Jueves 20 de Septiembre del 2018

Más articulos

Teillier le contestó a Piñera

Teillier le contestó a Piñera. Presidente del PC respondió a escrito del mandatario. Desmintió con ejemplos aseveraciones de SP en torno del Golpe de Estado. No pasaron desapercibidas las ideas del Presidente Sebastián Piñera expresadas en la página editorial del diario El Mercurio donde quiso justificar las


Inicio a "Semana Amaranto" en el marco de su aniversario 86

Las Juventudes Comunistas dan inicio a la “semana Amaranto” en el marco de los 86 años de la organización, la que comienza este martes con un foro titulado “Desafíos y perspectivas de la juventud en la oposición”, el cual se realizará a las 16:30 horas en la Casa Central de la Universidad de Chile. Entre los


PC recordó legado de Salvador Allende

PC recordó legado de Salvador Allende. Dirigentes de la colectividad llevaron una ofrenda floral al monumento del Presidente en la Plaza de la Constitución. Una delegación del Partido Comunista (PC), encabezada por el secretario general Lautaro Carmona y los dirigentes, Juan Andrés Lagos, Marcos Barraza y Cla


Piñera no puede

Piñera no puede. Se le desbarató la agenda. El cambio de gabinete que era para ordenar al Gobierno, se convirtió en una crisis política que marcó el primer semestre. Mal primer semestre. Sebastián Piñera no pudo sostener su agenda de Gobierno. Tampoco consiguió un fluido cambio ministerial, que se convirtió


El PC y el plebiscito que dijo No a Pinochet

El PC y el plebiscito que dijo No a Pinochet. La falsificación de Fuad y Maldonado. Los comunistas en el Comando del No y en las calles llamando a participar para echar a la dictadura.


Marcos Barraza de frente a la coyuntura política

 

Marcos Barraza de frente a la coyuntura política

diciembre 14, 2017

Ministro abordó escenario electoral, la disputa de proyectos, el rol del Gobierno, los agobios de la derecha y el panorama de la centroizquierda.

Hugo Guzmán. Periodista. Marcos Barraza, ministro de Desarrollo Social, asegura en entrevista que la de este domingo 17 de diciembre “es probablemente la elección más decisiva desde el punto de vista del rumbo que el país” en el tiempo posdictadura. Indica que “es una elección que pone en cuestión y como alternativa el modo de convivencia que el país tiene que profundizar”.

Frente a una consolidación de la candidatura de Alejandro Guillier, sostiene que “el dato objetivo y cualitativo distinto respecto a estas elecciones son todas las mentiras y mitos que se construyeron respecto a la supuesta distancia y rechazo que la ciudadanía tenía en torno a las reformas” y habla de una derecha agobiada y temerosa, y de sus instintos.

Barraza, de militancia en el Partido Comunista, apunta en entrevista con El Siglo, que “cuando se dice que en Chile existe una mayoría nacional que está por profundizar las transformaciones, esa mayoría está planteando que es necesario que se generen las correlaciones de fuerza que sostengan esos cambios” y hace valoración de continuar conversación y acuerdo entre la Nueva Mayoría, el Frente Amplio y las fuerzas “con vocación democrática y transformadora”.

¿Se podría afirmar que esta elección presidencial posdictadura es la primera en que hay una disputa tan fuerte en cuanto a proyecto país?

Sí, efectivamente es así. Es probablemente la elección más decisiva desde el punto de vista del rumbo que el país no solo adopte, sino que tienda a consolidar. No es un elección, a diferencia de otras elecciones, donde lo que estaba en discusión era alguna política sectorial o determinado liderazgo o impronta. Es una elección que pone en cuestión y como alternativa el modo de convivencia que el país tiene que profundizar, y por lo mismo lo hace una elección mucho más trascendente, un punto de inflexión en la historia de Chile. Es en la medida que se confrontan una mirada de un país que busca fortalecer la noción de derechos sociales, que cree que puede existir un modelo de desarrollo social y económico de carácter inclusivo, que asume que los derechos culturales son importantes, así como los derechos civiles de segunda y tercera generación; versus, una regresión histórica a un modelo de bienestar residual que tiende a excluir y a mercantilizar las relaciones sociales. Eso es lo que está en disputa.

¿Así se abre esa posibilidad de acercar al país modelos más desarrollados, más democráticos, a esa estándar OCDE o seguir en esos modelos conservadores y de economías de mercado acentuadas con afectación de derechos sociales que hay en América Latina?

