Sábado 14 de Diciembre del 2019

Más articulos

La falsa Agenda Social de Piñera: las dos puntas del mismo lazo

Por: Carlos Insunza. El Movimiento Sindical y Social debe ser capaz de explicar y denunciar cada acción que el gobierno y los acuerdos que busca consolidar. Desde el inicio de la Crisis Social, el gobierno de Sebastián Piñera se ha negado a avanzar en una Agenda Social que responda a las demandas que la masiv


Por Jaime Insunza B. :Con la misma piedra

Por Jaime Insunza B. :Con la misma piedra. Millones de chilenas y chilenos se han movilizado en las últimas semanas exigiendo una nueva constitución y un nuevo proyecto político, social y económico que termine con el modelo neoliberal y la profunda y escandalosa desigualdad, la grave vulneración de derechos


UN DÍA INOLVIDABLE

Por: Lautaro Cotal Rojas. El 8 de noviembre, en un concurrido y emotivo acto la Federación Nacional Víctor Jara, celebro los 49 años del triunfo electoral de Salvador Allende, con la Unidad popular y su programa de gobierno. en pleno cumplimiento durante los mil días del gobierno popular.


¿Qué hace el neoliberalismo en las elecciones de Uruguay?

Por: Jorge Majfud. El Uruguay moderno (ese desarrollado a fines del siglo XIX con J.P. Varela) siempre ha sido batllista-artiguista, con períodos de epilepsia oligárquica y neoliberal. No importa la ideología, no importa el partido político: todos los uruguayos son, más o menos, batllistas artiguistas. No sie


Octubre y el ocaso del empresario Mauricio Macri

Por: Eduardo Andrade Bone. Después de casi cuatro años de un gobierno de derecha al servicio del mercado y los grandes empresarios, la economía es un caos, es un desastre que genera gran incertidumbre, en donde el riesgo país alcanzaba ya los 2.100 puntos, superando incluso según se dice a Zambia y Venezuela,


Por Jaime Insunza B. :Con la misma piedra



Por Jaime Insunza B. :Con la misma piedra


28 noviembre, 2019 

Millones de chilenas y chilenos se han movilizado en las últimas semanas exigiendo una nueva constitución y un nuevo proyecto político, social y económico que termine con el modelo neoliberal y la profunda y escandalosa desigualdad, la grave vulneración de derechos básicos  y fundamentales. También con la usurpación de nuestros recursos naturales y riquezas básicas por el capital transnacional y un pequeñísimo grupo de grandes empresarios nacionales. Es decir, con lo que el modelo ha provocado en los cuarenta años desde su imposición violenta por la dictadura cívico militar.

El 2 y 3 de Julio de 1986, millones de chilenas y chilenos salieron las calles en lo que era la culminación de las jornadas de protesta que desde 1983 impulsaban las organizaciones sociales y los partidos políticos  para poner fin a la dictadura.

El Gobierno de EE.UU. comprendió perfectamente que la dictadura que había instalado  podía caer. Movió sus cartas al interior de ella y en las fuerzas anti-dictatoriales,  a través de su embajador Harry Barnes,  presionando por  evitarlo e imponer una “salida pactada”. Un grupo de partidos – PDC, PR, PSD, un sector del PS y lo que posteriormente sería el PPD – aceptaron. Entraron a la cocina. Por cierto, sin considerar para nada a los movimientos sociales que habían sido los actores principales de la lucha contra la dictadura.

El resultado de ello fue que disminuyó la movilización social, la dictadura permaneció, se mantuvo la Constitución del 80, el dictador salió acorde a lo establecido en ella, continuó el modelo neoliberal, pese a la promesa expresa de terminar con él, en el programa de los gobiernos pos-dictatoriales.

Esta referencia viene al caso. El gigantesco movimiento social que hoy se desarrolla es, en una perspectiva histórica, la consecuencia de ese acuerdo, de los treinta años en que se ha administrado el sistema originado en la dictadura. Quienes hoy negocian con el Gobierno y la derecha, ¿tropezarán con la misma piedra?

Es de esperar que hayan aprendido algo. La permanencia de la movilización social es una clara señal que las chilenas y chilenos no les tienen confianza y no están dispuestos a soportan otros 30 años de promesas incumplidas para que sus derechos sean reconocidas y las profundas desigualdades desaparezcan.

Ya no sirve “la medida de lo posible”, entre otras cosas, porque hoy, gracias a la movilización social, se dice que se pueden subir las misérrimas pensiones que reciben más de un millón de adultos mayores, lo que fue negado durante 30 años; se dice que es posible rebajar pasajes; se dice que es posible elevar el salario mínimo; se dice que es posible mejorar la salud y bajar los precios de los medicamentos, se dice que es posible mejorar la educación, terminar con la estafa del CAE; porque hoy hasta personeros de derecha reconocen que las AFP son una estafa; en fin, muchas cosas más ahora son posibles, todas estas que durante años nos dijeron que eran imposibles.

La gran lección de estas semanas es que la organización y la lucha popular son las herramientas fundamentales para el desarrollo de la democracia y los derechos. No hay democracia real y efectiva sin esos actores principales. La gran lección es que la política solo tiene sentido, se enriquece y cumple su fundamental función social cuando se hace con la gente y desde la gente, y se corrompe e inutiliza cuando quienes la ejercen se convierten en la mal llamada “clase política”.

Llamar a un “Acuerdo por la Paz…” es evidente que fue y es solo propaganda engañosa: la violencia gubernamental y la represión continúan e incluso se han intensificado, se están violando cotidianamente los derechos humanos, como lo han explicitado los organismos internacionales, y se amenaza diariamente con sacar a las fuerzas armadas a la calle.

Hoy, quienes firmaron ese Acuerdo, no pueden dejarse amedrentar por la manipulación y las amenazas directas e indirectas del gobierno y de sectores de la derecha, tienen la obligación de escuchar a la ciudadanía, de considerar sus exigencias y demandas, de abrir las puertas a una nueva Constitución desde una Asamblea Constituyente que represente efectivamente a la ciudadanía.

Si no es así, mejor no hagan nada, no hagan realidad el adagio griego que afirma que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Por Jaime Insunza B.
Profesor

Santiago de Chile, 28 de noviembre 2019
Crónica Digital

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.