Jueves 18 de Julio del 2019

Más articulos

Shanghái lidera la apertura de la economía china

Shanghái lidera la apertura de la economía china. El país asiático construye a toda máquina un nuevo centro de desarrollo de alta tecnología; el “Corredor G60 de Ciencia e Innovación”. En 1957, el poeta chileno Pablo Neruda recorrió en barco el río Yangtsé, desde la ciudad de Chongqing hasta Shanghái, en la R


Juventud amenazada

Juventud amenazada. Lista de medidas que golpean a los jóvenes: “Aula Segura”, Control de Identidad, baja en la edad de responsabilidad penal, revisión de mochilas y Toques de Queda. El gobierno junto a personeros de partidos de la derecha iniciaron una frenética caza juvenil. Los dardos políticos, comunicaci


Adiós a Marta Harnecker

Por: Eduardo Contreras.- Adiós a Marta Harnecker. No es posible callar ante su muerte. Fue una destacada intelectual, una fraternal organizadora de equipos y contribuyó eficazmente al conocimiento, difusión y debate de las ideas del socialismo científico.


Por Iván Ljubetic Vargas: Así surgió el Partido Comunista de Chile

EL 4 de junio de 2019 el Partido Comunista de Chile cumple 107 años de historia. Es uno de los 3 o 4 partidos comunistas más antiguos de la tierra. Surgió del seno de la clase obrera chilena. Por tanto, en ella debemos buscar sus raíces.


Gabriela Mistral, una voz digna de Nuestra América

A propósito de la actuación pro golpe de estado en Venezuela en la que se ha embarcado el gobernante chileno trastocando conceptos y principios es pertinente recordar un artículo escrito por Gabriela Mistral el año 1931 y publicado en Nueva York.


El protagonismo del tema migratorio

 

El protagonismo del tema migratorio

El costo total de la construcción del muro que separe a Estados Unidos de México está cifrado en 25 mil millones de dólares.

Hugo Fazio. Economista. /01/019. 
En las últimas semanas de 2018 el tema de las migraciones tuvo a nivel mundial una elevada presencia y repercusión. La Asamblea de las Naciones Unidas ratificó el Pacto Global por una Migración Segura, Ordenada y Regular suscrito días antes en Marrakech (Marruecos), al cual Chile por decisión de Sebastián Piñera se restó de su firma, para después en la votación de la ONU abstenerse, en un documento que contó con el voto favorable de 152 países y la oposición de cinco, liderados por Estados Unidos. El 21 de diciembre la obsesión de Trump por obtener financiamiento para construir un muro en la frontera con México, rechazado en el Senado estadounidense al no contar con votos a favor de demócratas, condujo al cierre de un 26% de la administración federal al quedar sin fondos para funcionar. Mientras tanto, se cifraba en 9.000 los migrantes, en territorio mexicano que buscaban gestionar su ingreso a EEUU y el Tribunal Supremo de la mayor potencia económica el día 22 rechazó una  decisión de Trump que negaba el asilo a todo inmigrante que entrase al país irregularmente,  con el pronunciamiento decisorio de su presidente, John Roberts.  Por último se debe destacar el anuncio por iniciativa del gobierno mexicano, encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de un plan para enfrentar positiva y activamente la crisis migratoria existente.

El cierre parcial de la administración estadounidense se originó en la partida presupuestaria propuesta por Trump ascendente a US$5.700 millones destinada al muro fronterizo, aprobada por la mayoría republicana en la Cámara de Representantes –cuya composición se modifica a partir de enero por el resultado de la elección legislativa- y no alcanzar los votos que necesitaba en el Senado, debido a la oposición una vez más de los demócratas a iniciativas de este tipo. Se trata de un cierre parcial, dado que el ejercicio en curso iniciado en octubre tiene autorizado las tres cuartas partes de sus partidas. La determinación de Trump es no suscribir ningún gasto de no incluir recursos para el muro, lo cual provocó inmediatamente su cierre por el resto del año. El cierre parcial más prolongado se produjo desde el 15 de diciembre de 1995 hasta el 6 de enero de 1996, extendiéndose por 21 días.  Al dejar de disponer de fondos dejaron de funcionar nueve departamentos federales, entre ellos Seguridad Nacional, Comercio y Agricultura, conjuntamente con las agencias de su dependencia, con la excepción de las funciones consideradas como esenciales, en las cuales se debe trabajar aunque no se reciba pago.

