteligencia hayan tenido que ser dados de baja, por motivos no esclarecidos por el alto mando de esa institución.

Se presume, en todo caso, que la razón radicaría en que ellos tendrían responsabilidad -administrativa y/o jurídica, parafraseando al jefe de Carabineros- en manipulación de pruebas, irregularidades en procedimientos, invento de pruebas, para culpar a comuneros mapuches de ataques incendiarios.

Es una burla que el General Director de Carabineros diga que esto es “un caso puntual”, cuando el general destituido estaba a cargo de una unidad operativa especializada, de mando colectivo, y los otros dos oficiales eran encargados de Inteligencia en regiones del país. Desarrollaban, por tanto, no una labor “puntual”, sino institucional, y por ello la institución debe responder ante la ciudadanía.

La labor de esos oficiales y sus ahora falsas y cuestionadas conclusiones investigativas -que llevaron a arrestar a ciudadanos víctimas de una operación irregular- fue reivindicada por el alto mando de Carabineros y por el Gobierno, específicamente por el Ministerio del Interior. Sobre ello, es lógico que esas entidades respondan con transparencia a lo ocurrido y se tomen decisiones pensando en la revertir la falta de credibilidad e incertidumbre instaladas en la población.

Es de toda gravedad que la llamada Operación Huracán resulte una farsa y que mandos de Inteligencia policial estén involucrados en irregularidades y eventuales ilegalidades con el objetivo de culpar a indígenas de delitos que no cometieron.

Al mismo tiempo, es de suma gravedad que se muestre la incapacidad técnica y profesional de Carabineros para resolver los sucesos de incendios contra iglesias y camiones en La Araucanía, y otros episodios de violencia.

Como si fuera poco, cuando la Policía de Investigaciones llegó a un cuartel de Inteligencia de Carabineros para recopilar antecedentes, con una orden judicial, los carabineros efectuaran un despliegue al estilo “ejercicio de enlace” para impedir la ejecución de ese trámite legal.

Ni hablar de que cuando estos y otros episodios se repetían día a día, generando un clima tenso en el país, el General Director de Carabineros se fuera de vacaciones a Miami.

Todo es un verdadero escándalo que, en parte, se escabulle porque no hay medios de prensa de alcance nacional y masivo que puedan mostrar toda esta verdad y sus alcances, y que en cualquier país con un alto estándar institucional, habría generado una crisis política de altura mayor.

Lo anterior incluye que el jefe de Carabineros siga en su cargo y que el cuerpo de generales de esa entidad esté protegido. También que quienes tuvieron responsabilidad política en esto pasen con completa impunidad.

Aquí hay la evidencia de un problema estructural y de deficiencias o intencionalidades en la formación y desarrollo de los mandos policiales. No solo en ellos, también en las Fuerzas Armadas, que en estas últimas décadas han estado metidas en casos de multimillonarios fraudes financieros, mientras persisten actitudes y medidas para no esclarecer la situación de cientos de chilenas y chilenos hechos desaparecer y ejecutados. Porque no hay que olvidar que este episodio de farsa que se estaría viviendo en torno de la Operación Huracán, se produce cuando está en desarrollo todo un proceso judicial por un desfalco financiero de más de 26 mil millones de pesos cometido por oficiales y personal de Carabineros, el conocido Pacogate.

En torno de las irregularidades e incertidumbres sobre veracidad de la Operación Huracán y el trabajo de Inteligencia de Carabineros, hay un peligro real de que todo esto se alargue, se dilate, se esconda, quedando uno de los casos más graves de vulneración institucional y legal cometida por la policía uniformada, en la impunidad, la confusión y el no esclarecimiento.

A eso podrá ayudar la llegada de un Gobierno de derecha, con personeros que tienen una larga y continua historia de apego y amistad con los altos mandos policiales y de las Fuerzas Armadas.

Como sea, cualquier ciudadano honesto y consciente de este país, sabe que estamos ante uno de los casos más escalofriantes, fraudulentos, mentirosos y graves cometidos por Carabineros de Chile. Y que puede quedar en la sombra de la distorsión y la impunidad.

Pero además, estamos ante una situación de descrédito y falla institucional en la impartición de justicia. Ante una situación enrarecida en el funcionamiento policial, de las Fiscalías e incluso del Gobierno a través del Ministerio del Interior. Es gravísimo. Y por eso, no son pocos los que quieren bajar el perfil, confundir a la ciudadanía y apostar a que el tiempo pase.

Por ello, es de primera importancia cómo se paran ante esto personeros y fuerzas progresistas, democráticas, ciudadanas y populares para exigir total veracidad, investigaciones serias y concluyentes, procesamiento y sanciones a responsables de irregularidades, esclarecimiento de los hechos indagados y que altos mandos policiales, así como funcionarios de Gobierno, asuman las responsabilidades institucionales y políticas del caso.

elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.