Viernes 14 de Agosto del 2020

Más articulos

¿Existe la Clase media?

por David Mc Conell. ¿Existe la Clase media? El concepto “clase media” es utilizado en Chile por casi todos los sociólogos y políticos., y desde el arribo de la pandemia universalizado por los medios de comunicación. ¿Qué es clase? Diremos en general…conjunto de objetos, cosas, individuos, elementos, fenómeno


La democracia en cuarentena

por Lorena Fries y Constanza Schönhaut Llama la atención la restricción del pluralismo en la televisión y las detenciones de periodistas, que buscan cumplir con la obligación de informar a la ciudadanía de forma objetiva sobre lo que está ocurriendo. Como nunca, los canales de televisión –uno


Por Atilio Borón: Una reflexión sobre la pandemia y el fin de la era neoliberal

Por Atilio Borón: Una reflexión sobre la pandemia y el fin de la era neoliberal. El coronavirus ha desatado un torrente de reflexiones y análisis que tienen como común denominador la intención de dibujar los (difusos) contornos del tipo de sociedad y economía que resurgirán una vez que el flagelo haya sido c


Chile y la violencia

Por: Patricio González. Analista. - Chile y la violencia. El gobierno, dirigentes de derecha, empresarios y medios, se han dedicado a catalogar al movimiento social como una expresión de delincuentes y vándalos.


Bancarrota

Por Manuel Riesco. Economista. CENDA. - Bancarrota. El sistema político no ha logrado encauzar la inmensa energía del alzamiento de su pueblo realizando la reforma más necesaria para recuperar su confianza.


¿Existe la Clase media?

 

¿Existe la Clase media?

El concepto “clase media” es utilizado en Chile por casi todos los sociólogos y políticos., y desde el arribo de la pandemia universalizado por los medios de comunicación.

¿Qué es clase? Diremos en general…conjunto de objetos, cosas, individuos, elementos, fenómenos, que se distinguen por determinados rasgos y conforman un todo. Para las ciencias es importantísima la clasificación, es una necesidad, es el punto de partida de cualquier nueva investigación acerca de un fenómeno, y a su vez todo nuevo descubrimiento echa por tierra o remueve los cimientos de la vieja clasificación. La clasificación está destinada a uso constante en cualquier ciencia o esfera de la actividad práctica. Los límites de la clasificación son siempre condicionados y relativos. Con el avance de las ciencias las clasificaciones se hacen más exactas. En la clasificación se deben tomar en cuenta caracteres esenciales del fenómeno, objeto, o cosa a clasificar. La ciencia como forma de la conciencia social es un sistema de conocimientos corroborados por la práctica, será por tanto la práctica el principal criterio de verdad. Dicha verdad pasa a ser objetiva, independiente de nosotros.

Hay clasificaciones cuyo fin estriba en la selección de rasgos no esenciales para lograr el fin propuesto de ante mano. Tales clasificaciones las denominaremos artificiales y a ella nos referiremos en la primera parte de este artículo. La mal llamada “clase media”.

El Presidente de la República Sebastián Piñera se ha auto calificado como miembro de la clase media. Pregunte Ud. a los “especialistas”… ¿Qué es clase media? y tendrán serias dificultades para coincidir en una definición. Con la pandemia, la cesantía, y las ollas comunes, se han visto obligados a reconocer diferencias en la propia “clase media” y popularizan el término “clase media pobre”.

Los límites y la definición de “clase media” aceptados por el actual gobierno y por casi todos los partidos políticos, fueron dados por la Asociación de Investigadores de Mercado (A.I.M.) basada en la encuesta CASEN (2016, 2017, 2018) y la Encuesta de Presupuestos Familiares. Coincidente con la escala propuesta por Libertad y Desarrollo, el principal antecedente para la calificación de pertenencia a la “clase media” es la cuantía de lo percibido mensualmente por grupo familiar de cuatro personas. Los criterios de casi todos los institutos de investigación dedicados al tema no difieren en lo esencial. Las diferencias, cuando las hay, están referidas a la cuantía de los montos percibidos. (Varían entre $ 20 000 a $50 000) para ser clasificado miembro de una u otra “clase”, clase media o clase media pobre. Las conclusiones de la encuesta CASEN son producto de las entrevistas a un par de miles de personas, la radiografía expuesta en cifras refleja una pálida sombra, un bosquejo, una mancha, sobre lo que se debe opinar y discutir. Si esa es la radiografía, a ella nos referiremos.