El costo total de la construcción del muro que separe a EEUU de México está cifrado en US$25.000 millones. El cierre fue el tercero producido en el año, situación que no se daba desde hace cuatro décadas. En enero duró tres días y en febrero solo unas horas. Esta variante desde 1976 se utilizó en una veintena de oportunidades. “El presidente Trump –expresó Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado- está sumiendo a país en el caos. Abandone –recomendó al magnate- su estrategia de cierre (…). No va a tener muro hoy, la próxima semana, o el 3 de enero, cuando los demócrata tomen el control de la Cámara” (22/12/18). Debe recordarse que luego de una entrevista con los líderes demócratas del Senado y la Cámara, el mandatario había expresado que estaría “orgulloso” de “paralizar el gobierno en nombre de la seguridad fronteriza”. Se enteró así la mitad de la administración Trump sin poder cumplir la promesa que efectuó durante la campaña electoral presidencial de levantar el muro y ello con el cambio en la correlación de fuerzas en el parlamento resulta igualmente improbable a futuro.

Otra derrota, esta inesperada había experimentado Trump el día anterior cuando el Tribunal Supremo de EEUU por cinco votos contra cuatro frenó el intento presidencial de negar el derecho a asilo de todas aquellas personas que hubiesen ingresado a Estados Unidos irregularmente. El pronunciamiento decisivo fue el del presidente de la Corte, el magistrado John Roberts.

Esta determinación había sido suspendida cautelarmente en todo el país por una determinación adoptada por un juez de San Francisco, Jon Tiger, acogiendo una denuncia efectuada por la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU), sosteniendo que la instrucción del mandatario estaba en contradicción con la ley federal. El gobierno apeló de la decisión, pero el Tribunal de Apelaciones que tiene jurisdicción sobre el Oeste, también con sede en San Francisco, confirmó la decisión del juez. “Igual que nosotros –escribió con este motivo el juez Jay Bybee, nominado por el presidente republicano George W. Bush- no podemos legislar desde el estrado, como se nos recuerda a menudo, tampoco puede el Ejecutivo legislar desde el Despacho Oval” (22/12/18).

La instancia decisoria pasó a ser el Tribunal Supremo al cual recurrió el gobierno, teniendo a su favor las modificaciones que durante la administración de Trump se han producido en su composición, incluyendo al magistrado Brett Kavanaugh cuestionado por acusaciones de contenido sexual. La mayoría se produjo con los votos de cuatro magistrados nominados por presidentes demócratas al cual se sumó John Roberts. Cuando el tribunal de apelación de San Francisco respaldó la decisión del juez Tiger, Trump lo calificó como “un juez de Obama”, cuestionando las sucesivas resoluciones de la Corte de Apelaciones del Noveno Distrito, que incluyen a California y Hawái, a todas sus iniciativas sobre inmigración. Debido a ello, el magistrado Roberts publicó una declaración sosteniendo que “no hay jueces de Obama, ni jueces de Trump, ni jueces de Bush o de Clinton. La independencia judicial es algo por lo que deberíamos dar gracias todos” (22/12/18).

El 18 de diciembre México dio a conocer las líneas fundamentales de un plan de inversiones para que el país azteca y naciones centroamericanas enfrenten activamente la crisis migratoria, que adquirió nuevas dimensiones cuando abiertamente miles de personas se movilizaron buscando entrar a Estados Unidos. La administración de AMLO destinará en el curso de los próximos cinco años US$25.000 millones en la zona austral del país. EEUU aportaría US$4.800 millones a este plan y otros US$5.500 millones para apoyar reformas en el triángulo constituido por El Salvador, Guatemala y Honduras.

El anuncio efectuado por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se realizó después de negociaciones entre equipos de ambos países que duraron varios meses. En julio, AMLO, ya presidente electo, había enviado una carta a Donald Trump demandando una “relación de respeto, cooperación e intereses comunes”. Los programas de inversión a efectuarse en México recibirán recursos de EEUU por intermedio de la Corporación para la Inversión  Privada en el Exterior (OPIC) instancia gubernamental destinada a respaldar proyectos para el desarrollo.

