Jueves 23 de Noviembre del 2017

Más articulos

“El pueblo debe defender las transformaciones”

Guillermo Teillier, presidente del PC, llamó a proteger “conquistas logradas, por los estudiantes, los trabajadores, de las mujeres”. Usted va a la reelección como diputado por el distrito 13, con comunas caracterizadas como populares, de trabajadores. ¿Dónde están las demandas, los problemas en esas zonas?


“La abstención coloca en riesgo al progresismo”

El ex ministro, Francisco Vidal, dijo que es imprescindible un acuerdo de todos los sectores del progresismo y la centroizquierda en segunda vuelta. Francisco Vidal, polemista y columnista, aborda en entrevista temas sensibles en este periodo electoral crucial, como el factor del abstencionismo y adelanta las


Abogado Eduardo Contreras: “Pinochet nunca fue derrotado”

En conversación con Juan Pablo Cárdenas, el especialista en Derechos Humanos aseguró que recién, en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, se está desarrollando la verdadera transición hacia a la democracia. En esa línea, comentó las que a su juicio son las principales reformas de esta administración.


“Hasta cuándo llamaremos ‘agenda valórica’a los cambios”

Juan Jiménez, sociólogo y profesor de la Academia de Humanismo Cristiano y Universidad de Chile, dice que “los chilenos están preparados” para asumir temas contemporáneos. Los cambios en una sociedad no son fenómenos aislados que respondan a una dinámica de improvisaciones. Son manifestaciones externas de mo


#85añosJJCC: “Tenemos 500 nuevas incorporaciones”

Las Juventudes Comunistas de Chile (JJCC) están de aniversario, son 85 años los que cumplen los jóvenes de amaranto y para conocer cuáles son las luchas que en la actualidad mantienen a la organización en pie de guerra, ElSiglo.cl conversó con Camilo Sánchez, presidente de las JJCC y candidato a diputado por


“Lo Del Déficit Fiscal Tiene Trasfondo Ideológico”

 

“Lo Del Déficit Fiscal Tiene Trasfondo Ideológico”


El Siglo - 28/04/2017

En entrevista, Hugo Fazio, aborda el momento económico del país y cuestiona la postura del Ministerio de Hacienda de reducir el gasto público.

Hugo Guzmán R. Periodista. Está sentado en una oficina modesta, llena de archivadores y documentos. Encima de su escritorio varios diarios, porque sigue la contingencia al dedillo…la económica y la política. Habla con voz suave y pausada, y acentúa sus dichos golpeando la mesa con el dedo índice. Tiene un tono cordial que pasa a ser enérgico al plantear ciertos conceptos. Está al día de la marcha de la economía chilena, la que mira no solo desde el diagnóstico, sino también de la propuesta.

Hugo Fazio Rigazzi debe ser uno de los economistas más prestigioso y leído en el país. En entrevista cuestiona decisiones del gobierno, sobre todo en la manera que se enfrenta “una recesión con crecimiento”. Pone como ejemplo que con los fondos soberanos, donde hay 23 mil millones de dólares, y excedentes de la ley del cobre, con 9 mil millones de dólares, se podrían enfrentar varios problemas. No deja de poner ojo estratégico: “Un problema de fondo tiene que ver con el cambio de la estructura productiva de Chile”. Comenta sobre todo el debate en torno de las reformas: “Siempre los procesos de cambio van a generar un clima de inquietud y en este caso de acentuó por una campaña de terror”.

Fazio es director general del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (Cenda), fue vicepresidente del Banco Central en el gobierno de Salvador Allende, gobernador alterno del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y es un destacado académico.

¿Cuál es su mirada en este debate del crecimiento o no crecimiento de la economía y que andan culpando a las reformas?

El país vive una fase que hemos llamado de recesión con crecimiento, que ha sido extraordinariamente prolongada, más prolongada de lo que se suponía. Esa es una situación que viene en Chile desde fines de 2013 y aunque él no lo quiera recordar, comenzó en el gobierno de Sebastián Piñera. Es un proceso que se produjo como consecuencia de fenómenos mundiales. En el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) cuando se refiere a Chile habla de que se produjo un shock dramático en la economía, que lo vincula con el descenso del precio del cobre, como ocurrió en general con un descenso del precio de las materias primas. Ese shock, tuvo el impacto más dramático en la economía chilena en la disminución de la inversión minera. Cuando se habla de eso hay que entender que no impacta solo en la minería, también en otros sectores como la construcción, en el transporte. Sin olvidar que en la economía del país, la minería es muy importante.