Existirían en Chile tres clases.

1) Clase alta (El término menos usado)

2) Clase media (el término más usado) Integrada por tres subgrupos: a, b, c

3) Clase baja.

La clase media (2) a la que nos referiremos en particular, la subdividen en tres partes: a) Clase media alta. (No confundir con clase alta)

b) Clase media.

c) Clase media baja.(no confundir con clase baja)

a) La clase media alta, recibiría mensualmente entre

$ 1.878.000 y %2.500.000.

b) La clase media, recibiría mensualmente entre $ 1.252.000 y $1.878.000

c) La clase media baja recibiría entre $626.000 y $ 1.252.000.

La clase media en su totalidad, a) b) c, ) estaría constituida por el %68,5 del total de la población. 12, 3 millones de personas. (18 millones de habitantes)

La clase media alta a), sería el %10, de %68,5

La clase media b), sería el %26,7, de %68,5.

La clase media baja c), sería el % 63,1, de %68,5.

Insistimos… los montos mensuales son por grupo familiar de cuatro personas. O sea un grupo familiar de la clase media baja, en donde trabaja una persona y recibe $ 626.000, cada uno de sus miembros vive con $156.000. No olvidar, la clase media baja representa el % 63,1 del total de la población considerada clase media (%68,5). Si una persona percibe mensualmente $ 626.000 para alimentar a su familia de cuatro personas, considérese afortunado, no es pobre, no es clase baja, es clase media baja, pero “clase media” al fin y al cabo. Si el máximo de dinero recibido por la clase media alta es de $2.500.000, cada individuo (hogar de cuatro personas) vivirá con $625.000.

Todos estos datos (CASEN 2016-2017-2018) aunque muestran en parte el drama de la mal llamada “clase media” ensombrecen la realidad que es más dramática aún. El sueldo mínimo de un trabajador es de $320.000. La mitad de los trabajadores gana menos de $350.000, el resto de los trabajadores gana algo más acercándose a los $400 000 35%, hasta llegar a los $500.000 y un poco más (15% de los trabajadores). La misma encuesta CASEN nos dice que el 50% de las pensiones es menor a $170-000. El 20,7 % de la población se encuentra en lo que denominan pobreza multidimensional equivalente a 3.531.000 personas, siendo la línea de pobreza $170.000. Según la presidenta del gremio de las asesoras del hogar, en Santiago, la mayoría de las 300.000 trabajadoras percibe menos dinero que el mínimo y sin contrato, a pesar de existir una ley que lo prohíbe. La ley no asignó dineros para contratar inspectores.

La encuesta CASEN consulta también acerca de la escolaridad, los enceres poseídos, comuna en que vive, etc. Esos antecedentes solo sirven a los organismos estatales para hacer más dificultosa la entrega de ayuda o bonos a los más necesitados. En el esquema de “clases”, determinado por la cuantía de dinero recibida, no juegan ningún rol si es propietario de medios de producción o de si vende su fuerza de trabajo. Queda claro que el esquema de clases sociales esconde las reales diferencias de clases de una sociedad dividida en clases sociales antagónicas.

Las definiciones y límites del concepto “clase media” tienen que ver con la necesidad de los gobiernos de turno de reducir al máximo en las estadísticas, las personas “vulnerables” o en situación de pobreza, para dar una imagen triunfalista y no aumentar el “gasto público”. El objetivo es agrandar lo más posible a la “clase media”, aunque solo sea en el plano subjetivo, hacernos creer o sentirnos parte de una clase que no sea la “clase baja”. Después del golpe de Estado en 1973, se prohibieron no solo las palabras “compañero” y “camarada”, sino también los conceptos: “clase obrera”, “burguesía”, ”imperialismo”.

El concepto de ”clase media” creado por la sociología burguesa se va dotando de contenido arbitrario lentamente, hasta influir de tal manera ideológicamente en la población que todos repiten pertenecer a ella. Lo observamos en las poblaciones, lo escuchamos en entrevistas de casi todos los políticos por televisión. A la “clase media” podría pertenecer hasta un 90 % de la población ocupada. En ella contemplan a sectores muy diversos que van desde grandes poseedores de medios de producción, pequeños empresarios, PYMES, pasando por profesionales, artesanos, comerciantes, etc. y la mayoría del proletariado con una remuneración superior al mínimo establecido como sueldo vital. Se borran así las reales fronteras de clase de la sociedad. El concepto “clase media” no desvela la real pertenencia a una clase, obnubila el real grado de explotación. Crea la ilusión de haber salido del estrato “inferior de la sociedad” por el solo hecho de recibir un salario un poco superior al mínimo establecido. La sociología burguesa, al contemplar uno o dos elementos de la definición de clases en la estratificación de clases, busca directa o indirectamente resguardar sus propios intereses al influir con sus ideas en la conciencia de los trabajadores.

