Jueves 09 de Julio del 2020

Más articulos

Claves del gobierno UP y Allende: Cademartori, Chonchol, Concha, Lawner

Claves del gobierno UP y Allende: Cademartori, Chonchol, Concha, Lawner. Una mirada precisa y testimonial de ex ministros y funcionario del gobierno. Tres ex ministros del Presidente Salvador Allende y un ex alto funcionario, abordaron claves del gobierno de la Unidad Popular y entregaron sus testimonios, inc


Teillier: “Piñera pide acuerdos por encima del Congreso”

Teillier: “Piñera pide acuerdos por encima del Congreso”. Presidente del PC, dijo que “hay varias formas de aplanar al Parlamento” y cuestionó maniobras del mandatario como querer determinar admisibilidad de proyectos.


La Vigencia de Salvador Allende, a 50 años del triunfo de la Unidad Popula

La Vigencia de Salvador Allende, a 50 años del triunfo de la Unidad Popula. Para Allende, “el socialismo con empanadas y vino tinto”, es expresión de la voluntad “del pueblo hecho gobierno” de satisfacer sus necesidades “materiales y espirituales”.


Salvador Allende Gossens

Salvador Allende Gossens. Es más que una biografía. Es un nombre y un hombre de la historia. Algunos no dudan en definirlo como el líder social y político más importante e influyente en la historia de Chile en los dos últimos siglos.


Llamado a conmemorar 50 años del gobierno de la Unidad Popular

Llamado a conmemorar 50 años del gobierno de la Unidad Popular. Se convocó a actividades desde estas semanas hasta septiembre. Se reivindicó vigencia del programa de la UP en las actuales condiciones del país.


Hace 112 años nació un Revolucionario llamado Salvador Allende Gossens

 

Hace 112 años nació un Revolucionario llamado

Salvador Allende Gossens

Iván Ljubetic Vargas, historiador del
Centro de Extensión e investigación
Luis Emilio Recabarren, CEILER

 

Salvador Allende Gossens nació en Valparaíso el 26 de junio de 1908. Por entonces, Chile tenía una población de tres millones de habitantes. La clase obrera cumplía 80 años de combativa existencia y sumaba 250 mil trabajadores. De su seno había surgido Luis Emilio Recabarren, quien desde hacía 15 años participaba en la lucha social. 

 

Al nacer Allende, habían transcurrido seis meses de la masacre de la Escuela Santa María de Iquique. 

UNA PROMESA ANTE LA TUMBA DE SU PADRE 

 

El joven Salvador tenía 18 años cuando ingresó, en 1926, a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile. Un año más tarde se inició la dictadura del general Ibáñez. 

Los sectores más consecuentes se opusieron a la tiranía. Entre ellos, los estudiantes universitarios. En primera fila estuvo Allende.  El 26 de julio de 1931 un amplio movimiento democrático hizo caer al dictador. 

  

Chile vivió impactantes acontecimientos. A comienzos de septiembre de 1931 se sublevó la marinería de la flota de guerra. 

 

En junio de 1932 un golpe cívico-militar dio nacimiento a la República Socialista, que duró doce días, siendo derrocada el 16 de junio de 1932.  Ese mismo día, Allende fue detenido y encarcelado. Estando en prisión, falleció su padre. Le autorizaron para asistir una hora a los funerales. Ante la tumba de su progenitor hizo solemne promesa: “Desde este momento consagraré mi vida a la lucha social”. Era el 8 de noviembre de 1932. Cumplió con ese compromiso hasta el fin de su existencia. 

 

MINISTRO DE PEDRO AGUIRRE CERDA 

 

Allende fue uno de los fundadores del Partido Socialista de Chile, surgido el 19 de abril de 1933. 

El 6 de mayo de 1936 se constituyó el Frente Popular, primera coalición de izquierda de nuestra historia.  

En los comicios presidenciales del 25 de octubre de 1938 triunfó el abanderado del Frente Popular, el  maestro radical Pedro Aguirre Cerda. El 28 de septiembre de 1939, cuando tenía 31 años, Allende asumió como Ministro de Salubridad. Ese mismo año, contrajo matrimonio con Hortensia Bussi. 