Lo que hemos vivido viene desde afuera

El origen de eso es externo. Ahora, siempre es un juego en los ciclos económicos lo de los factores externos o internos. En Chile, este ciclo parte de un factor externo, considerando un crecimiento bajo de la economía mundial. A eso se sumó una formulación de Piñera que aplicó durante su gobierno que se expresa en un criterio de que el gasto público tiene que crecer menos que el producto. Que es una fórmula de reducir el papel del Estado. Como la economía venía para abajo, frenando el gasto público la economía va más para abajo, y ese es un proceso que viene hasta ahora y atraviesa al gobierno de Michelle Bachelet. Y si se cree las predicciones del FMI, que no siempre hay que creerle, continuará hasta el 2020. En todo caso Chile tiene una economía muy abierta por el modelo económico, por tanto los hechos internos impactan menos, de alguna manera.

En ese cuadro el precio del cobre a la baja es importante.

Ése es un factor que sigue presente. Y está influido por la evolución de la economía mundial que también ha vivido una fase que, en lenguaje del FMI, es de estancamiento secular, es decir, crecimiento económico bajo a nivel mundial, lo que repercute en la economía chilena. Chile es extraordinariamente dependiente de la economía china, eso es decisivo. China es el principal receptor de productos chilenos y productos claves como el cobre.

¿Y en lo interno?

Influyen las políticas del gobierno, expresadas puntualmente cuando Rodrigo Valdés asumió en el Ministerio de Hacienda. Lo principal es que entró a aplicar y defender una política que privilegia reducir el déficit fiscal. Ése es su gran objetivo económico. Si se buscan políticas anticíclicas, cuando hay una baja en la economía, el peor camino que se puede seguir es el de reducir el déficit fiscal. Es al revés. Y eso está influyendo también en la economía chilena, y en que se ha pasado de la recesión con crecimiento, a un momento actual que es recesión prácticamente sin crecimiento. Hay políticas internas que son erradas. Eso se acentuó en el presupuesto 2017, donde hay un paso muy malo que se dio, de que se reduce la inversión pública. Mirado desde el punto de vista del momento que vive la economía, es prácticamente un crimen. También hay que considerar lo de la huelga en la minera Escondida -yo no voy a hacer un análisis del conflicto- pero fue larga y eso incidió en las bajas.

Siempre salta esto de la enorme dependencia que tenemos del cobre.

Claro, y es un problema de fondo y si miramos hacia adelante tiene que ver con el cambio de la estructura productiva de Chile. El país es excesivamente dependiente particularmente del sector externo. El cobre es como la mitad de las exportaciones chilenas.

Volviendo a la política interna, en contrapunto de buscar reducir el déficit fiscal, hay economistas que sostienen que hay que aumentar el gasto público, incluso en inversión.

Si mi lógica es reducir el déficit fiscal, como lo sostiene Valdés, no puedo actuar de esa manera. Están influyendo, en el gobierno y en el país, fuertemente políticas equivocadas.

¿Por qué optar por eso?

Hay que preguntarle a Valdés. En economía cuando privilegias un objetivo, es algo que puede ser muy jodido. Porque un objetivo te puede llevar a tener éxito en algo, pero con duras consecuencias por otro lado. Sea cual sea el objetivo, siempre habrá un efecto contrario. El tema es si se privilegia el bienestar del país. Lo del déficit fiscal tiene un trasfondo ideológico o político que es reducir el papel del Estado. Incluso, muchos de los conflictos sociales que se originan en Chile son por esta política fiscal que se aplica, partiendo por afectar al sector público. Hay algo que resaltar, y es que se trata de una política totalmente diferente a la que hubo en el anterior gobierno de Michelle Bachelet, porque se enfrentó una situación de una recesión abierta, de crisis mundial, con un crecimiento gigantesco del gasto público, usando los recursos que tiene Chile, por ejemplo, en los fondos soberanos. En este periodo, el ministro Valdés o el gobierno, se niegan a usar esos recursos, no los quieren tocar.

Todo eso tiene un efecto social.

Naturalmente, si actúo de esa manera hay una serie de reivindicaciones de la población que no las puedo atender. Esa mala política la puedes meter en el efecto que tiene en muchos problemas o situaciones. Si hablas de la reforma educacional, de la tributaria, en todo aparece.

Hay menos dinero.

Hay dinero, pero no se quiere usar, se determina no usarlo. El país tiene recursos, lo que hay en los fondos soberanos son 23 mil millones de dólares. Eso es tres veces la reforma tributaria. En 2009 lo que se usó fueron esos recursos y se aumentó en 9 mil millones de dólares el gasto público. Eso, por lo demás, explica en parte los resultados positivos que tuvo el gobierno de Piñera. La economía había comenzando a irse para arriba.

Se habla de si el país tiene o no dinero, por ejemplo, para objetivos sociales.