Clase alta.

Hemos dejado para el final a la Clase alta para concluir con más claridad la nula cientificidad de la estructura de clases propuesta por la sociología burguesa

Según la revista FORBES las lista de las personas más ricas de Chile estaría encabezada por Iris Fontbona Horst, viuda de Andrónico Luksic (9800 millones de dólares). Horst Paulman (3700). Sebastian Piñera (2500). Bernardo Matte ( 24000). Eliodor Matte (24000). Patricia Matte (2400). Julio (1400). Roberto Angelini (1100). Luis enrique Yarur (1000).

Sumados son 28.600 millones de dólares, igual al 7% del PIB. Agreguemos que la revista FORBES concluye los lugares por la cuantía de lo declarado que dista ser en todo el mundo muy lejos de la realidad. O sea podríamos concluir a grosso modo que 20 o 30 familias poseen entre el 10 y el 15% del PIB en Chile. Pensemos ahora en los capitalistas extranjeros, especialmente norteamericanos, dueños del cobre y con inversiones en todas las ramas de la producción, servicios. comercio, telecomunicaciones etc.

Según la clasificación de CASEN pertenecería a la clase alta todo aquel que gane más de 2 millones 500 mil pesos, puesto que el tope de la clase media alta sería esa cifra. Clasifican entonces a cualquier profesional con una remuneración superior a 2millones 500mil pesos junto a los Piñera, los Matte, los Luksic, Ponce Leru, Angelini, Yarur, Saieh, Paulman. Los parlamentarios serían super ricos. No puedo dejar de recordar que cuando los parlamentarios se subieron el sueldo Viera Gallo argumentó a favor explicando que “si no fuese así sería muy fácil comprarlos”.

Elementos teórico-metodológicos para determinar un esquema general de la estructura de clases de un país cuyas relaciones de producción dominantes son capitalistas

Han transcurrido cien años desde que Lenin en Julio de 1919 escribiera su artículo “Una gran iniciativa”. En él nos da una definición de “clases sociales” que por su actualidad es necesario tener en cuenta en cualquier investigación sociológica acerca de la estructura de clases.

Una definición o clasificación no es la investigación propiamente tal, pero es un punto de apoyo imprescindible. Es un punto de partida sin el cual tendríamos que recorrer nuevamente con respecto al objeto de estudio, el largo camino teórico desde sus orígenes, sería como redescubrir la pólvora en cada investigación, repetir su historia.

Nos referimos, a las definiciones y clasificaciones científicas tendenciales corroboradas por la práctica. Definiciones que son el punto de partida de nuevas investigaciones, necesarias e imprescindibles acerca del fenómeno estudiado. Las definiciones científicas al abarcar los rasgos más generales y esenciales nos permiten observar el fenómeno incluso en las transformaciones ocurridas producto de su propio desarrollo, siempre que no haya cambiado su esencia. La esencia es más estable que el fenómeno, al cual le es inherente la movilidad y el cambio. Si la investigación profundiza en la esencia del fenómeno se puede pasar de la esencia de primer grado a la de segundo grado, y así sucesivamente. La explicación responde a aquellos teóricos, incluso de “izquierda”, que de manera absoluta dicen que la “esencia” del capitalismo ha cambiado y no puede compararse con los tiempos vividos por Marx. Engels y Lenin. Algunos se atreven incluso a decir que con la robotización desaparecería la clase obrera. Les respondemos… Si con 3 , 5, o 7 puntos de aumento de la cesantía hay explosiones sociales en todo el mundo habría que imaginarse lo que sucedería con un aumento superior.

Definición de clases de Lenin.

