Un aporte a la conciencia del pueblo y de los trabajadores. Un papel importante a jugar en la batalla del plebiscito y nueva Constitución.

Equipo ES. 31/08/2020. El viernes 28 de agosto se efectúo una Peña Virtual en homenaje al periódico El Siglo. En esa oportunidad, se conocieron los saludos de Guillermo Teillier y Lautaro Carmona, presidente y secretario general, respectivamente, del Partido Comunista de Chile.

El Siglo, desde su fundación y por largas décadas, fue el órgano oficial del PC, y sus dirigentes y militantes cumplieron una labor decisiva y abnegada en su nacimiento, desarrollo y proyección, aportando a su sobrevivencia, a sus contenidos, a su distribución.

Eso incluyó una valiente actividad en tiempos de clandestinidad, una decidida acción durante periodos como los tres años del gobierno del Presidente Salvador Allende, y en las últimas décadas de procesos sociales y políticos transformadores. Nunca El Siglo ha dejado de reconocerse en el ideario de Luis Emilio Recabarren, de los comunistas, de los trabajadores, de la emancipación y de procesos destinados a conquistar una sociedad con justicia social, equidad económica y democracia real y participativa. Desde allí cumplió su labor informativa, analítica, ilustradora y educadora, como uno de los periódicos gravitantes en el escenario comunicacional y ahora, uno de los más antiguos del periodismo nacional. Siempre aportando al equilibrio informativo y garantizar el derecho a la información.

En este contexto se produjeron los saludos de las más altas autoridades del Partido Comunista de Chile en la actividad cultural virtual por los 80 años del periódico.

Guillermo Teillier. Presidente del PC

“Estamos celebrando los 80 años del diario El Siglo. Se mantiene la tradición que viene desde Luis Emilio Recabarren y que pasando por diversas vicisitudes, de destrucción de sus imprentas, sus editoriales, la persecución de sus periodistas, la muerte y la tortura, hoy día El Siglo vive y vive con todas sus fuerzas.

Se ha transformado en un verdadero David contra un Goliat que lo conforman todos los monopolios empresariales de los grandes medios de comunicación. Pero el que está en la senda correcta es El Siglo, porque está al lado del pueblo y de sus luchas, y está siempre defendiendo a las trabajadoras y a los trabajadores de Chile. Más aun cuando tenemos hoy a 3 millones de personas cesantes.

También El Siglo es un adalid en la lucha por nueva Constitución, y el primer gran paso es el plebiscito del 25 de octubre, en el que sabemos que El Siglo será un gran actor que nos ayudará y nos guiará en nuestros pasos y con sus contenidos.

Quiero saludar al director de El Siglo, compañero Hugo Guzmán, a todas y todos los que laboran en El Siglo actualmente, a los que contribuyen con él en esta labor, y hacer un recuerdo de todas y todos los que han pasado por sus páginas, por sus oficinas, en todos los tiempos y creo que hay que hacer honor a todos aquellos que han ido edificando no un edificio material, sino una conciencia clara de lo que hay que hacer y de lo que el pueblo de Chile tiene que hacer con toda su fuerza, unidad y coraje, como lo ha demostrado desde el estallido social del 18 de octubre pasado.

Saludar también a todos los que han acompañado a El Siglo, entre ellos a muchos artistas, y recordar que El Siglo es un vector cultural -empleo la palabra que está de moda-, y todos podemos ser contribuyentes para que El Siglo siga adelante. Yo llamo a eso, a que sigamos contribuyendo con mucha más fuerza a este diario que tanto nos ha entregado durante tantos años. Y que tiene todavía muchos más años, y que tiene mucho que hacer. Tendrán que perfeccionarse muchas cosas, tendrá que modernizarse, todo lo que se quiera, pero hay algo que creo que este diario tiene, y es el espíritu de lucha que nos representa a todos.

Así que celebremos con alegría este 80 aniversario y siempre digamos que es un honor para nosotros contar con todas estas personas, mujeres y hombres, que al laborar en El Siglo, tanto han contribuido a hacer luz a un pueblo al que se le quiere someter a la oscuridad. Sé que habrá éxito en esta batalla.