 

FORJANDO LA UNIDAD SOCIALISTA-COMUNISTA  

 

En 1951 surgió el Frente del Pueblo, formado por el ilegal Partido Comunista y el  pequeño Partido Socialista de Chile. 

El Frente del Pueblo proclamó a Salvador Allende  candidato a la Presidencia de la República. 

  

 EN EL PUERTO ROJO 

Recuerdo con emoción la primera vez que vi y escuché a Salvador Allende. 

Fue una tarde de verano de febrero de 1952. Nos juntábamos en el puente Arévalo, en San Antonio. Allí donde termina la avenida  Centenario  y comienza el camino a Santiago. Se veían  lienzos, banderas rojas y chilenas.   Estudiantes universitarios que veraneaban en la zona, se  unieron  a nosotros,  jotosos de San Antonio,  y formamos un alegre destacamento juvenil, que lanzaba  consignas  y cantaba canciones revolucionarias. 

De pronto alguien gritó:  

  • ¡Ahí viene el candidato! 

  • ¡Y también el camarada Lafertte!, agregó  otro. 

 

Elías Lafertte 

 

Comenzamos a  marchar por Centenario. Llegamos a la Plaza de San Antonio, muy cerca del puerto. Escuchábamos sirenas de remolcadores y de algún barco. La brisa  traía el salobre sabor a mar. 

Se inició el acto. Lo abrió el presidente del Comando Allendista de San Antonio. Fue anunciado Elías Lafertte. Aplausos y La Internacional, cantada por la mayoría de los asistentes que levantamos nuestro puño derecho. 

 

Gobernaba el traidor. Los comunistas estábamos fuera de ley y éramos perseguidos. Por ello, la plaza se pobló de gritos: Y que fue... y que fue... Aquí estamos otra vez! 

 

EDUCADOR DE MASAS 

 

Con enorme entusiasmo y el Himno Nacional recibimos a Salvador Allende. Fue la primera vez que  lo vi y escuché. Era un  educador del pueblo. Su discurso fue claro y emotivo. 

Se refirió a los problemas de Chile y a sus soluciones. 

Esa noche, bajo un cielo estrellado y teniendo como música de fondo el  ronronear  del océano,  Allende planteó las medidas para terminar con el atraso del país y la miseria de la gente: romper las ataduras con el imperialismo,  hacer de Chile el cobre chileno,  realizar una profunda reforma agraria... 

Nos llamó a  luchar sin claudicar y jamás sentirnos derrotados. 

El futuro es nuestro, enfatizó el candidato del Frente del Pueblo. 

Aquella  noche de febrero de 1952 quedé convencido que triunfaríamos el 4 de septiembre de ese año. 

 

ALLENDE CONTINUÓ LUCHANDO 

 

No fue así.  Se impuso el exdictador Carlos Ibáñez del Campo, apoyado por una amplia coalición, en que había  desde marxistas hasta fascistas. 

Allende perdió. Sacó algo más de 50 mil votos (el 5,43% de los sufragios válidamente emitidos). Pero no fue derrotado.  Siguió luchando. 

 

En febrero de 1956  nació el Frente de Acción Popular, FRAP. Lo formaron los partidos comunistas, Socialista de Chile, Socialista Popular, el Partido del Trabajo y otras colectividades. 

 

El FRAP proclamó la segunda candidatura de Salvador Allende a la Presidencia de la República.  Fue vencido el 4 de septiembre de 1958.  Quedó segundo, detrás del derechista Jorge Alessandri Rodríguez. Pero, el avance de las fuerzas populares fue enorme. Los 51 mil votos de 1952 se habían convertido en 356 mil (el 28,51% de los votos válidamente emitidos).  

 

 El imperialismo tomó nota de ello. A partir de ese momento, adoptó una  enconada posición antiallendista.  Esto quedó comprobado en la campaña presidencial que debía culminar el 4 de septiembre de 1964. 

