Domingo 25 de Octubre del 2020

Más articulos

EL BREBAJE MÁGICO

Por: ROFAVE. Nota: Este relato está basado en la película El hombre menguante. La historia, que paso a narrar a continuación, no pudo empezar un día lunes, tiene que haber sido otro día, pero al fin y al cabo qué día empezó no tiene ninguna importancia. Pero si tiene importancia el sitio donde comenzó. Se tr


LOS DOS

Cuento de Roberto Farías Vera. Dedicado a mis queridos amigos: Luis Maray y Leonarda Caroca. Aquella mañana sueca, en que el calendario señalaba el especial día consagrado al advenimiento del sol, José Luis reflexionaba en su balcón un poco ajeno: al vuelo de las gaviotas, al transitar insolente de los cu


Cuentos de David Manuel Espinoza Medina, de su libro Relatos Sórdidos

”Iniciada la lectura de los primeros cuentos de este libro los restantes se leen con avidez, como si cada una de las situaciones descritas fuesen parte de nuestro propio entorno o de nuestros recuerdos. Los hechos conmueven por su crudeza. Dibujados con pinceladas gruesas no admiten sino el lenguaje duro de l


El crimen perfecto

Cuento de David Mc Conell. El crimen perfecto. En el trayecto por el pedregoso camino, una mujer de ochenta años aproximadamente, de cabellos grises, le pidió a Juan ser transportada en su citroneta algunos kilómetros hasta su hogar. Juan se dirigía, como todos los veranos, a la casa del tío en el sur a pasa


,El Mojón

Cuento de David Mc Conell. - El Mojón. Sonaba la campana y el Profesor jefe del cuarto medio del Liceo Municipal ya estaba frente a la puerta de la sala de clases. Al percibir una gran trifulca y ruido de sillas rodar por el piso se apresuró a abrir la puerta. Grande fue su sorpresa e indignación al ver a do


La Quitada

 

La Quitada

A los diez años el Caluga huyó del Sur debido a las palizas que su madrastra le propinaba cuando él se orinaba en la cama. En Santiago durmió bajo el puente Recoleta hasta que conoció a un viejo monrero que lo cobijó y lo llevó a los trabajitos. Su porte y agilidad fueron aprovechados para ingresar a las casas. No alcanzaba los doce cuando su socio, le dio el primer pipazo de pasta base.

Al año siguiente, al Caluga lo detuvieron en calle Lastra cogoteando borrachos. Lo encerraron en el Sename. Acá conoció al Paco que estaba internado por la familia. A los dieciocho el Caluga salió a la calle y se dedicó a vendedor ambulante. En el centro conoció a la Carmen y tienen una hija, Estefanía. Al Paco lo enviaron a Niño y Patria.

Ahora, a los veintitrés, se reencontró con el Paco, porte atlético, carácter violento y carabinero de oficio. Venía llegando de una destinación en Alto Palena. El caluga le ofreció un pipazo. Lo echaba de menos, le dijo.

-Hagamo una quitá compare-.

-Los cañones los tengo listos, faltan los tiros que tení que traer- respondió el Paco, que acomodó su uniforme y se despidió de mano.

Al día siguiente, el Caluga le mostró doce tiros:

-Son toas treinta y ocho, y ahora compare, pegémoslo un último pipazo pá matar la noche-. El Paco sonrió.

En la pieza, la Carmen, terminaba de acostar a la niña, el Caluga, la saludó de besos, le tocó las nalgas y le entregó cuatro mil pesos. A ella la conoció como bailarina en el “Extasis” del caracol Bandera. Él llegaba buscando refugio con su caja de súper 8.

-Mientras pasa el piquete- le decía.

De tanto verse, se fueron acostumbrando y nació una amistad que, se transformó en idilio y luego en convivencia al quedar embarazada. Ella dejó la noche, las luces y no le importaron las visitas a la “Peni”, cuando al poco tiempo de conocerlo, el Caluga cayó por hurto. Hizo seis meses.

-Estas gueonas de las gendarmes me trajinan hasta el choro- le contaba riendo en las visitas.

La noche antes y cerca de la botillería Don Lalo, el Caluga recibió al Paco quien, aún de uniforme, le arrebató la pipa recién encendida para aspirarla con desesperación. Luego de botar el humo, le dio unos golpecitos en la espalda;

-Me cambio ropa y y nos vemo aonde mismo-.

Haciéndose cómplice, la entrada de la vieja escuela los recibió. El Caluga, con ojos saltones, el cabello tomado con elástico y enfundado en un abrigo de cuerina, llegó diciendo;

-Traje una petaquita pál frío, no pá nosotro-

Riendo la destapó, bebió un largo sorbo, le pasó la palma por el gollete y eructó antes de entregársela:

-Paquito, hay que ponerse serio, al chamo le traen una caleta de dos kilos de pasta, mote y prensao, mañana llega too-.

