Jinping y Macron respaldaron ese criterio en Asamblea Mundial de la Salud, de baja cobertura en Chile. Virus “se dirige hacia países del sur, donde podría causar efectos devastadores”.

Agencias. Equipo ES. 18/05/2020. Se está desarrollando, de manera virtual, la 72 Asamblea Mundial de la Salud, convocada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), donde el tema prioritario es la presencia y combate al coronavirus. Un evento determinante para las políticas públicas en la lucha contra la Covid-19, pero que en Chile tiene poca cobertura. La actividad debe concluir este martes.

En las intervenciones y conclusiones de este día, se afirmó que la vacuna que se encuentre contra el coronavirus, debe ser “un bien público”, lo que contrastaría con intenciones de corporaciones trasnacionales o de gobiernos de convertir esa vacuna en un negocio y privar de ella a amplios sectores de la población mundial.

El secretario general de la ONU (Organización de Naciones Unidas), Antonio Guterres, al participar en la Asamblea, manifestó que “espero que la búsqueda de una vacuna podrá ser el punto de salida”, y enfatizó el criterio que sea de bien universal y público.

En consonancia con estas afirmaciones, el presidente chino, Xi Jinping, aseguró que una posible vacuna china se convertiría en un “bien público mundial” y prometió que su país destinaría 2 mil millones de dólares en un plazo de dos años para la lucha mundial contra la Covid-19.

El presidente francés, Emmanuel Macron, también afirmó que si se hallaba la vacuna, sería “un bien público mundial, al que todos deberían poder tener acceso”.

La Unión Europea llevó un proyecto de resolución a la Asamblea de la OMS que establece “el acceso universal, rápido e igualitario de todos los productos (…) necesarios para reaccionar contra la pandemia”. En eso se incluye una “vacuna a gran escala contra la covid-19, como un bien público mundial”.

Si se adopta la resolución, “será un resultado importante porque la OMS será el primer foro mundial en ponerse de acuerdo de forma unánime sobre un texto”, indicó una fuente diplomática europea.

Una incógnita es si el gobierno de Estados Unidos se sumará a esos criterios u operará unilateralmente.

Se pagará “alto precio” por ignorar a la OMS

En tanto, el secretario general de la ONU criticó a los países que “ignoraron las recomendaciones de la OMS” y estimó que el mundo pagaría un “alto precio” por llevar a cabo estrategias divergentes.

Guterres advirtió que “el virus se ha propagado por todo el mundo y se dirige ahora hacia los países del sur, donde podría causar efectos todavía más devastadores”. Tácitamente estableció que ello ocurre, entre otras cosas, por no seguir las directrices de la OMS, algo que sucede en países como Brasil. Insistió en la necesidad de un “esfuerzo multilateral enorme” frente a esta “tragedia”.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se refirió a las críticas del gobierno de Donal Trump sobre la actuación de ese organismo ante la expansión de la Covid-19 y dijo que la institución “hizo sonar rápidamente la alarma”.

En todo caso, expresó que se hará “una evaluación independiente lo más pronto posible en el momento apropiado para examinar las experiencias y lecciones aprendidas y formular recomendaciones con vistas a mejorar el estado de preparación a la escala nacional y mundial”.

Los participantes en la Asamblea Mundial de la Salud decidieron este lunes, sin embargo, que esta cuestión será debatida en otro momento del año, para centrar toda la atención en la crisis sanitaria mundial.