Martes 07 de Julio del 2020

Más articulos

LOS DOS

Cuento de Roberto Farías Vera. Dedicado a mis queridos amigos: Luis Maray y Leonarda Caroca. Aquella mañana sueca, en que el calendario señalaba el especial día consagrado al advenimiento del sol, José Luis reflexionaba en su balcón un poco ajeno: al vuelo de las gaviotas, al transitar insolente de los cu


Cuentos de David Manuel Espinoza Medina, de su libro Relatos Sórdidos

”Iniciada la lectura de los primeros cuentos de este libro los restantes se leen con avidez, como si cada una de las situaciones descritas fuesen parte de nuestro propio entorno o de nuestros recuerdos. Los hechos conmueven por su crudeza. Dibujados con pinceladas gruesas no admiten sino el lenguaje duro de l


El crimen perfecto

Cuento de David Mc Conell. El crimen perfecto. En el trayecto por el pedregoso camino, una mujer de ochenta años aproximadamente, de cabellos grises, le pidió a Juan ser transportada en su citroneta algunos kilómetros hasta su hogar. Juan se dirigía, como todos los veranos, a la casa del tío en el sur a pasa


,El Mojón

Cuento de David Mc Conell. - El Mojón. Sonaba la campana y el Profesor jefe del cuarto medio del Liceo Municipal ya estaba frente a la puerta de la sala de clases. Al percibir una gran trifulca y ruido de sillas rodar por el piso se apresuró a abrir la puerta. Grande fue su sorpresa e indignación al ver a do


La Quitada

Cuento del escritor Chileno David Manuel Espinoza Medina: La Quitada. A los diez años el Caluga huyó del Sur debido a las palizas que su madrastra le propinaba cuando él se orinaba en la cama. En Santiago durmió bajo el puente Recoleta hasta que conoció a un viejo monrero que lo cobijó y lo llevó a los traba


Una mas, del exilio‏


                        Una mas, del exilio‏

A veces tengo temor de repetir sucesos que han sucedido en mi exilio, porque nosotros, que no somos escritores profesionales, no tenemos nuestros recuerdos debidamente archivados y ordenados, de repente, a raiz de algun comentario, vuelven a la mente, otras historias, otras vivencias.

La cosa es que el que escribe, había "caído" en Villabo, ciudad de Colombia. Capital de los Llanos Orientales, pero como cada pueblo tiene su lenguaje aparte, allá se llama Villabo...y punto.

Viví allí casi un año, en una esplendorosa miseria. No hallé ocupacion pagada, pero de la otra, sí que tenía bastante. Escribía artículos para una revista de estudiantes universitarios, bajo el pseudónimo de Sim Kamil. Muchos creían que el autor de los escritos era algun árabe.

Algunos estudiantes se acercaban a mí, llenos de confusiones. En las escuelas primarias les habían convencido que Dios había creado todo.Y ahora en la Universidad les estaban entregando una version diferente, una explicacion científica, con aquello de Kant y Laplace, de Darwin y de Newton.

Tenía bastante ocupación con las JJCC colombiana. Mostrando como se mejora la propaganda, enseñando como se pueden ampliar imágenes pequeñas a cualquier otro tamaño. De donde creyeron que yo era un experto de la Brigada Ramona Parra.

Decidí regresar a Bogotá,para lo cual me regalaron algun dinero y un paquete con ropas, en que todas eran de talla menor que la mía. Pensé que si no me iban bien a mí, le servirían a otros.

De paso, quiero describir algunas características de la Bogotá que conocí.. En aquel entonces era una ciudad de cinco millones de habitantes. Allí una multitud de enfermos físicos y psíquicos, llenaban las calles,mostrando sus dolencias y miserias. Tampoco estaban solos, porque otra enome cantidad de mendigos y menores abandonados les hacían compañía.

Había un gran número de Iglesias, siempre colmadas de fieles, pero tambien otro gran número de "Templos" ofrecían suerte, salud y bienestar, junto con medicamentos milagrosos o prendas de vestir con propiedades mágicas. Parece increíble que tan chapucera charlatanería había alcanzado un elevado grado de respeto.

En algún parque de la ciudad, una escultura de bellas formas, mostraba a una joven semi desnuda, recogiendo agua en su cántaro. Y ocurrió que se anunció la visita de el Papa. Ante tal evento, un grupo de creyentes, tan bobalicones y piadosos como incultos, cubrió con ropas la escultura, para no "ofender" al santo patrono de la Iglesia.

Ya en Bogotá,descubrí que un gran escandalo agitaba a la sociedad, se trataba de dos refugiados chilenos, ella y el, se habían negado a pagar la cuenta del Hotel en que se hospedaban, alegando no tener dinero.

La polémica había subido de tono, dividiendo a la prensa en dos bandos. Unos exigiendo sanción y otros proponiendo humanismo, en razon de que ambos veian huyendo de una feroz dictadura militar.

Decidí entonces donarles las ropas que me habían regalado y dejé el paquete en el hotel. A ellos no los ví.

En ése tiempo se produjo un cambio en mi situuacion y el trabajo que había conseguido, exigía todo mi tiempo.

Años despues ,en algun sitio de Göteborg, se reunió un grupo de refugiados políticos chilenos, con la idea de "chamullar" y relatar sus personales experiencias del exilio. Hubo risas y llantos.

Uno de los presentes, el "flaco G"habló de su transito por Colombia y su odisea en el hotel. Recordó haber recibido un paquete con ropas, aunque nunca supo quien se las había regalado.

Raúl Valdivia

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.