“Las clases son grandes grupos de hombres que se diferencian entre sí por el lugar que ocupan en un sistema de producción social históricamente determinado, por las relaciones en que se encuentran con respecto a los medios de producción (relaciones que las leyes refrendan y formulan en su mayor parte), por el papel que desempeñan en la organización del trabajo, y , consiguientemente, por el modo y la proporción en que perciben la parte de riqueza social de que disponen. Las clases son grupos humanos, uno de los cuales puede apropiarse el trabajo de otro por ocupar puestos diferentes en un régimen determinado de economía social”. (V. I. Lenin. OE en 3 t. t 3 pág. 228. Ed. Progreso. Moscú. 1965)

Los criterios establecidos por Lenin son un todo orgánico y sus elementos integrantes estrechamente ligados. Contempla los modos de producción basados en clases sociales antagónicas hasta ahora conocidos, o sea, los regímenes de explotación del hombre por el hombre…el esclavismo, feudalismo y capitalismo. La definición será incluso un elemento importantísimo en la investigación de la estructura de clases de un país en donde el poder político y económico está en manos de la clase obrera, en alianza con otras clases y capas.

La primera indicación de Lenin en su definición de clase, es:…son grandes grupos de hombres”. Importante es recalcarlo pues al hacer comparaciones entre individuos se arriba a errores garrafales. Dos peluqueros realizan el mismo trabajo pero uno trabaja solo en su casa, en su barrio y el otro en una peluquería con doce peluqueros contratados por una pequeña empresa. (PYME), en el centro de la capital. Es la misma profesión y realizan la misma actividad pero no pueden ser considerados iguales. El segundo es un asalariado, trabaja para un pequeño empresario, el primero es su propio empresario y a su vez un trabajador. Error fácil de constatar en los criterios de la encuesta CASEN al igualar a dos individuos por un solo elemento, por ejemplo la cuantía del salario, o la posesión de una casa, o auto, o la cantidad de hijos, o la escolaridad, o el barrio donde habita, etc. no concluye necesariamente la pertenencia a una clase social. A lo más se podrá constatar que esa persona tiene un salario igual o mejor   que otra. Un obrero del cobre que gana mensualmente más dinero que un campesino que trabaja una “hijuela” de su propiedad, seguirá siendo obrero perteneciente a la clase obrera y ese campesino seguirá perteneciendo a las capas medias poseedoras de medios de producción. Escribimos “capas medias” en plural por ser el sector más heterogéneo de la sociedad y existir variados tipos de capas medias.

Antes de proseguir recordemos esquemáticamente la definición de Lenin…

- Grandes grupos de hombres

- Lugar que ocupan en sistema de producción determinado

- Relaciones con respecto a los medios de producción

- Papel que desempeñan en la organización del trabajo

- Modo y proporción en que perciben la parte de riqueza social de que disponen.

. Uno puede apropiarse del trabajo del otro

Las comparaciones, para ser correctas, y determinar la pertenencia a una clase o capa de la sociedad, de un grupo de individuos, deberán contemplar, repetimos, los elementos esenciales de la definición de clase como un todo integral y de esa manera no perderse en comparaciones acerca de uno o dos rasgos o características desvinculadas del resto, como lo hace el concepto “clase media” de la sociología burguesa. Hay grupos de obreros de una rama de la producción cuyo salario es superior a otro grupo de trabajadores de otra rama de la producción y atendiendo a los elementos de la definición de clase de Lenin, todos son trabajadores asalariados y explotados por la clase poseedora de los medios de producción. Todos deben vender su fuerza de trabajo para subsistir.

De igual modo hay grupos de trabajadores que perciben más que muchos artesanos poseedores de medios de producción, pequeños comerciantes, e incluso campesinos propietarios de pocas hectáreas. Sin embargo, estos artesanos, comerciantes o campesinos no pueden ser considerados miembros de la clase obrera, son poseedores de medios de producción, no venden su fuerza de trabajo a un capitalista, ellos trabajan sus propios medios de producción. Existen artesanos o propietarios de tierra que compran mano de obra asalariada, o sea explotan a trabajadores que producen plusvalía, pero no pueden ser considerados parte de la burguesía por no realizar “reproducción ampliada” (Producción siempre en aumento con respecto al año anterior), requisito fundamental en la diferenciación de pequeños productores y productores capitalistas. Los pequeños productores mencionados son capas medias ligadas directamente al proceso de producción y no realizan reproducción ampliada, no son burguesía.