Washington se sumó a este plan sin que paralelamente Trump renunciase a su recurrente idea de construir el muro en la frontera con México. El plan se dio a conocer con el mandatario poniendo siempre en primer plano la construcción del muro fronterizo y manteniendo a los miles de centroamericanos buscando asilo en EEUU al interior del territorio azteca y mostrando un tibio respaldo a la iniciativa del gobierno de AMLO. México es un país que tiene la condición de territorio de origen, tránsito  y destino de migrantes.

El plan contempla grandes obras públicas en la frontera sur mexicana, en la zona de Chiapas, Oaxaca y Yucatán, y varios proyectos públicos y privados a materializarse en Guatemala, El Salvador y Honduras. Dejándose absolutamente en el pasado, de acuerdo al plan, las medidas carcelarias y de criminalización. En vísperas de la Navidad, el gobierno de EEUU anunció unilateralmente que los solicitantes de asilo independientemente de su nacionalidad deberían esperar la respuesta a su presentación en  México. La disposición, desde luego, afecta a los miles de migrantes que llegaron a Tijuana en distintas caravanas.  Es, subrayó Ebrard luego de dar a conocer el plan, “el mayor compromiso en décadas”, proponiéndose duplicar en el curso de 2019 la inversión extranjera directa en el sur de México. “Son –remarcó- buenas noticias para México” (19/12/18). El monto más elevado de los fondos a destinar por el gobierno de AMLO se empleará en el proyectado Tren Maya, que ya se había puesto en ejecución durante los días anteriores.

El anuncio fue precedido días antes por el incremento decidido por el gobierno mexicano del salario mínimo en la frontera cuando se resolvió un aumento general de estas remuneraciones en 16,21%. En esta región se emplazan muchas de las empresas maquiladoras que abastecen a Estados Unidos y que desde la década de los noventa del siglo pasado condujeron a  un trabajo marcadamente precario de su población. Constituye, destacó AMLO, “la última cortina de desarrollo para retener a nuestros compatriotas en el territorio. La primera –explicitó- comienza en el sur. Vamos a ir desarrollando diferentes cortinas para que la gente no tenga que migrar, la migración va ser optativa” (18/12/18). La medida se compensará con una reducción a la mitad del IVA, de 16% al 8%, y disminución en otros tributos.

De otra parte, los secretarios de Relaciones Exteriores y Gobernación mexicanos comunicaron una modificación transcendente en el Instituto Nacional de Migración para atender a los centroamericanos que buscan ingresar a EEUU, así como a los mexicanos con domicilio en el extranjero. Pasamos, expresó el comisionado del Instituto Tonatiuh Guillén, “de un escenario en donde dominaba una imagen de  contención migratoria y de seguridad como eje sobre el que se articulaban las iniciativas. Y en este gobierno -añadió- se privilegian nuevos principios de respeto a los derechos humanos y el desarrollo social y económico” (20/12/18).

Marcelo Ebrard valoró que, luego de la ratificación del Pacto, de Marrakech “México es el primer país del mundo que está ajustando sus políticas migratorias”. Ejemplificándolo con el conjunto de los anuncios y medidas dadas a conocer luego de  Marrakech, lo que se ajustan en el interior del país a lo acordado, lo cual está permitiendo construir una relación distinta con los países centroamericanos (20/12/18). En cambio, Kristien Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional de EEUU, informó que los solicitantes de asilo en adelante no podrán permanecer en el territorio del país mientras se resuelve su caso. De acuerdo a la información “los alienígenas (término utilizado por el gobierno de Trump para referirse a los inmigrantes irregulares) que intentan entrar en Estados Unidos para pedir asilo ya no serán liberados dentro de nuestro país, donde a menudo desaparecían antes de que un juzgado pueda determinar la validez de su demanda”. Frente a este dictamen, la cancillería azteca informó que se permitirá a personas extranjeras permanecer en territorio nacional bajo la condición de “estancia por razones humanitarias” (21/12/18).

