Sábado 20 de Octubre del 2018

Más articulos

Chile cambió en estos cuatro años

Y cambió para bien. Hubo una conjunción de voluntades y esfuerzos que terminaron en logros. En un camino de transformaciones -dando cuenta de nuevos tiempos y demandas de la sociedad- convergieron trabajo y compromiso del movimiento social, de legisladores, del Gobierno y de fuerzas políticas para avanzar en


Una situación de extrema gravedad

Una situación de extrema gravedad. Es grave que la Operación Huracán resulte una farsa y que mandos de Inteligencia policial estén involucrados en eventuales ilegalidades (…).


Cuando las instituciones no funcionan

Hoy cojean muchas instituciones del país y el tema toma prioridad en un país que se quiso vender como serio, eficiente y muy democrático. El descalabro de la Operación Huracán reivindicada por Carabineros para culpar a mapuches de incendios contra iglesias, camiones y maquinaria, se suma a otros problemas, c


Defender las conquistas del pueblo

Defender las conquistas del pueblo. Es imperativo levantar una defensa maciza de las transformaciones de los últimos cuatro años que tienen un claro beneficio las familias chilenas. Se abre un periodo difícil para el pueblo, los trabajadores y la sociedad civil, con la llegada de la derecha a La Moneda.


Un día crucial

Este domingo 17 chilenas y chilenos deben expresar su voluntad y participar en el proceso electoral para elegir al próximo Presidente de Chile, como parte de las muchas luchas sociales y políticas que se desarrollan a lo largo del país y de forma diversa.


¿De qué crisis estamos hablando?

 

 

¿De qué crisis estamos hablando?

El Siglo - 05/08/2016

Todo indica que lo que está instalado realmente en nuestro país en este periodo, es la disputa a fondo del Chile que se quiere.

Editorial. El Siglo. Ricardo Lagos afirmó que Chile vive la peor crisis política e institucional de los tiempos del siglo XX y siglo XXI. José Piñera retornó para defender el modelo neoliberal y las AFP. Los empresarios advirtieron que este es uno de los peores periodos de la economía nacional. Segmentos conservadores dentro de la Nueva Mayoría quieren desvirtuar el sentido de las reformas y la derecha recurre a todo lo que tiene a mano para anular y echar atrás las transformaciones progresistas.

En contrapunto, Guillermo Teillier afirmó que lo que existe es una confrontación entre quienes desean mantener el modelo económico e institucional heredado de la dictadura y los que quieren hacer cambios y transformaciones. Michelle Bachelet sostuvo que el gobierno y la Nueva Mayoría son capaces de conducir cambios exitosos para el país y apela al juego limpio. El movimiento ciudadano volvió a instalar una demanda de cambio, estas vez para terminar con el sistema privado de pensiones expresado en las AFP. Sectores progresistas, democráticos y de izquierda siguen impulsando las reformas, respaldan el proceso constituyente y aspiran a una nueva Constitución.

Todo indica que lo que está instalado realmente en nuestro país en este periodo, es la disputa a fondo del Chile que se quiere, es el debate en torno a la sociedad a la que se aspira, es la confrontación ideológica, política, de ideario, de propuestas, entre el progresismo y el conservadurismo. Se asiste a la agudización de la contradicción democracia-neoliberalismo.

Más que crisis política, lo que hay es una fuerte disputa en torno del proyecto-país. Más que crisis institucional, lo que existe es una exigencia de cambiar las bases constitucionales del país.

Junto a eso, se constata que lo que sí entró en crisis es el modelo económico e institucional impuesto por la dictadura, así como las prácticas corruptas, irregulares y abusivas que se ejercieron durante el régimen militar y se extendieron durante varios años de la democracia formal.

Nadie podría negar que en el país se vive una situación de crisis de credibilidad y de confianza en la política, en los partidos, en el Parlamento, en los empresarios, en los grupos financieros e incluso en otros ámbitos como las entidades del fútbol profesional.

Pero ocurre que lo anterior no es consecuencia de políticas y acciones de estos años recientes, sino secuela del sistema impuesto por la dictadura y de deficiencias de fondo del proceso de transición pactada sustentada en la política de los consensos.

El país vive tensiones y episodios convulsos propios de reformas y transformaciones que implican cambios sustanciales en ámbitos tan fundamentales como la tributación, la educación, lo laboral, las leyes electorales, las pensiones y el encarar políticas sociales de alcance mayor, a los que se oponen fuertes poderes económicos, políticos y mediáticos.

Por lo demás, en el país está en desarrollo todo un proceso político intenso y amplio, en un marco de libertades y derechos, incluso mejorado con la reforma electoral que se hizo durante este gobierno y promovido por las fuerzas democráticas y de izquierda. Está en curso el desempeño y trabajo de las instituciones, incluso asumiendo deficiencias estructurales con nuevas normas, y encarando situaciones negativas y deficitarias.

Hay evidencias objetivas de que se avanzó en desnudar las situaciones de corrupción e irregularidades, se dio luz verde a la fiscalización y la transparencia, se aprobaron leyes de probidad, de anti-colusión y anti-corrupción, están en marcha procesos judiciales contra políticos y empresarios que violaron la ley.

Lo que ocurre es que segmentos disidentes de las políticas del gobierno, personeros oportunistas, y sectores conservadores y de derecha, quieren convertir, por arte de magia, la fuerte confrontación democracia-neoliberalismo, progresismo-conservadurismo, en una supuesta crisis política e institucional, en un supuesto desorden que impide crecer económicamente y hacer inversiones, en una supuesta situación de ingobernabilidad sin caminos de salida.

Hay una disputa en torno del proyecto-país. Frente a eso, no es la desazón o el fuego amigo o los cañonazos entre las fuerzas democráticas la manera de encontrar los mejores caminos. Este es un tiempo decisivo de defender las reformas, de impulsar los cambios, de instalar las demandas sociales, de movilizar al pueblo, de unir las fuerzas progresista y de izquierda, de mejorar las gestiones, de vitalizar propuestas transformadoras, pensando en un futuro que requiere que el país siga cambiando.

www.elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.