I) Burguesía. Es la clase poseedora de medios de producción, obligada a comprar mano de obra asalariada para obtener plusvalía. Pertenecen a la burguesía todos aquellos sectores que comprando mano de obra asalariada realizan reproducción ampliada, condición imprescindible para seguir manteniéndose como capitalista y no ser absorbido por otro en la competencia. La explotación de la burguesía y la obtención de plusvalía, constituye el rasgo distintivo primordial del capitalismo. Se produce para la ganancia.

Los capitalistas no vinculados directamente al proceso de producción de mercancías, pero necesarios para que el proceso productivo se realice, como el transporte, el comercio, los servicios y las comunicaciones, aunque explotan mano de obra asalariada, no producen plusvalía. Obtienen sus ganancias de la plusvalía creada por los obreros en las empresas elaboradoras de mercancías. De allí se desprende que los obreros del comercio, de los servicios, del transporte y de las comunicaciones son también explotados pero no producen plusvalía.

Los empresarios capitalistas poseedores de medios de producción que no realicen reproducción ampliada, van en proceso de extinción hacia las capas medias, algunos rápidamente, otros perduran por más tiempo.

Burguesía. Podemos subdividirla en tres partes.

a) Burguesía Monopólica

b) Burguesía Mediana o mediana burguesía

c) Burguesía Pequeña o pequeña burguesía.

La pequeña y mediana burguesía tienen contradicciones con la burguesía monopólica. Son absorbidas por ella o quiebran y desaparecen. Es la base objetiva de posibilidades de alianza con la clase obrera en su lucha contra la oligarquía financiera (fusión de los monopolios de la banca con la industria)

II) Proletariado o clase obrera. Desposeída de medios de producción se ve obligada a vender su fuerza de trabajo a los poseedores de los medios de producción para sobrevivir. Es la clase más numerosa y más homogénea en comparación con las otras clases y capas. La clase obrera es la única que crece de manera significativa con el desarrollo de las relaciones capitalistas de producción, las otras clases y capas van lentamente decreciendo y transformándose en trabajadores asalariados.

Dijimos que el obrero solo posee su fuerza de trabajo comprada por el capitalista. El valor de la fuerza de trabajo al igual que cualquier mercancía se mide por el tiempo de trabajo socialmente necesario. Solo que la mercancía fuerza de trabajo puesta en acción por ocho horas, tiene la capacidad de crear un valor superior a su propio valor. La “trampita” está allí entonces, y no “en el no pago” del valor de la fuerza de trabajo que es pagado íntegramente. En el “valor de la fuerza de trabajo” (tiempo de trabajo socialmente necesario), influyen elementos históricos, culturales, sociales, políticos e ideológicos, grado de organización y de conciencia de la clase obrera, que pueden hacer disminuir o mejorar el “precio” (Expresión en dinero del valor) de la fuerza de trabajo El obrero asalariado es doblemente libre, libre de medios de producción y libre para vender su fuerza de trabajo a quien lo estime, diferenciándose del esclavo y del ciervo del régimen feudal. La clase obrera al estar en contacto directo con los últimos adelantos de la revolución científico- técnica, la hace ser la clase más avanzada de la sociedad, la clase más revolucionaria y en la lucha por la liberación definitiva junto a otras capas y clases de la sociedad, la única capaz de hegemonizar el proceso

III) Capas medias. Como su nombre lo indica se encuentran al medio, entre las dos clases antagónicas, la burguesía y el proletariado. Podemos subdividirlas en cuatro categorías.

Capas medias a) ligadas directamente a la producción

             b) no ligadas directamente a la producción

            c) heredadas del anterior modo de producción

            d) creadas por el sistema capitalista.

En este esquema no existe el concepto “clase media”.

Entre las dos clases fundamentales, la burguesía y el proletariado, existen las capas medias. Marx y Engels las denominaron “estamentos medios” en el “Manifiesto Comunista”.

Son denominadas capas medias por no constituir un todo homogéneo y estar situadas entre la clase obrera y la burguesía. Así como no existe un fenómeno ciento por ciento “puro” en la tierra o en el universo, tampoco existe un capitalismo ciento por ciento “puro”, perdurando en él formas de producción anteriores al capitalismo que aunque no conforman una clase, sí constituyen capas de la sociedad. A su vez el propio sistema de producción capitalista crea nuevas capas medias.

No son ni burguesía ni proletariado. Por un lado poseen medios de producción, son propietarios y por otro lado trabajan con sus medios de producción. Repetimos… la pertenencia a una clase de la sociedad, es objetiva, o sea es independiente de la voluntad del individuo. Significa que no influye lo que cada individuo piense acerca de sí mismo o haga suyas las ideas de una clase contraria a sus propios intereses de clase. En la sociedad capitalista predomina la ideología de la burguesía, incluso en la clase obrera.