México y los tres países centroamericanos del triángulo del norte dieron a conocer el plan migratorio en Marrakech, donde  se aprobó el Pacto Global por una Migración Segura, Ordenada y  Regular, que no fue suscrito por Chile en una decisión adoptada directamente por Sebastián Piñera, sin someterla a consultas. Días después, el Pacto en la Asamblea General de las NN.UU, se aprobó con el pronunciamiento a favor de 152 países, mientras cinco encabezados por EEUU votaron en contra y hubo once abstenciones, entre ellas la de Chile. Piñera justificó la decisión afirmando que el texto “entra en conflicto con algunos” de los principios perseguidos en su opinión por el país, además de no resguardar “ordenadamente los legítimos intereses “de Chile (20/12/18).

“Es sorprendente –expresó Louise Arbour, encargada de la ONU para Migración Internacional- que haya habido tanta desinformación sobre lo que es y dice el Pacto (…). No crea ningún derecho de migrar, no impone ninguna obligación a los Estados” (10/12/18). Su texto contiene 23 objetivos no vinculantes. La oposición a suscribirlo fue encabezada por Estados Unidos, cuyo presidente Donald Trump desató desde su campaña electoral presidencial una intensa ofensiva en contra de los migrantes.

Estados Unidos ni siquiera quiso participar en la larga gestación del documento durante 18 meses de negociaciones. Previo a la suscripción del Pacto su embajada ante las Naciones Unidas expresó el rechazo afirmando que el texto estaba “a favor de la migración” y no consideraría que “una inmigración legal bien gestionada debe empezar y terminar con controles nacionales efectivos de las fronteras”. Añadió que no se hace una diferenciación “adecuada” entre migrantes regulares e irregulares, concluyendo que la redacción pretende generar directrices internacionales vinculantes. Esta línea de rechazo al pacto encuentra similitudes en varios aspectos con las argumentaciones de Sebastián Piñera.

Desde el pronunciamiento de la Casa Blanca, en contra del Pacto el texto suscrito en Marrakech se transformó en un objetivo en la misma dirección de partidos y organizaciones de extrema derecha. A comienzos de noviembre el gobierno austriaco, conformado por partidos conservadores y de extrema derecha, anunció el igual que Trump el retiro de su apoyo. La siguieron en Europa algunos otros gobiernos conservadores o con posiciones abiertas contra la migración. En Bélgica, la derecha nacionalista de origen flamenco se negó a suscribirlo, procediendo a romper la coalición gubernamental, retirándose del Ejecutivo el partido nacionalista flamenco N-VA, obligando a renunciar al primer ministro, el liberal francófona Charles Michel. El N-VA fue el partido más votado en las elecciones de 2014, obteniendo el 20,3% de los sufragios. Pero antes de su dimisión, Michel obtuvo el apoyo del Parlamento del texto concordado, decisión muy aplaudida en Marrakech.

“El nacionalismo es, por sobre todo –comentó Martin Wolf en Financial Times-, una fuerza social extraordinariamente poderosa.  Hoy estamos siendo testigos  -agregó- del nacionalismo maligno en todo Occidente y, más significativamente, en EEUU. Tenemos incluso el espectáculo de personas que promueven la formación de una ‘internacional’ de estas corrientes nacionalistas” (19/12/18). Es la formulación que hacen los Bolsonaro en América del Sur.El costo total de la construcción del muro que separe a Estados Unidos de México está cifrado en 25 mil millones de dólares.

 

Hugo Fazio. Economista. 07/01/019. En las últimas semanas de 2018 el tema de las migraciones tuvo a nivel mundial una elevada presencia y repercusión. La Asamblea de las Naciones Unidas ratificó el Pacto Global por una Migración Segura, Ordenada y Regular suscrito días antes en Marrakech (Marruecos), al cual Chile por decisión de Sebastián Piñera se restó de su firma, para después en la votación de la ONU abstenerse, en un documento que contó con el voto favorable de 152 países y la oposición de cinco, liderados por Estados Unidos. El 21 de diciembre la obsesión de Trump por obtener financiamiento para construir un muro en la frontera con México, rechazado en el Senado estadounidense al no contar con votos a favor de demócratas, condujo al cierre de un 26% de la administración federal al quedar sin fondos para funcionar. Mientras tanto, se cifraba en 9.000 los migrantes, en territorio mexicano que buscaban gestionar su ingreso a EEUU y el Tribunal Supremo de la mayor potencia económica el día 22 rechazó una  decisión de Trump que negaba el asilo a todo inmigrante que entrase al país irregularmente,  con el pronunciamiento decisorio de su presidente, John Roberts.  Por último se debe destacar el anuncio por iniciativa del gobierno mexicano, encabezado por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de un plan para enfrentar positiva y activamente la crisis migratoria existente.

