Martes 17 de Septiembre del 2019

Más articulos

Shanghái lidera la apertura de la economía china

Shanghái lidera la apertura de la economía china. El país asiático construye a toda máquina un nuevo centro de desarrollo de alta tecnología; el “Corredor G60 de Ciencia e Innovación”. En 1957, el poeta chileno Pablo Neruda recorrió en barco el río Yangtsé, desde la ciudad de Chongqing hasta Shanghái, en la R


Juventud amenazada

Juventud amenazada. Lista de medidas que golpean a los jóvenes: “Aula Segura”, Control de Identidad, baja en la edad de responsabilidad penal, revisión de mochilas y Toques de Queda. El gobierno junto a personeros de partidos de la derecha iniciaron una frenética caza juvenil. Los dardos políticos, comunicaci


Adiós a Marta Harnecker

Por: Eduardo Contreras.- Adiós a Marta Harnecker. No es posible callar ante su muerte. Fue una destacada intelectual, una fraternal organizadora de equipos y contribuyó eficazmente al conocimiento, difusión y debate de las ideas del socialismo científico.


Por Iván Ljubetic Vargas: Así surgió el Partido Comunista de Chile

EL 4 de junio de 2019 el Partido Comunista de Chile cumple 107 años de historia. Es uno de los 3 o 4 partidos comunistas más antiguos de la tierra. Surgió del seno de la clase obrera chilena. Por tanto, en ella debemos buscar sus raíces.


Gabriela Mistral, una voz digna de Nuestra América

A propósito de la actuación pro golpe de estado en Venezuela en la que se ha embarcado el gobernante chileno trastocando conceptos y principios es pertinente recordar un artículo escrito por Gabriela Mistral el año 1931 y publicado en Nueva York.


Adiós a Marta Harnecker

 

Adiós a Marta Harnecker 

No es posible callar ante su muerte. Fue una destacada intelectual, una fraternal organizadora de equipos y contribuyó eficazmente al conocimiento, difusión y debate de las ideas del socialismo científico.
 

Eduardo Contreras
Abogado

18/06/2019. Hace sólo unos días falleció en Canadá la compatriota y compañera Marta Harnecker, escritora, politóloga, periodista. Investigadora del marxismo en una época tan distinta, avanzada y positiva de nuestro país como lo fueron los años 60 y comienzos de los 70. Entonces estaban abiertas las puertas para la educación, la cultura, el arte; se discutía, se analizaba ideas y proyectos. Se publicaba libros especialmente por editorial Quimantú durante los inolvidables Mil días de la Unidad Popular y era corriente ver en la locomoción colectiva a trabajadores camino a sus labores leyendo obras de la literatura internacional. Algo inimaginable en nuestro tiempo y que decía relación con los niveles de educación de aquellos años, pero también con los baratísimos precios dela editorial estatal.

El estudio serio de los clásicos del pensamiento se expresaba en diferentes ámbitos y de distintas formas. Un ejemplo personal : durante poco más de un año alcancé a hacer clases en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción que tenía su sede en Chillán, del ramo de Economía Marxista. Buena parte de la clase era abrir el debate con los alumnos, que los había de todas las tendencias ideológicas y políticas. Jamás se produjo un incidente, nunca un estudiante abandonó la sala. Todos nos escuchábamos y se incentivó la lectura de los clásicos. Entre los textos que circulaban en aquellos años los libros de Marta Harneckerpor supuesto que ocupaban un buen lugar. ¿Es esto posible en nuestro tiempo?

Por entonces la figura de Marta, polémica, inteligente, seria, era conocida por todos a través de sus libros y de la recordada revista Chile Hoy. Su presencia y su obra se alzaba con fuerza y se coincidiera o se discrepara de su pensamiento no se la podía obviar.

No podía imaginar entonces que pocos años más tarde, ya en el exilio tras el brutal golpe del gobierno norteamericano y la derecha chilena en septiembre del 73, me correspondería el privilegio de trabajar junto a ella.

En efecto, fue en La Habana, Cuba, fines de 1975, que previo concurso y compitiendo con otras y otros profesionales, en la sede del Comité Chileno de Solidaridad obtuve la designación de Subdirector del recordado Boletín “Chile Informativo” que se elaboraba en La Habana, con apoyo de Prensa Latina y que se imprimía y distribuía desde México hacia el mundo.

Todo era posible para la resistencia antifascista de los chilenos y chilenas gracias a la generosidad de la Revolución Cubana y de Fidel, su lider inmortal.

Por entonces Marta, creadora y directora del “Chile Informativo”, estaba casada con el compañero Manuel Piñeiro, gran figura de los revolucionarios cubanos y encargado de las relaciones políticas con las fuerzas y organizaciones políticas de nuestra América. Fue también el tiempo en que nació su primera hija. Más de alguna vez estuve en su hogar, pero era sobre todo para conversaciones con Piñeiro.

Los del Boletín funcionábamos en el local de calle 13, entre D y E, en el hermoso barrio de el Vedado en Habana, y compartíamos tareas con compatriotas jóvenes y excelentes profesionales del periodismo, pero también con figuras históricas destacadas como Marcela Otero y Mario Gómez López. Años inolvidables en que cada mañana empezábamos por ir, normalmente con Mario Gómez, a buscar los cables noticiosos al edificio de calle 23 en donde entonces estaban las oficinas de la agencia noticiosa cubana Prensa Latina. Por esos años trabajaba allí una compatriota a la que había conocido en Chillán, Elena Acuña.

De vuelta al Comité se iniciaba la ronda de reuniones del equipo para seleccionar temas y encargar responsables ; a la par que se preparaba entrevistas a dirigentes nuestros o de algún otro país latinoamericano que solían estar de paso por Habana. Finalmente, se acordaba algún tema o revisión de textos en que había que profundizar para su publicación en los Anexos del Boletín.

Todo bajo la dirección de la compañera Marta que abría paso al debate, muchas veces acalorado, de los integrantes del equipo. Nuestras militancias políticas eran diferentes, pero todos finalmente aprendimos a debatir en un clima fraternal y enriquecimos nuestra formación.

Tras casi 3 años de trabajo periodístico, debí partir a otras tareas de la solidaridad exterior con la lucha de nuestro pueblo. Esta vez a México y no volví a trabajar con Marta Harnecker. Es más la ví muy poco, incluso años más tarde de regreso en Chile.

Pero no es posible callar ante su muerte. Fue una destacada intelectual, una fraternal organizadora de equipos y contribuyó eficazmente al conocimiento, difusión y debate de las ideas del socialismo científico.

Una gran chilena.
 

Publicado por: elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.