Lo que se consolidó tras la primera vuelta presidencial, fue una mayoría de carácter nacional, respecto de profundizar transformaciones en el país que ciertamente tengan impacto en las estructuras de la institucionalidad y de las políticas públicas, pero que también tengan repercusión directa en la calidad de vida de las personas. Hay tres ámbitos que serán una tensión para el próximo Gobierno, en esta idea de profundizar las reformas, y están en el campo de la educación, de la salud, y de la seguridad social, de las pensiones.

¿Por qué tanto temor o preocupación de un Gobierno de Sebastián Piñera y con él de regresión en reformas que se hicieron?

Porque los instintos de la derecha, más allá de las adecuaciones de retóricas circunstanciales para captar más votos, son concebir todos los bienes públicos, como bienes transables, con lógicas de consumo y de lucro. A Chile le ha costado construir tejido social, concepto de comunidad, traspasar las lógicas individualistas y llegar a lógicas colectivas en términos de entendimiento al interior de una comunidad, porque por muchos años vivimos las políticas públicas desde la noción de mercado. Un triunfo de la derecha sería una regresión que tendría impacto en la institucionalidad, en las políticas públicas, pero especialmente en cómo se vive ciudadanamente las relaciones sociales.

¿Está muy abierta la disputa estratégica del país que se quiere?

Abierta está desde la primera vuelta, ahora estás más cerrada en términos de dos opciones, en la segunda vuelta. Creo que el dato objetivo y cualitativo distinto respecto a estas elecciones son todas las mentiras y mitos que se construyeron respecto a la supuesta distancia y rechazo de la ciudadanía tenía en torno a las reformas, a las transformaciones y en torno a la innovación con sentido ciudadano en políticas públicas. Y se termina de consolidar una mayoría nacional que se orienta a profundizar las transformaciones que se inician en este Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. En buena medida, esa mayoría nacional, de corte cultural y político que se configura, es el resultado de los cambios que implementó la Presidenta en estos cuatro años.

El Ministerio a cargo suyo, ve temas indígenas, niñez, personas con otras capacidades, diversidad, ¿usted teme que un Gobierno de derecha eche al traste lo que han hecho?

Si uno revisa el programa de la candidatura de derecha, aprecia una regresión en varios ámbitos de las transformaciones institucionales que el país requiere para tener una democracia plena. Entendiendo como democracia el ejercicio de la ciudadanía social y la ciudadanía política. El mejor y más ilustrativo ejemplo podría ser el de los pueblos indígenas, donde nos encontramos legislando un Ministerio de Pueblos Indígenas, un Consejo Nacional y nueve consejos de pueblos indígenas, que buscan establecer un nuevo trato y una nueva relación entre los pueblos originarios y el Estado de Chile; realizamos una Consulta Indígena, que al final del camino y luego de un proceso, junto con establecer derechos constitucionales que hoy no están consagrados en la Constitución, nos permite construir un camino político para superar las tensiones con los pueblos indígenas.

¿Con Piñera se termina ese camino político?

Esa lectura con un Gobierno de derecha, se termina. No solo se obstruyen las cosas, sino que empeora la conflictividad.

Se habla mucho de la incidencia del Frente Amplio. Pero también hay influencia, demandas, participación, de otros sectores políticos, de sectores sociales, sindicales, estudiantiles, medioambientales. El común son los cambios. Pero se habla mucho de avanzar más rápido y más profundo. ¿Qué significa eso en perspectiva de un Gobierno como el de Alejandro Guillier?

Mire, por ejemplo, en el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet se inició una reforma en materia de pensiones que nos permitirá contar con un Consejo de Ahorro Colectivo que permite que exista una alternativa en materia de pensiones desde lo público, y no desde lo privado y del lucro. La legislación de esos proyectos hay que entenderla como el fundamento y las bases para una reforma más estructural que permita concebir las pensiones y la seguridad social como un derecho. Eso tiene que ver en cómo se sigue avanzando.

Usted es un ministro de militancia comunista. Y su partido acaba de presentar objetivos legislativos para el próximo periodo, que tiene que ver con rapidez y profundidad. Pero no todos piensan igual en el oficialismo. ¿Habrá tensiones en cómo se seguirá avanzando?

Cuando se dice que en Chile existe una mayoría nacional que está por profundizar las transformaciones, esa mayoría está planteando que es necesario que se generen las correlaciones de fuerza que sostengan esos cambios, en su rapidez y profundidad.

Usted tiene a las fuerzas progresistas y de izquierda, tiene al Frente Amplio, tiene a la Democracia Cristiana, ¿en un momento hay que optar entre los planteamientos de esas fuerzas?