El cierre parcial de la administración estadounidense se originó en la partida presupuestaria propuesta por Trump ascendente a US$5.700 millones destinada al muro fronterizo, aprobada por la mayoría republicana en la Cámara de Representantes –cuya composición se modifica a partir de enero por el resultado de la elección legislativa- y no alcanzar los votos que necesitaba en el Senado, debido a la oposición una vez más de los demócratas a iniciativas de este tipo. Se trata de un cierre parcial, dado que el ejercicio en curso iniciado en octubre tiene autorizado las tres cuartas partes de sus partidas. La determinación de Trump es no suscribir ningún gasto de no incluir recursos para el muro, lo cual provocó inmediatamente su cierre por el resto del año. El cierre parcial más prolongado se produjo desde el 15 de diciembre de 1995 hasta el 6 de enero de 1996, extendiéndose por 21 días.  Al dejar de disponer de fondos dejaron de funcionar nueve departamentos federales, entre ellos Seguridad Nacional, Comercio y Agricultura, conjuntamente con las agencias de su dependencia, con la excepción de las funciones consideradas como esenciales, en las cuales se debe trabajar aunque no se reciba pago.

El costo total de la construcción del muro que separe a EEUU de México está cifrado en US$25.000 millones. El cierre fue el tercero producido en el año, situación que no se daba desde hace cuatro décadas. En enero duró tres días y en febrero solo unas horas. Esta variante desde 1976 se utilizó en una veintena de oportunidades. “El presidente Trump –expresó Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado- está sumiendo a país en el caos. Abandone –recomendó al magnate- su estrategia de cierre (…). No va a tener muro hoy, la próxima semana, o el 3 de enero, cuando los demócrata tomen el control de la Cámara” (22/12/18). Debe recordarse que luego de una entrevista con los líderes demócratas del Senado y la Cámara, el mandatario había expresado que estaría “orgulloso” de “paralizar el gobierno en nombre de la seguridad fronteriza”. Se enteró así la mitad de la administración Trump sin poder cumplir la promesa que efectuó durante la campaña electoral presidencial de levantar el muro y ello con el cambio en la correlación de fuerzas en el parlamento resulta igualmente improbable a futuro.

Otra derrota, esta inesperada había experimentado Trump el día anterior cuando el Tribunal Supremo de EEUU por cinco votos contra cuatro frenó el intento presidencial de negar el derecho a asilo de todas aquellas personas que hubiesen ingresado a Estados Unidos irregularmente. El pronunciamiento decisivo fue el del presidente de la Corte, el magistrado John Roberts.

Esta determinación había sido suspendida cautelarmente en todo el país por una determinación adoptada por un juez de San Francisco, Jon Tiger, acogiendo una denuncia efectuada por la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU), sosteniendo que la instrucción del mandatario estaba en contradicción con la ley federal. El gobierno apeló de la decisión, pero el Tribunal de Apelaciones que tiene jurisdicción sobre el Oeste, también con sede en San Francisco, confirmó la decisión del juez. “Igual que nosotros –escribió con este motivo el juez Jay Bybee, nominado por el presidente republicano George W. Bush- no podemos legislar desde el estrado, como se nos recuerda a menudo, tampoco puede el Ejecutivo legislar desde el Despacho Oval” (22/12/18).

La instancia decisoria pasó a ser el Tribunal Supremo al cual recurrió el gobierno, teniendo a su favor las modificaciones que durante la administración de Trump se han producido en su composición, incluyendo al magistrado Brett Kavanaugh cuestionado por acusaciones de contenido sexual. La mayoría se produjo con los votos de cuatro magistrados nominados por presidentes demócratas al cual se sumó John Roberts. Cuando el tribunal de apelación de San Francisco respaldó la decisión del juez Tiger, Trump lo calificó como “un juez de Obama”, cuestionando las sucesivas resoluciones de la Corte de Apelaciones del Noveno Distrito, que incluyen a California y Hawái, a todas sus iniciativas sobre inmigración. Debido a ello, el magistrado Roberts publicó una declaración sosteniendo que “no hay jueces de Obama, ni jueces de Trump, ni jueces de Bush o de Clinton. La independencia judicial es algo por lo que deberíamos dar gracias todos” (22/12/18).