Hay capas medias ligadas al proceso de producción y capas medias no ligadas al proceso de producción directamente. En el primer caso ya hemos mencionado a los artesanos y a los pequeños campesinos, son propietarios de medios de producción. Podemos agregar a los pescadores artesanales, pirquineros y a todos los sectores que producen algún tipo de mercancías ya sea para la gran industria o sencillamente para ser vendidas a la población. Existe una muy variada gama de productores, de pequeñas empresas, en los más diferentes rubros que incluso contratan mano de obra asalariada pero no realizan reproducción ampliada y por tanto no son burguesía. En esta categoría se pueden considerar a la mayoría de las PYMES, solo un pequeñísimo número de estas empresas puede ascender a la pequeña burguesía capitalista. La gran mayoría tiende a proletarizarse, este fenómeno se hace nítido en periodos de crisis.

Los segundos o sea los sectores de las capas medias no ligadas directamente a la producción están enclavados en la esfera de la circulación, transporte, servicios, comercio, y comunicaciones principalmente. Nuevamente la diferenciación se efectúa apareciendo la burguesía en aquellas empresas que contratando mano de obra asalariada realizan reproducción ampliada y el resto de las pequeñas empresas se mantienen por décadas al borde de la quiebra o son absorbidas por los grandes consorcios y sus antiguos dueños tienden a proletarizarse. Los trabajadores contratados por empresas de estos sectores no producen plusvalía pero son explotados igual que los obreros de las ramas productivas. Los empresarios de estas capas pagan a sus obreros con lo recibido por los servicios prestados a los capitalistas industriales o al Estado, o sea con la plusvalía creada en las empresas ligadas directamente a la producción de mercancías.

La intelectualidad y los profesionales, no conforman una clase en sí y con el desarrollo del capitalismo van diferenciándose de manera acelerada. Pocos ascienden a un estrato social más cómodo, contratados para altos cargos por los empresarios o por el Estado. La gran mayoría aunque viva mejor que el proletariado, tiende a disminuir sus niveles de ingreso. El caso más clarificador es el del profesorado en general, que observando la definición de clase dada por Lenin pueden ser considerados como parte del proletariado. Ya Marx en El Capital los consideraba parte del proletariado. Los abogados, médicos, ingenieros, profesionales en general, no pueden ser considerados todavía en su totalidad como parte del proletariado, pero a no dudar, las condiciones actuales, determinan una rápida diferenciación entre ellos, disminuyendo su estatus. La mayoría se debe someter a los contratos de grandes corporaciones, a la disminución de sus ingresos y nivel de vida.

Los sectores provenientes del antiguo sistema de producción feudal, herrerías, talleres de reparación y producción de pequeñas piezas en metal madera, cuero, cerámica, mimbre, etc., confeccionados especialmente para las necesidades del campo. Son por un lado poseedores de medios de producción y por otro trabajan sus medios de producción. Casi siempre son empresas familiares. Su desaparición es más rápida y está unida directamente al vertiginoso desarrollo de las fuerzas productivas producto de la revolución científico técnica y la consiguiente introducción en las labores del campo de moderna maquinaria y herramientas

Las capas medias no desaparecen totalmente con la proletarización acelerada, es el propio capitalismo el que origina nuevas capas medias, pequeños talleres, o tiendas para satisfacer necesidades de la gran industria. Cada nuevo producto lanzado al mercado y generalizado en la población, necesita de cientos de talleres de reparación y confección de piezas…relojes, bicicletas, máquinas de coser, lavadoras, refrigeración, automóviles, computación, telefonía, etc. Uno de los rasgos distintivos de las nuevas capas medias es el grado de tecnificación y calificación exigido por el desarrollo de las nuevas fuerzas productivas en la elaboración de mercancías altamente sofisticadas. En la esfera de los servicios, del comercio y de las comunicaciones sucede de igual forma. Muy pocos crecen y contratan mano de obra asalariada y hasta pueden ser considerados pequeña burguesía, la mayoría tiende a proletarizarse.

El conocimiento de la estratificación social de la sociedad es importantísimo para establecer la política de alianzas de la clase obrera. Estas alianzas son objetivas, eso significa que se darán independientemente de la voluntad de los obreros e incluso de los partidos y por otro lado se materializan con la voluntad y participación de los obreros organizados y de los Partidos.

