Jueves 20 de Septiembre del 2018

Más articulos

Chile cambió en estos cuatro años

Y cambió para bien. Hubo una conjunción de voluntades y esfuerzos que terminaron en logros. En un camino de transformaciones -dando cuenta de nuevos tiempos y demandas de la sociedad- convergieron trabajo y compromiso del movimiento social, de legisladores, del Gobierno y de fuerzas políticas para avanzar en


Una situación de extrema gravedad

Una situación de extrema gravedad. Es grave que la Operación Huracán resulte una farsa y que mandos de Inteligencia policial estén involucrados en eventuales ilegalidades (…).


Cuando las instituciones no funcionan

Hoy cojean muchas instituciones del país y el tema toma prioridad en un país que se quiso vender como serio, eficiente y muy democrático. El descalabro de la Operación Huracán reivindicada por Carabineros para culpar a mapuches de incendios contra iglesias, camiones y maquinaria, se suma a otros problemas, c


Defender las conquistas del pueblo

Defender las conquistas del pueblo. Es imperativo levantar una defensa maciza de las transformaciones de los últimos cuatro años que tienen un claro beneficio las familias chilenas. Se abre un periodo difícil para el pueblo, los trabajadores y la sociedad civil, con la llegada de la derecha a La Moneda.


Un día crucial

Este domingo 17 chilenas y chilenos deben expresar su voluntad y participar en el proceso electoral para elegir al próximo Presidente de Chile, como parte de las muchas luchas sociales y políticas que se desarrollan a lo largo del país y de forma diversa.


Falacias anticomunistas

 

Falacias anticomunistas

octubre 13, 2017

Hay posturas anticomunistas que quieren inhibir su participación y frenar su legítimo esfuerzo de incidir en la realidad nacional.

Editorial. El Siglo. Algunos medios de prensa quisieron establecer que los problemas originados en el oficialismo por el caso de cuatro comuneros mapuches en huelga de hambre tuvieron origen en una entrevista dada por el ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza, de militancia comunista.

Al mismo tiempo, salieron voces desde la derecha y de boca de dirigentes de la Democracia Cristiana, que apuntaron al Partido Comunista como excesivamente influyente en el Gobierno y causante de escaramuzas contingentes, como la ocurrida con las vacaciones del subsecretario del Ministerio del Interior, también en el contexto de diferencias dentro del Gobierno desde que se tomó la decisión de incidir en terminar con cautelares que prolongaban la prisión preventiva de los mapuches y revertir la querella por Ley Antiterrorista.

Ambas apreciaciones y declaraciones constituyeron una auténtica falacia y una premeditada tergiversación, y así lo indican los hechos. Las declaraciones del ministro Barraza en cuanto a que en La Araucanía no hay terrorismo y que se requiere de soluciones políticas e institucionales a las demandas de los pueblos originarios, se produjo un día después de que La Moneda tomara las resoluciones respecto al proceso a los indígenas presos y en huelga de hambre. Y la supuesta o real molestia del subsecretario de Interior con lo ocurrido, no tiene que ver con el PC, sino precisamente con decisiones del Gobierno y de la cartera del cual él es parte.

Lo sucedido en cuanto al camino tomado para terminar con la huelga de hambre de cuatro mapuches -que entraba ya en riesgo de sus vidas- respondió a medidas originadas en la oficina del ministro del Interior, Mario Fernández, de militancia democratacristiana, seguramente avalada por la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, de militancia en el Partido Socialista.

Cualquier persona medianamente enterada del funcionamiento del Gobierno y de la política nacional puede concluir que no es el PC el que tiene el mayor peso de influencia en esta administración, y menos “el poder”. Como dijo el presidente de la colectividad, si fuese así, hay cuestiones que seguramente se harían de otra manera. El colmo de la ridiculez y falacia fue la afirmación de uno de los candidatos presidenciales de la derecha que sostuvo que hay un pequeño gobierno comunista decidiendo en el país.

Más allá de lo contingente, las percepciones que se quisieron establecer y las declaraciones que se hicieron pretendiendo cuestionar el papel que juegan los comunistas en el Gobierno y la política, recuerdan que en el país hay posturas anticomunistas que, de partida, quieren inhibir su participación y quieren frenar su legítimo esfuerzo de incidir en la realidad nacional. Al mismo tiempo, persisten en querer desacreditar, incluso a costa de falacias y tergiversaciones, las opiniones de los comunistas expresadas en distintos ámbitos y buscan deslegitimar el que el PC pueda ser parte de una coalición de centroizquierda.

En definitiva, como se quiso hacer ferozmente durante la dictadura, es oponerse a las posturas transformadoras, defensoras de derechos sociales y de ampliación de la democracia que busca el Partido Comunista, contribuyendo desde distintos campos políticos, sociales y populares.

En ese camino es lógico el debate de ideas y las diferencias. Pero de allí a instalar falacias y tergiversar la realidad, es otro asunto.

Por lo demás, frente a los denominados matices o diferencias en el Gobierno -como el hecho real de que unos quieren el camino represivo y rígido en La Araucanía y otros buscan la senda política y del diálogo- no son las autoridades comunistas las que andan generando problemas, expresando molestias, recurriendo a presiones, pidiendo vacaciones o presentando renuncias, como se ha visto ya en varios casos de ministros y otras autoridades.

En situaciones delicadas como el tratamiento de situaciones de violencia en La Araucanía y el procesamiento de comuneros indígenas, así como decisiones que adopte el Gobierno, sería conveniente que desde el oficialismo no se dejasen pautear por medios de prensa conservadores, que se respetara la verdad de los hechos, se mantuvieran grados de ponderación y no se siguiera el antiguo guión de buscar en los comunistas al chivo expiatorio, cuando el origen de problemas está en otro lado.

 

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.