El 18 de diciembre México dio a conocer las líneas fundamentales de un plan de inversiones para que el país azteca y naciones centroamericanas enfrenten activamente la crisis migratoria, que adquirió nuevas dimensiones cuando abiertamente miles de personas se movilizaron buscando entrar a Estados Unidos. La administración de AMLO destinará en el curso de los próximos cinco años US$25.000 millones en la zona austral del país. EEUU aportaría US$4.800 millones a este plan y otros US$5.500 millones para apoyar reformas en el triángulo constituido por El Salvador, Guatemala y Honduras.

El anuncio efectuado por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, se realizó después de negociaciones entre equipos de ambos países que duraron varios meses. En julio, AMLO, ya presidente electo, había enviado una carta a Donald Trump demandando una “relación de respeto, cooperación e intereses comunes”. Los programas de inversión a efectuarse en México recibirán recursos de EEUU por intermedio de la Corporación para la Inversión  Privada en el Exterior (OPIC) instancia gubernamental destinada a respaldar proyectos para el desarrollo.

Washington se sumó a este plan sin que paralelamente Trump renunciase a su recurrente idea de construir el muro en la frontera con México. El plan se dio a conocer con el mandatario poniendo siempre en primer plano la construcción del muro fronterizo y manteniendo a los miles de centroamericanos buscando asilo en EEUU al interior del territorio azteca y mostrando un tibio respaldo a la iniciativa del gobierno de AMLO. México es un país que tiene la condición de territorio de origen, tránsito  y destino de migrantes.

El plan contempla grandes obras públicas en la frontera sur mexicana, en la zona de Chiapas, Oaxaca y Yucatán, y varios proyectos públicos y privados a materializarse en Guatemala, El Salvador y Honduras. Dejándose absolutamente en el pasado, de acuerdo al plan, las medidas carcelarias y de criminalización. En vísperas de la Navidad, el gobierno de EEUU anunció unilateralmente que los solicitantes de asilo independientemente de su nacionalidad deberían esperar la respuesta a su presentación en  México. La disposición, desde luego, afecta a los miles de migrantes que llegaron a Tijuana en distintas caravanas.  Es, subrayó Ebrard luego de dar a conocer el plan, “el mayor compromiso en décadas”, proponiéndose duplicar en el curso de 2019 la inversión extranjera directa en el sur de México. “Son –remarcó- buenas noticias para México” (19/12/18). El monto más elevado de los fondos a destinar por el gobierno de AMLO se empleará en el proyectado Tren Maya, que ya se había puesto en ejecución durante los días anteriores.

El anuncio fue precedido días antes por el incremento decidido por el gobierno mexicano del salario mínimo en la frontera cuando se resolvió un aumento general de estas remuneraciones en 16,21%. En esta región se emplazan muchas de las empresas maquiladoras que abastecen a Estados Unidos y que desde la década de los noventa del siglo pasado condujeron a  un trabajo marcadamente precario de su población. Constituye, destacó AMLO, “la última cortina de desarrollo para retener a nuestros compatriotas en el territorio. La primera –explicitó- comienza en el sur. Vamos a ir desarrollando diferentes cortinas para que la gente no tenga que migrar, la migración va ser optativa” (18/12/18). La medida se compensará con una reducción a la mitad del IVA, de 16% al 8%, y disminución en otros tributos.

De otra parte, los secretarios de Relaciones Exteriores y Gobernación mexicanos comunicaron una modificación transcendente en el Instituto Nacional de Migración para atender a los centroamericanos que buscan ingresar a EEUU, así como a los mexicanos con domicilio en el extranjero. Pasamos, expresó el comisionado del Instituto Tonatiuh Guillén, “de un escenario en donde dominaba una imagen de  contención migratoria y de seguridad como eje sobre el que se articulaban las iniciativas. Y en este gobierno -añadió- se privilegian nuevos principios de respeto a los derechos humanos y el desarrollo social y económico” (20/12/18).