El país tiene recursos. Mira, de partida, hay dos fondos que tiene Chile que son importantes. Los fondos soberanos que surgieron de altos precios del cobre, y tiene que ver con la regla fiscal que fija un precio del cobre de tendencia y no se puede gastar más que ese precio de tendencia, y como hubo un súper ciclo del precio del cobre, donde se superó el precio de tendencia, ese dinero se colocó en el exterior y es la causa de los fondos soberanos. Lo otro son los excedentes de la ley reservada del cobre, que deben ser -aunque son cifras que no las dan o las dan pocas veces- unos 5 mil millones de dólares, como excedentes. Se acumuló dinero que se ha usado en determinados casos.

El sector empresarial y los grupos financieros culpan de la situación económica a las reformas.

Eso hay verlo desde dos ángulos. Siempre que hay un proceso de reformas surgen inquietudes. En la población en general, y en el sector empresarial en particular, hay inquietud sobre el futuro de los acontecimientos. Siempre un proceso de cambio influye en inquietudes. Pero diría otra cosa que es fundamental y no tiene que ver solo con el sector empresarial y es que, desgraciadamente, el proceso de reformas que era necesario y muy importante, no se hizo con el movimiento social. No fue realmente un actor de las reformas. Una cosa contradictoria porque incluso puede estar en contra de reformas que, en definitiva, le favorece. Es una parte de la película, y la otra es que las reformas fueron metidas en una campaña de terror, claramente, que la levantó fuerte el gran empresariado y los grandes medios de comunicación que controlan bastante toda la información del país y que en cierto sentido tuvieron éxito. Eso ayudó a levantar reacciones en contra. Por eso digo que hay dos ángulos para mirar esto. Los procesos de cambio siempre van a generar un clima de inquietud y en este caso de acentuó por una campaña de terror.

Y eso que el gran empresariado y los grupos financieros no estaban ante grandes reformas que los fueran a golpear tanto.

Claro que no, ahí podríamos decir algo más crudo de lo que tú estás diciendo. Desgraciadamente las reformas, en general, se hicieron sin tocar los grandes intereses económicos. El caso más violento es de las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones), porque si se analiza a fondo lo planteado por el gobierno, en estricto rigor prolonga la expropiación que hace de los recursos de los que imponen. En el caso de las AFP ellos critican porque no aumentan los recursos a ser manejados por las AFP.

O sea, el empresariado protesta porque está dejando de ganar.

No es que ganen menos, están ganando más. En el caso de las AFP, donde hay poderosos grupos financieros, la queja es que los nuevos ingresos no los manejarán ellos. Si lo que reciben las AFP es el doble de lo que ocupan en las pensiones. Son recursos que no regresarán jamás, que van al mercado financiero.

Frente a las demandas de transformaciones profundas, se plantea desde fuerzas de izquierda o progresistas, que es imposible avanzar si no hay una correlación de fuerzas política que lo posibilite porque los poderes que se oponen son enormes.

Bueno, es que estas reformas, por ejemplo, se llevaron a cabo sin tocar los grandes intereses económicos. Y sin alianzas reales con el movimiento social. Ahora, si no estás creando la correlación de fuerza política, es un problema. Mira, un gran cambio que se hizo en Chile fue la nacionalización del cobre, y se hizo con el grueso de la opinión pública a favor de eso, se creó una correlación de fuerza avasallante por la nacionalización del cobre y cuando lo vota el Congreso, todos votan a favor, incluida la gente que estaba en contra. Creaste una correlación de fuerza a favor. Hoy nos preguntamos, respecto a las pensiones por ejemplo, si la formulación que hace el gobierno se une a lo que plantea el masivo movimiento de no más AFP. Nombran a Valdés a cargo de la comisión de pensiones y Valdés qué busca: afectar lo menos posible a las AFP. Hasta se crea un conflicto interno en el gobierno y sale la Ministra del Trabajo.

En su opinión, qué puntos debería contener una propuesta programática futura.

A mi juicio, habría que tomarlo en una doble perspectiva. Desde el momento en que está la economía, en una recesión con crecimiento a sin crecimiento, ante lo cual hay que tener una política anticíclica, que tire la economía para arriba y en eso hay tres puntos: un aumento del gasto público; hay que tener una política cambiaria y que el Banco Central no siga siendo solo un comentarista, que haya una política que favorezca al sector exportador y que proteja al productor interno que compite con las importaciones; lo otro es tener política monetaria, el efecto de la tasa de interés. La otra perspectiva son las transformaciones de fondo, estructurales, y ahí hay varias que están planteadas. Una es cambiar la estructura productiva del país, aumentar la industrialización, tener una política de desarrollo en esa dirección. Que nuestro comercio exterior sea menos dependiente de las materias primas, enfrentar el grado de concentración de la economía chilena que es gigantesco y entrar al tema de la riqueza del país con los grupos económicos, en eso tiene un papel el Servicio de Impuestos Internos. El tema de la renta, que Chile cobre por el uso de la renta, de sus recursos naturales.

Publicado por: www.elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.