Otra vez Carabineros metidos en crimen y mentiras. Gobierno los avaló y aplaudió. Se vienen días complicados para autoridades políticas.

Gonzalo Magueda. Periodista. 18/11/018. Frente a los cuestionamientos del accionar de Carabineros en La Araucanía y la labor represiva del Comando Jungla creado bajo la tutela del actual Gobierno, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, afirmó este domingo: “No estigmaticemos. La evaluación es positiva”. Y luego, entrevistado en el diario La Tercera, expresó que la administración piñerista “ha apoyado las acciones” de la policía uniformada. Días antes, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, ejerciendo como Vicepresidente de la República -porque el Presidente Sebastián Piñera anda de gira exterior- sentenció que “respaldamos a Carabineros en el cumplimiento de sus deberes” en referencia al operativo en Ercilla, que terminó con la vida del joven mapuche Camilo Catrillanca. El propio Piñera envío un Twitter donde expuso que “ratificamos deber de Carabineros de perseguir delitos y su derecho a defenderse cuando son atacados”.

El Intendente de La Araucanía, Luis Mayol, salió a establecer la línea comunicacional oficial, planteando que todo era un “hecho delictivo” por el robo de tres vehículos desde una escuela, que hubo un enfrentamiento a balazos entre individuos desconocidos y elementos de la policía uniformada, también respaldó el accionar de Carabineros y quiso criminalizar a la víctima estableciendo que tenía un prontuario penal (lo que resultó ser falso).

En entrevista con El Mercurio, el General Director de Carabineros, Hermes Soto, señaló que “todas las cámaras que se utilizaron en ese procedimiento (donde resultó muerto el comunero indígena), que varios funcionarios andaban trayendo, ya están entregadas y están en poder del Ministerio Público”. Declaración conocida cuando desde distintos lados se dijo que Carabineros, en ese operativo, no andaba con sus cámaras, e incluso La Tercera recordó que en declaraciones a ese medio, Soto dijo que no hubo cámaras; o mintió o se contradijo. Por lo demás, Soto en estos días no se cansó de defender el accionar de sus funcionarios y recalcar la necesidad de la presencia del Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) y del equipo táctico, conocido como Comando Jungla en la zona sur del país.

Obligados a reconocer la verdad

Pero la historia transitaba por otro lado, muy lejos de las declaraciones de Piñera, Soto, Chadwick, Ubilla y Mayol. La mañana de este domingo, el Vicepresidente Chadwick se vio obligado a entregar los datos que apuntan a la verdad de lo ocurrido en torno del asesinato del mapuche Camilo Catrillanca.

“Se ha podido comprobar que uno de los miembros de la patrulla del Gope que acudió y llegó originalmente a los hechos donde se produce la muerte del joven Catrillanca, que inicialmente había señalado que no tenía ni contaba con una cámara de vigilancia, sí la tenía como correspondía al cumplimiento de su deber. Y que esa cámara de vigilancia, que se negó en su momento, sí existía. Y más grave aún, que la tarjeta de memoria la destruyó”, indicó el alto funcionario.

Informó que frente a esos hechos, que constituyen delito, fueron sacados de sus cargos y funciones el jefe de Orden y Seguridad de La Araucanía, Mauro Victtoriano Krebs, y el Prefecto de Fuerzas Especiales (FFEE) de la región, Iván Contreras. Además, se dio de baja inmediata a los cuatro integrantes del GOPE que participaron en el operativo, sin proporcionar hasta el cierre de esta edición, sus nombres. Uno de ellos habría causado la muerte de Catrillanca.

Una vez más, en un corto periodo de tiempo, altos funcionarios de Carabineros son destituidos por mentiras y omisiones, actuaciones ilegales de miembros de esa institución, entrega de falsos antecedentes y ocultamiento de evidencias. Vino el recuerdo de la fraudulenta Operación Huracán, que también le costó el cargo a altos oficiales de la policía uniformada, destinado a afectar a comuneros mapuches con fabricación de delitos inexistentes.

Por cierto, conocido esto, el Ministerio Público reforzó la arista de investigación por obstrucción a la justicia y se abre un proceso por negligencia, resultado de muerte y otros delitos que habrían cometido los carabineros dados de baja. Se estaría por ver si también hubo asociación ilícita de parte de los uniformados.

Para empezar y en concreto, después de la información entregada por Chadwick, y que se la habría proporcionado Hermes Soto, en el lugar sí había cámaras de Carabineros y ahora se quiere establecer que actuaron elementos del GOPE y no del equipo táctico Comando Jungla. Y las imágenes de esas cámaras se destruyeron.

La información que se entregó ahora, y que establece que esos carabineros quisieron ocultar su accionar, ratifica la tesis del asesinato y sobre todo porque el proyectil que mató al joven comunero entró por atrás de la cabeza de la víctima.

En el programa “Mesa Central” de Canal 13, la periodista Patricia Politzer, incluso increpando a Rodrigo Ubilla, señaló: “Me salta la siguiente duda esto podría haberse solucionado en menos de 24 horas si el Gobierno le hubiera dado credibilidad al testimonio de este joven que estaba junto a Camilo Catrillanca en le momento en que ocurrieron los hechos”. Y añadió que “la verdad es que esa misma noche, según el informe del INDH, se establece que el joven dice ‘cuando dimos vuelta el tractor avanzamos hacia adelante y carabineros dispara. Había uno de ellos con cámara, fue el que disparo. Me subieron a la tanqueta ahí un carabinero se sacó la cinta de grabación y la guardo y puso otra cinta en la cámara y comenzó a grabar’ si le hubiéramos dado credibilidad a este testimonio no nos habríamos demorado 72 horas en aclarar este punto”.