Marcelo Ebrard valoró que, luego de la ratificación del Pacto, de Marrakech “México es el primer país del mundo que está ajustando sus políticas migratorias”. Ejemplificándolo con el conjunto de los anuncios y medidas dadas a conocer luego de  Marrakech, lo que se ajustan en el interior del país a lo acordado, lo cual está permitiendo construir una relación distinta con los países centroamericanos (20/12/18). En cambio, Kristien Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional de EEUU, informó que los solicitantes de asilo en adelante no podrán permanecer en el territorio del país mientras se resuelve su caso. De acuerdo a la información “los alienígenas (término utilizado por el gobierno de Trump para referirse a los inmigrantes irregulares) que intentan entrar en Estados Unidos para pedir asilo ya no serán liberados dentro de nuestro país, donde a menudo desaparecían antes de que un juzgado pueda determinar la validez de su demanda”. Frente a este dictamen, la cancillería azteca informó que se permitirá a personas extranjeras permanecer en territorio nacional bajo la condición de “estancia por razones humanitarias” (21/12/18).

México y los tres países centroamericanos del triángulo del norte dieron a conocer el plan migratorio en Marrakech, donde  se aprobó el Pacto Global por una Migración Segura, Ordenada y  Regular, que no fue suscrito por Chile en una decisión adoptada directamente por Sebastián Piñera, sin someterla a consultas. Días después, el Pacto en la Asamblea General de las NN.UU, se aprobó con el pronunciamiento a favor de 152 países, mientras cinco encabezados por EEUU votaron en contra y hubo once abstenciones, entre ellas la de Chile. Piñera justificó la decisión afirmando que el texto “entra en conflicto con algunos” de los principios perseguidos en su opinión por el país, además de no resguardar “ordenadamente los legítimos intereses “de Chile (20/12/18).

“Es sorprendente –expresó Louise Arbour, encargada de la ONU para Migración Internacional- que haya habido tanta desinformación sobre lo que es y dice el Pacto (…). No crea ningún derecho de migrar, no impone ninguna obligación a los Estados” (10/12/18). Su texto contiene 23 objetivos no vinculantes. La oposición a suscribirlo fue encabezada por Estados Unidos, cuyo presidente Donald Trump desató desde su campaña electoral presidencial una intensa ofensiva en contra de los migrantes.

Estados Unidos ni siquiera quiso participar en la larga gestación del documento durante 18 meses de negociaciones. Previo a la suscripción del Pacto su embajada ante las Naciones Unidas expresó el rechazo afirmando que el texto estaba “a favor de la migración” y no consideraría que “una inmigración legal bien gestionada debe empezar y terminar con controles nacionales efectivos de las fronteras”. Añadió que no se hace una diferenciación “adecuada” entre migrantes regulares e irregulares, concluyendo que la redacción pretende generar directrices internacionales vinculantes. Esta línea de rechazo al pacto encuentra similitudes en varios aspectos con las argumentaciones de Sebastián Piñera.

Desde el pronunciamiento de la Casa Blanca, en contra del Pacto el texto suscrito en Marrakech se transformó en un objetivo en la misma dirección de partidos y organizaciones de extrema derecha. A comienzos de noviembre el gobierno austriaco, conformado por partidos conservadores y de extrema derecha, anunció el igual que Trump el retiro de su apoyo. La siguieron en Europa algunos otros gobiernos conservadores o con posiciones abiertas contra la migración. En Bélgica, la derecha nacionalista de origen flamenco se negó a suscribirlo, procediendo a romper la coalición gubernamental, retirándose del Ejecutivo el partido nacionalista flamenco N-VA, obligando a renunciar al primer ministro, el liberal francófona Charles Michel. El N-VA fue el partido más votado en las elecciones de 2014, obteniendo el 20,3% de los sufragios. Pero antes de su dimisión, Michel obtuvo el apoyo del Parlamento del texto concordado, decisión muy aplaudida en Marrakech.

“El nacionalismo es, por sobre todo –comentó Martin Wolf en Financial Times-, una fuerza social extraordinariamente poderosa.  Hoy estamos siendo testigos  -agregó- del nacionalismo maligno en todo Occidente y, más significativamente, en EEUU. Tenemos incluso el espectáculo de personas que promueven la formación de una ‘internacional’ de estas corrientes nacionalistas” (19/12/18). Es la formulación que hacen los Bolsonaro en América del Sur.

Publicado por: elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.