El Paco sonríe y saca una papelina. Untó la pipa, la encendió y aspiró con fuerza. A medida que lanzaba el humo habló.

-Voy a cargar los fierros y mañana a la ocho, aquí mismo.,

No hablaron más y se dedicaron a fumar pasta y terminar con el trago. Se despidieron efusivamente. El Paco a su casa y el Caluga a la pieza que arrendaba.

Con un beso despertó a la Carmen, ella, desperezándose le habló fuerte;

-Vo no pensaí cabriarte, si no lo hací, yo pesco la niña y me oy pal Sur, parecimos italianas de tanto fideo-

-Calmá Carmencita y la abrazó, deso quería hablarte, viramos pal Sur, aonde tus viejos, pero tiene que ser piola, no tení que decirle a nadien, así que arregla las pocas hueá que tenimos y mañana me esperaí en el terminal, partimo en el de once, ahora, no hay que hablar más désto o sinó, vo cagaí-.

Se levantó cerca del mediodía. La pequeña Estefanía, al verlo, estiró sus manitas. Jugó con ella un par de minutos, la besó en la frente, a la Carmen en la boca, tomó la caja de super 8, una mitad de marraqueta y partió al centro.

Esa noche, el primero en asomar fue el Paco, vestido de negro, con una botella de pisco, las armas y una bolsa de género. El Caluga con los pasamontañas. Se arrinconaron a la entrada de la escuela, bebieron y repasaron la quitada.

La forma de comprar, era silbando, uno de los ayudantes del Chamo vendría. El Paco, aprovecharía para tomarlo del pelo y encañonarlo.

-Si le dan color, nos vamos con too no más y sea lo que Dios quiera- dijo el Paco. Secaron el trago, se dieron la mano y caminaron separados hacia el pasaje Ciclón.

El Chamo, abastecedor de traficantes minoristas del sector, vive con su madre, la Soa Chela, hace veinte años que venden. Comenzaron con marihuana. Mientras el Chamo estuvo preso algo más de tres años por información del Paco (decían que se había “cargado” para salvarla a ella), la Soa Chela no vendió.

Cuando uno de los soldados del Chamo abrió el portón, el Paco lo tomó con firmeza del pelo. Con rápido movimiento lo abrazó por la espalda y lo encañonó en la nuca:

-Sin atao- le susurró.

La Soa Chela, levantó las manos al verse apuntada.

El paco, sacó la bolsa y echó el botín: Doscientas cuatro papelinas de pasta base, medio kilo de coca, tres “ladrillos” de prensado, dos paquetes de papel arroz, diez millones en efectivo, un fino reloj de dama y una cadena de oro.

Comenzaban a retroceder cuando una detonación llenó el comedor. El Paco se desplomó como poste. Un humo blanquecino salió del pasamontañas. Con el arma humeante, el Chamo asomó por atrás para darle otro tiro en la cabeza.

El Caluga, se sacó el pasamontaña y miró al asesino. Él Chamo, con un movimiento de cabeza le hizo dejar el arma y le indicó la salida:

- Gracias calugita, lleate la pura plata, del cuerpo me ocupo yo-.

----

 

Relato


 Realidad

A sobresaltos el Cesareo durmió esa noche, sospechaba que sería la ultima, estaba amenazado por los del modulo 12, los había nombrado para atenuar la condena. Despues de la cuenta matinal, el gendarme dio la orden de salir al patio. El Cesareo caminó lento hacía el pasillo que da al patio, ahí esperaban el Piojo y el Chifla. Apenas cruzó la reja sintió una puñalada al costado, dio media vuelta con la intención de arrancar y la reja estaba cerrada. Dicen que todavía respiraba cuando le rajaron la boca de oreja a oreja.

- Lo hacimos con los bocones- dijeron a duo. 

Alguien abrió la reja para dejar salir a los demás que sortearon al Cesareo. Enseguida el Chifla y el Piojo arrastraron el cuerpo hasta la celda de los Deshuesadores que demoraron algo más de treinta minutos en separar la carne de los huesos. Luego vaciaron la carne  a una bolsa plastica, hicieron el aseo a la celda y el Piojo llevó la bolsa hasta los Picadores que la convirtieron en pequeñisimos trozos para luego tirarlos al Water.
Los huesos los llevaron a los Machacadores que los molieron hasta dejarlos como arena gruesa e inmediatamente los desparramaron en el patio.

Por la tarde y antes del encierro, el gendarme a cargo del modulo 12, avisó en la guardia que el reo Cesareo Tapia estaba en calidad de fuga. Enseguida recibió un sobre que sin abrirlo se guardó en el bolsillo.   


David Manuel Espinoza Medina

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.