Sábado 18 de Noviembre del 2017

Más articulos

Ejercer un derecho ganado

Para los trabajadores, los jóvenes y sinnúmero de ciudadanos, participar en los procesos electorales es parte de las luchas sociales, políticas y cívicas. El 19 de noviembre el pueblo chileno está llamado a ejercer el sufragio efectivo, a hacer valer un derecho por el cual se luchó durante décadas -lo que inc


Delicados y cuestionados procesos

Autoridades del Poder Judicial, junto a parlamentarios, insistieron en lo negativa y arbitraria que es la Ley Antiterrorista. Los dos últimos procesamientos de mapuches terminaron con comuneros absueltos y dejados en libertad por pruebas insuficientes y no acreditación sustancial de delitos. Judicialmente se


Falacias anticomunistas

Hay posturas anticomunistas que quieren inhibir su participación y frenar su legítimo esfuerzo de incidir en la realidad nacional. Algunos medios de prensa quisieron establecer que los problemas originados en el oficialismo por el caso de cuatro comuneros mapuches en huelga de hambre tuvieron origen en una en


Guevara: acción, pensamiento y valores vigentes

Guevara: acción, pensamiento y valores vigentes. Actuó en consecuencia sin esperar jamás un tributo, un homenaje, alguna prebenda o posición. Perezosos, indolentes, conservadores, pseudorevolucionarios, incoherentes, quieren pregonar que la acción y el pensamiento de Ernesto Che Guevara no tienen vigencia.


Derechos Humanos en el presente

Derechos Humanos en el presente. Los porfiados hechos demuestran la falacia y la equivocación de pretender sustraer las materias de derechos humanos y las consecuencias de los gravísimos y dramáticos crímenes que se cometieron durante la dictadura a un asunto del pasado. La carta de ex jefes de uniformados de


En Los 76 Años De El Siglo

 


                            En Los 76 Años De El Siglo

 Editorial
El Siglo - 31/08/2016

La prensa democrática, popular y contrahegemónica debe ser una herramienta útil para el pueblo y para encarar los procesos de cambio, de transformaciones.

Editorial. El Siglo. Este es uno de esos períodos en donde es fundamental el papel de los medios de prensa -en sus distintas plataformas- en el proceso social, económico, político y democrático-popular que vive el país.

Distintas voces de la sociedad chilena hacen ver la magnitud de la incidencia de las comunicaciones en los pensamientos y comportamientos de la ciudadanía en estos momentos por los que transita Chile.

Específicamente, gravita hoy la prensa en el proceso de transformaciones y reformas que se están llevando adelante, en los movimientos sociales y ciudadanos expresados de manera multifacética, y en el debate ideológico y la batalla de las ideas.

Esas son reflexiones que se comparten en la laboriosa tarea que cumple actualmente el periódico El Siglo, que este 31 de agosto arriba a su aniversario 76.

Más allá del periodo y la contingencia que se asume en la labor periodística actual, se trata de más de siete décadas en que El Siglo ha seguido una línea editorial de compromiso intachable con las reivindicaciones y derechos del pueblo y de los trabajadores, con los proyectos revolucionarios y transformadores, con las luchas en contra de tiranías instaladas salvajemente en el país, con la defensa de los derechos humanos y con el esfuerzo de entregar una información y un análisis de calidad y profundidad.

Es un hecho que trasciende el tiempo y el propósito de este periódico, el que haya sido fundado por un obrero tipógrafo -labor base de la prensa-, fundador de la primera organización de la clase obrera chilena y del Partido Comunista de Chile, Luis Emilio Recabarren. Y sus palabras sabias tienen vigencia actual:

“La prensa obrera tiene por misión sagrada, contribuir a la ilustración y difundir la cultura en las costumbres de los pueblos. Un periódico que llegue a las manos de un hijo del trabajo, debe ser un libro en el cual encuentre la savia vivificante para fortalecer el espíritu, cuando abatido por las luchas de la vida, se siente adormecer. Debe llevar en sus caracteres palabras de enseñanza y de ejemplo, en estilo claro y correcto que revele la buena intención de la pluma que los traza. Debe rebatir, las ideas del adversario o del amigo, cuando no las crea buenas, con cultura, moderación y altura de miras, procurando convencer al que crea que marcha extraviado con buenas razones y con argumentos que se basen en la lógica y en un criterio sano y despejado…Los periódicos obreros que se estilen en esa forma merecerán siempre el honor de las atenciones, la consideración de los adversarios, las simpatías de los lectores e ilustrarán a los que necesiten de la enseñanza y contribuirán a hacer desaparecer los malos hábitos”.

En efecto, la prensa democrática, popular y contrahegemónica debe ser, antes que nada, una herramienta útil para el pueblo y para encarar los procesos de cambio, de transformaciones, así como de construcción de una nueva sociedad sustentada en la equidad económica, la justicia social, la solidaridad humana, la democracia participativa y la soberanía.

Hay que actuar con la verdad y saber exponerla. Comunicar con claridad, precisión y oportunidad. No temer al debate ni esconder polémicas necesarias. Materializar una labor responsable y profesional. Entregar antecedentes, contexto, datos, información, y no quedarse en la consigna o el argumento inconsistente. Hay que aplicar las nuevas tecnologías comunicacionales y dar cuenta de los cambios en la sociedad.

No siempre se puede realizar todo aquello, pero es la aspiración de El Siglo, que jamás dejará de reconocer su línea editorial y su compromiso social.

Son siete décadas donde se debe el reconocimiento a cientos de tipógrafos, trabajadores de imprentas, obreros de la prensa, periodistas, personal administrativo, que realizaron encomiables sacrificios y tuvieron un meritorio desempeño para garantizar que los ejemplares del diario llegaran a las manos del pueblo. Incluso en tiempos de clandestinidad.

La labor se torna más difícil cuando hay un Estado que distribuye inequitativamente el avisaje priorizando por los medios empresariales y privados, cuando no hay una legislación que garantice la pluralidad informativa incluyendo al mundo social y público, cuando es tan poderosa la instalación de una cultura neoliberal y enajenante, cuando se lee menos y se promociona mal la educación cívica y política, y cuando hay presiones conservadoras y prejuicios ideológicos que golpean a la prensa de los trabajadores y del pueblo.

Son 76 años de labor fructífera, de un continuar permanente junto al pueblo, que como sea, tienen instalado en la historia de la prensa chilena y en el marco de los medios de comunicación, a este periódico que no es único, pero que es necesario si se quiere conocer la realidad nacional e hincarle el diente a los procesos que vive Chile.

Publicado por: www.elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.