Lautaro Carmona. Secretario General del PC

Nunca imaginó El Siglo, sus trabajadores y trabajadoras, su director, hoy Hugo Guzmán, que iban a realizar su aniversario, los 80 años, en condiciones de desmovilización social por una pandemia y que iba a ocurrir a través de celebraciones virtuales. Esto tiene que ver con los tiempos, el avance de la tecnología, y que permite que la actividad virtual tenga una masificación popular muy grande. La vocación de llegar a muchos está funcionando.

El Siglo marca hoy 80 años, pero diría yo, en tanto continuador de otros periódicos de los trabajadores, cubre todo el siglo XX y entrando largamente en el siglo XXI. Cuántas cosas ha vivido El Siglo, que son las cosas que ha vivido la sociedad chilena. Se nombró la traición de González Videla, que tuvo consecuencias para el diario El Siglo. La labor de sus trabajadores, de imprentas, en la clandestinidad. La propuesta cultural, poética, del Premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda. El triunfo de la Unidad Popular y del Presidente Salvador Allende. Los tiempos de la dictadura y de la nueva clandestinidad. Es decir, ha recorrido de la mano de las trabajadoras y de los trabajadores, las páginas más impresionantes que ha vivido la historia de Chile.

Acompañó las cuatro elecciones a Salvador Allende. En pocos días más vamos a celebrar el cincuentenario del triunfo de la Unidad Popular que encabezaba Allende y que alcanza una victoria que lo transforma en el Compañero Presidente y se inicia un proceso de transformaciones comprometidas con el pueblo, en la perspectiva de llevar adelante una revolución democrática con una perspectiva socialista, a la chilena como decía Allende, con empanada y vino tinto, con la peculiaridad del país, que es lo que no soportó el imperialismo y los privilegiados intereses de un puñado de oligarcas y capitalistas.

En cada uno de esos momentos estaba el periódico El Siglo. Cuánta gente se formó, e incluso gente como autodidacta realizó sus primeras lecturas en el diario El Siglo. Recuerdo los tiempos en que como jóvenes nos vinculábamos a la difusión de El Siglo, los días domingos, “Domingos Insurgentes”, llevando el periódico a distintas poblaciones. Éramos muchachos repartiendo el diario y muchas veces el dueño de casa nos hacía pasar y nos interrogaba sobre el contenido del diario y entonces había que estar preparado con los contenidos y ahí empezábamos a leer los artículos, las notas editoriales, y comenzábamos a formarnos en los primeros instrumentos del punto de vista teórico, político, de qué se trata la propuesta de los comunista, poder explicarla bien, por qué había que luchar por la emancipación de las y los trabajadores, por qué había que ir hacia una nueva sociedad. El conocimiento, la formación, la posibilidad de explicar surgía no solo de la lectura, sino de la exposición de esa lectura de El Siglo, en el debate con la vecina y el vecino. Asocio a mi formación militante lo que fue la promoción, la venta, la defensa de sus contenidos, del periódico El Siglo. Eso marcó a muchos y a muchas comunistas que desde muy jóvenes nos fuimos formando en ese tipo de debate y con argumentos.

Creo que El Siglo constituye un instrumento clave en la formación de conciencias necesarias para la transformación de la realidad.

En lo actual, el valor que tiene en un momento conquistado por la movilización social, y que tiene una marca de transformación muy grande, me refiero al 25 de octubre, el plebiscito por nueva Constitución conquistado por la movilización de la dignidad.

Creo que El Siglo ha conquistado un pedacito del corazón de hombres y mujeres que sienten, y ayudados por esta orientación, que a través de la promoción, adquisición, lectura, asimilación de argumentos, se sienten más cerca de lo que nos legara Salvador Allende con gran visión histórica.

Mi reconocimiento a las y los trabajadores de El Siglo, mis deseos de que se multipliquen las posibilidades de desarrollo y proyección, y mi felicitación por la tarea que en la adversidad, incluyendo lo que hoy se vive, desarrollan y cada día hacen nacer en las páginas virtuales con su voz y un nuevo ejemplar de El Siglo, recogiendo esa herencia de Luis Emilio Recabarren. Felicitaciones, y comparto la idea de que sean los primeros ochenta de muchos otros ochenta años de El Siglo, porque le hace falta a las y los trabajadores en esta sociedad que debemos transformar con una perspectiva de humanismo y un mensaje que sea la felicidad para todas y todos.