Chile es un país capitalista de desarrollo medio, comparado con los países capitalistas desarrollados. El poder político y económico lo posee la oligarquía financiera, estrato superior de la burguesía, constituido por la fusión de los monopolios de la industria y la banca. En la oligarquía financiera de Chile se fusiona el capital de monopolios criollos con los de países imperialistas, especialmente estadounidense.

La pequeña producción de mercancías constituye el punto inicial del nacimiento y desarrollo de las relaciones capitalistas. La propiedad privada de los medios de producción engendra inevitablemente, entre los productores de mercancías, una competencia conducente al enriquecimiento de pocos y empobrecimiento de la mayoría.

Los inicios de la compra de mano de obra asalariada se remontan al siglo XVI, en el seno de la sociedad feudal. El “descubrimiento del nuevo mundo” aceleró el desarrollo del comercio y el intercambio de mercancías a nivel planetario. Pero no fue sino hasta la revolución industrial, en particular en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, la que mostró al mundo la aparición de una nueva clase, la clase obrera, capaz de independizarse y aspirar a su liberación definitiva, transformándose de clase en sí” en “clase para sí” con la creación grandes asociaciones sindicales de trabajadores y Partidos obreros. F. Engels al referirse a la Revolución industrial de Inglaterra en su artículo “La situación de la clase obrera en Inglaterra” señala…”la criatura más importante de esta revolución industrial es el proletariado inglés”

Al comparar clases y capas (grandes grupos humanos) de la sociedad entre sí, se percibe de inmediato en el proletariado una mayor homogeneidad con respecto al resto de clases y capas. No posee medios de producción y se ve obligado a vender lo único que posee para subsistir, su fuerza de trabajo.

¿Pero cómo? dirán algunos hoy, a diferencia de lo tiempos de Marx y Engels, la clase obrera puede disponer de un auto, casa propia, computador, tv, etc. y hasta sus hijos en algún porcentaje pueden ir a la universidad. ¡Si! les respondemos, es verdad, pero si ese obrero deja de vender su fuerza de trabajo al capitalista, deberá obligatoriamente vender su auto para comer, y sus hijos deberán abandonar la universidad. C. Marx en su obra: Crítica del Programa de Gotha escribe…”El modo capitalista de producción descansa en el hecho de que las condiciones materiales de producción les son adjudicadas a los que no trabajan bajo la forma de propiedad del capital y propiedad del suelo, mientras la masa sólo es propietaria de la condición personal de producción, la fuerza de trabajo”. (C. Marx. F Engels. Obras escogidas, t 11, pág. 18 ed. Progreso. Moscú)

La contradicción fundamental del capitalismo es la contradicción entre la burguesía y el proletariado. Pero la burguesía no es homogénea y parte de ella sufre la expoliación también de los monopolios. Se crea la contradicción principal, esto es entre parte de la burguesía (La oligarquía financiera, fusión de los monopolios de la banca con la industria) y el resto de la sociedad, los obreros, las capas medias, la pequeña y mediana burguesía. La contradicción principal determina las alianzas objetivas en contra de quienes impiden el desarrollo del resto de clases y capas de la sociedad.

Las contradicciones se determinan por el estudio científico de la estructura de clases, la economía, la historia, la sociología y la política de un país. Ese estudio determina la clase que está en el centro del acontecer y la clase o sector de una clase que se opone al desarrollo del resto de clases y capas de la población. Determinada la clase que está en el centro y representa el futuro, es a esa clase, (el sujeto histórico) la que la historia ha asignado como principal garante de las alianzas para terminar con las desigualdades sociales. Es por tanto la investigación científica de la sociedad y su devenir, lo que en primer lugar se debe reflejar en un programa del Partido de la clase obrera. El programa es la brújula de las alianzas de clase, es su visión estratégica es el respaldo y punto de referencia de su accionar táctico. Las alianzas políticas, entre partidos, pueden o no realizarse, pero las alianzas objetivas son insoslayables. Cualquier programa político medianamente científico debe contemplar en su lucha al enemigo principal…la oligarquía financiera aliada al imperialismo norteamericano. El resto de clases y capas pueden objetivamente participar de esta lucha por las contradicciones objetivas derivadas del dominio oligárquico.
 

David Mc Conell 

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.