  

John Kennedy 

 

 LA SANTA ALIANZA CONTRA ALLENDE 

 
Ya en 1962 el Presidente John Kennedy señaló “que era de interés de la seguridad nacional norteamericana que resultase elegido en 1964 el candidato Eduardo Frei Montalva”. 

Esta  insolente intervención en nuestros asuntos internos fue respaldada por decenas de  millones de dólares, según  afirmó Edward Korry,   ex  Embajador estadounidense en Santiago. 

 

Por su parte,  la jerarquía de la Iglesia Católica chilena emitió, con fecha 18 de septiembre de 1962, un documento donde se sostenía que “de una victoria del comunismo en Chile,  la Iglesia y todos sus hijos no pueden esperar otra cosa sino persecuciones, lágrimas y sangre”. 

  

Triunfó Frei  en 1964, con el apoyo del imperialismo y de la derecha criolla.  Pero las fuerzas democráticas continuaban creciendo. Ahora Allende, candidato del FRAP,  obtuvo 997.902 votos (el 38,64% de los sufragios válidamente emitidos). 

 
CON LAS BANDERAS DE LA UP 

 

El 9 de octubre de 1969 se constituyó la Unidad Popular. La formaron dos partidos marxistas: el Partido Comunista y el Partido Socialista; tres colectividades socialdemócratas: el Partido Radical, el Partido Socialdemócrata y y  la Acción Popular Independiente, API; más un  movimiento de origen cristiano,  el MAPU.  

 

El 17 de diciembre de 1969 se aprobó el Programa Básico del Gobierno Popular. Pero no fue fácil designar el candidato único. Renunciaron en aras de la unidad  Pablo Neruda, del Partido Comunista; Jacques Chonchol, del MAPU; Alberto Baltra, del Partido Radical. Pero se mantenían  Salvador Allende, del Partido Socialista, y Rafael Tarud, del Partido Socialdemócrata y de la Acción Popular Independiente. Pasaban los días y no se definía el abanderado de la Unidad Popular. Los otros: Jorge Alessandri, de la derecha,  y Radomiro Tomic, demócrata cristiano, estaban hacía meses en campaña. 

 

SALIÓ HUMO BLANCO 

 

El  Partido Comunista convocó a una concentración en la Plaza Bulnes para el 22 de enero de 1970. Y comunicó a sus aliados que, si a esa fecha no había candidato único,  proclamaba definitivamente a Pablo Neruda.   

  

Poco antes de las 19, hora fijada para el inicio del acto, se logró el difícil parto. Luis Corvalán, secretario general del Partido Comunista, pudo decir en esa tarde de verano: “Salió humo blanco... Tenemos candidato único... Es Salvador Allende”. 

Estalló la alegría en la plaza. Miles de  gargantas enronquecieron gritando: “Allende... Allende... Allende”...  “El pueblo unido jamás será vencido”.  Y el  eco recorrió  la patria entera.  

 

Se inició la campaña presidencial más breve de la Izquierda.  

Breve, pero a la ofensiva, con movilizaciones de masas, con la constitución de miles de comités de base, con acciones audaces que derrotaron la campaña del terror, con  heroicas brigadas, entre ellas las Ramona Parra, que pintaron hasta el cielo. 

 

EL COMPAÑERO PRESIDENTE 

 

Y la cuarta fue la vencida. El 4 de septiembre de 1970 triunfó Allende. Obtuvo el 36,22% de los votos válidamente emitidos. 

 Cuando amanecía el día 5, dijo en  emotiva improvisación pronunciada desde los balcones de la Federación d Estudiantes: 

 
”Esto que hoy germina es una larga jornada. Yo sólo tomo en mis manos la antorcha que encendieron los que antes que nosotros lucharon junto al pueblo y por el pueblo... 

 

“A la lealtad de ustedes, responderé con la lealtad de un gobernante del pueblo; con la lealtad  del Compañero Presidente... 

 

“Le debo este triunfo al pueblo de Chile, que entrará conmigo a La Moneda”. Y así fue. Después de 60 días al rojo, en que el Imperio y todos los enemigos del pueblo recurrieron hasta al crimen para impedir la llegada de Allende a La Moneda,  el  3 de noviembre de 1970 se inició el Gobierno Popular, el período más brillante de la historia de Chile. 