No, no se tiene por qué optar. Se requiere de una correlación de fuerzas lo suficientemente amplia que permita que las transformaciones no sean de temporalidad acotada. Chile requiere de un ciclo político bastante más largo que le permita materializar cambios que tenga impacto en la vida de las personas, de las familias, de las comunidades. Para que eso ocurra se necesita de las fuerzas del centro y la izquierda suficientemente articuladas en función de un componente programático que sea consistente con lo que la ciudadanía ha consolidado en las urnas.

¿No se ha exacerbado el tema del Frente Amplio? Todos pendientes de lo que exige, de lo que decide. Hay un escenario electoral, ¿pero qué sucederá después del 17 de diciembre?

No soy futurólogo, pero le puedo decir que lo esperable o deseable, es que tras la derrota de la derecha, con mucho más energía se profundice un camino de encuentros entre las fuerzas de centro y de izquierda, que permite hacer posible y viabilizar los cambios que la ciudadanía espera.

Parece que de repente se apela a que solo unos sea hagan responsables de eso…

Es responsabilidad de todas las fuerzas políticas que tienen vocación democrática y transformadora.

¿Un punto de tensión en un eventual gobierno de Guillier, y las fuerzas que lo acompañan qué tan rápidos y profundos sean los cambios que se vendrían?

Yo creo que el punto es que la ciudadanía tiene clara cuáles son sus expectativas. Y en eso, es neurálgico profundizar la reforma en educación, ciertamente mejorar la salud pública con acento en la prevención, y abordar el problema de las pensiones.

¿Pero van a existir tensiones?

Todas las transformaciones siempre generan tensiones. Durante los cuatro años del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet existieron tensiones al implementar las reformas, como la de educación, la laboral, la tributaria, pero los frutos desde el punto de vista de la valoración ciudadana, hoy se están viendo.

Precisamente, hace un año, o dos años, no daban un dulce por este Gobierno. La Presidenta estaba baja en los sondeos. Cualquier observador más o menos objetivo puede ver que ese escenario cambió. ¿Qué pasó?

Por mucho tiempo hubo un vendaval de encuestas y de comentarios que, por vocación ideológica o debilidad instrumental, no fueron capaces de capturar la realidad con rigor.

¿No se captó el momento o el momento cambió?

Es que creo que lo que nunca se logró capturar en estos cuatro años, por parte de quienes fundamentaban este supuesto rechazo a las transformaciones, es que Chile estaba cambiando y sigue cambiando. Son cambios que siguen madurando y permean en la sociedad.

También cambió el escenario electoral. Hace varios meses parecía seguro un triunfo de Piñera y hoy es posible que pierda la elección.

Socialmente se hizo sentir la diferencia y el impacto positivo que tiene un Gobierno y un programa como el de la Presidenta Bachelet en la sociedad, versus un Gobierno de derecha que establece promesas situacionales en función de captar adhesión.

Usted tiene militancia comunista. ¿Qué le pasa cuando salen esos cuestionamientos de que el Partido Comunista domina al comando, al candidato, que tiene injerencia en una supuesta radicalización del Gobierno?

La estrategia electoral más usada por la derecha históricamente, es la generación de miedo y de anticomunismo. Esta elección no ha estado exenta de esas dosis de anticomunismo y de estigma a la cual la derecha siempre recurre.

¿Y dónde sitúa al PC en este Gobierno y en uno que vendría con Guillier? ¿Qué verbo le pondría?

Coherente con las demandas populares y sociales.

¿Qué contesta a las reiteradas acusaciones de la derecha de intervencionismo electoral del Gobierno? Se inventó hasta el término de precorrupción.

Es bien insólito todo eso. Un Gobierno como el nuestro es de realizaciones y se van a seguir materializando hasta el último día del Gobierno. Y nos corresponde mostrar y defender los logros de la Presidenta Michelle Bachelet. No ha existido intervencionismo electoral, lo que ha existido es temor de la derecha a que se visibilicen el conjunto de logros con impacto positivo evidente en las personas.

A Piñera y la derecha le hubiera gustado inauguraciones después del 17 de diciembre.

A la derecha le agobia que el Chile que se recoge el 2014 por parte de la Presidenta Michelle Bachelet, es un Chile cualitativamente diferente el 2017.

Frente a esos procesos, desde sectores conservadores se dice que el país se polariza.

No creo que Chile se esté polarizando, creo que el país está en un debate político y de proyecto necesario.

¿Qué le dice hoy a usted el nombre de Michelle Bachelet?

Un Chile más justo y dignidad para el pueblo de Chile. Una Presidenta que es un orgullo para Chile. 

elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.