 

EL GOBIERNO POPULAR 

 

Salvador Allende encabezó el Gobierno Popular,  que ha sido la hasta ahora más grande conquista del movimiento obrero chileno Fue el período de mayores avances económicos, sociales y políticos para el país y el pueblo. 

 

Gracias a los cambios revolucionarios impulsados, Chile conquistó su independencia económica, con la nacionalización de las empresas trasnacionales que explotaban nuestras riquezas básicas, en primer lugar el cobre. Terminó con el freno que significaba el latifundio, al erradicarlo con una profunda reforma agraria. Acabó con el dominio que la oligarquía financiera ejercía sobre nuestra economía, al estatizar la banca y otras cien empresas que estaban en su poder. 

De enorme importancia lo constituyó la creación del área social de la economía, propiedad de todos los chilenos, que llegó a controlar el 33% de la producción nacional. 

Se llevó adelante una política exterior digna y soberana. Por ejemplo restableció relaciones con Cuba a diez días de llegado Allende a La Moneda. 

 

Todos estos cambios se tradujeron en un mejoramiento de la vida de los trabajadores.  

La cesantía disminuyó de un 6,3% a un 3%. Los salarios, pensiones y montepíos aumentaron su poder adquisitivo en un 66%. El salario mínimo tenía un poder de compra equivalente a 27,3 kilos de pan al día (actualmente, alcanza para unos 6 kilos de pan diarios). 

Se entregó previsión social a 725 mil chilenos. Se crearon consultorios de salud en el campo y en los barrios. Hubo avances en la educación pública y los profesores recibieron beneficios por primera vez sin necesidad de protestas ni paros. Se establecieron  becas para hijos de obreros, campesinos y mapuches. 

Se dio  medio litro de leche gratis diario a todos los niños hasta 15 años. Se publicaron libros de la literatura nacional y mundial a precios muy bajos. Hubo vacaciones populares. 

Los trabajadores tuvieron participación efectiva en la marcha del país. Ha sido el único gobierno con ministros obreros. 

 

ALLENDE CONSECUENTE HASTA LA MUERTE 

 

 2 de diciembre de 1971.  En el acto de despedida de Fidel Castro en el Estadio Nacional, un día después  que el fascismo  mostrara  sus garras en Santiago, el compañero 

Presidente dijo: 

“Yo no tengo pasta de apóstol ni tengo pasta de Mesías, no tengo condiciones de mártir, soy un luchador social que cumple una tarea, la tarea que el pueblo me ha dado... 

 Que lo sepan, que lo oigan, que se les grabe profundamente: defenderé esta revolución chilena, y defenderé el Gobierno Popular porque es el mandato que el pueblo me ha entregado. 

 

NO TENGO OTRA ALTERNATIVA 

No tengo otra alternativa. Sólo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el Programa del pueblo”. 

  

11 de septiembre de 1973.  Atacado por las tropas fascistas, Salvador Allende proclamó  a través de Radio Magallanes: 

“Ante estos hechos sólo me cabe decirles a los trabajadores:  

‘¡Yo no voy a renunciar! Colocado en este tránsito histórico pagaré con mi vida la lealtad del pueblo”. 

 

Lo dijo y lo hizo. Fue leal  hasta el último minuto de su existencia. Lealtad se escribe con “L” de Allende. 

 

Levantemos en alto su ejemplo, sus ideales y su obra. Completemos  la gran tarea que nos entregó cuando dijo: 

 “¡Sigan ustedes,  sabiendo,  que más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre digno para construir una sociedad mejor!” 

 

SIEMPRE ESTARÉ JUNTO A USTEDES 

  

“Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz ya no llegará a ustedes. No importa. La seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes”. 

 

ESTÁ SIEMPRE PRESENTE 

 

En las masivas y combativas acciones de la rebelión popular, iniciada el 18 de octubre de 2019, Salvador Allende estuvo presente junto al himno “El Pueblo Unido”.  

 

Su ejemplo de revolucionario impulsó y seguirá impulsando  los combates por abrir de nuevo las grandes alamedas.  


 

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.