Entre los bochornos de las autoridades, está una específica declaración del Intendente Mayol, quien señaló que “estoy convencido en un 99% de que ésta no es una nueva Operación Huracán”, en alusión a la operación ilegal de Carabineros durante el Gobierno anterior. Sin embargo, el episodio de ahora apunta a una segunda “Operación Huracán”, es decir, los carabineros volvieron a mentir y cometer delitos.

Todo esto constituye, en definitiva, un escándalo de proporciones donde está, de nueva cuenta, involucrado Carabineros institucionalmente, y la autoridad política -el Ministerio del Interior- que es el mando civil sobre la policía uniformada. Sumado al descrédito que se acentúa ante los carabineros y la falta de credibilidad y bochorno en que quedan las máximas autoridades que los defendieron todos estos días.

Responsabilidad política del Gobierno

En este marco, Marcelo Catrillanca, padre del joven asesinado, dijo en una conferencia de prensa que “los grandes responsables son el Intendente de la región y el ministro del Interior, porque en la primera instancia dijo que mi hijo era ladrón, delincuente. Interpelamos al ministro, que por un acto de buena fe que el Gobierno pueda decir que se está haciendo justicia y el ministro tiene que dejar el cargo y el Intendente y todos los entes que representan el gobierno acá. El Gobernador también tiene responsabilidad”.

Frente a la información entregada por el Vicepresidente, Andrés Chadwick, el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, expresó que “eso demuestra que una vez más hubo una conspiración de las fuerzas policiales, y que autoridades de Gobierno caen en una red de mentiras y contradicciones”.

El dirigente enfatizó, en el programa “De domingo a domingo. Sin restricción” de radio Nuevo Mundo, que “Carabineros le ha mentido al país, mientras el ministro Chadwick, el subsecretario (Rodrigo) Ubilla y el Presidente Sebastián Piñera, avalaron y respaldaron la actuación de esa policía” en torno del caso del asesinato de Camilo Catrillanca.

Añadió que por sus declaraciones iniciales y su férreo apoyo al accionar de Carabineros, “el Intendente de La Araucanía (Luis Mayol) debe renunciar. Él mintió, fabricó un prontuario de la víctima”.

Guillermo Teillier expresó que desde este domingo en el país “hay una situación muy compleja, el Gobierno ‘no se puede sacar los pillos’ como se dice popularmente, cuando hizo loas a los Carabineros, el subsecretario Ubilla dijo que la evaluación del Comando Jungla era positiva”. Ahora, indicó, “quedó claro que el Comando Jungla no tiene razón de existir”. Planteó que desde el Gobierno y específicamente desde el Presidente Piñera -ante lo conocido de la mentira y el accionar ilegal de un grupo de carabineros, comprometidos posiblemente en el asesinato de Catrillanca- “no se esperan señales, sino hechos concretos, y eso es si quitan o dejan” el Comando Jungla.

El Partido Demócrata Cristiano emitió un comunicado donde exigió la renuncia de Luis Mayol, y señaló que la máxima autoridad regional de La Araucanía “a la luz de los hechos acontecidos se ha transformado en un obstáculo al trabajo intenso que se debe desarrollar en la zona para superar esta crisis, como también el rezago histórico de La Araucanía. Su permanencia no es garantía para que prime la verdad de lo ocurrido y se pueda sancionar a los responsables”.

“Creemos que el Intendente Luis Mayol imprudentemente se apresuró en confirmar -sin ninguna investigación previa- que Camilo Catrillanca había participado en el robo de los autos y posteriormente, muerto en un enfrentamiento”, se planteó en el comunicado de la DC.

Fuad Chaín, presidente de la colectividad, sostuvo que “contamos con un Gobierno y una fuerza de Carabineros que actúan en clave de efectismos, de los café en un Starbucks o de los montajes tipo comandos junglas y no de modernizar y transparentar nuestras fuerzas de orden y seguridad y garantizar los derechos mínimos de todos los chilenos”.

La diputada por la zona, Andrea Parra, en declaraciones recogidas en EMOL señaló que “los hechos conocidos son gravísimos. Llamo no solo a asumir la responsabilidad policial, sino que también asumir la responsabilidad política. El Ministerio del Interior y la Intendencia han sido irresponsables, blindaron a carabineros sin tener todos los antecedentes”.

Carmen Hertz, abogada de derechos humanos y diputada comunista, posteó en Twitter: “Vergonzosa e inaceptable seguidilla de mentiras, trampas y montajes de @CarabdeChile en crimen de Camilo Catrillanca avaladas en cada momento por las Autoridades Políticas para desmentirlas después”.

Durante la noche del domingo en Santiago se realizó un masivo cacerolazo en repudio al crimen e irregularidad cometido por Carabineros y a la actitud asumida por el Gobierno de Piñera. También se espera la extensión de protestas durante estos días en ciudades de La Araucanía y el Biobío.

Para la administración piñerista se vienen días complicados. Es muy probable que se realice la interpelación en la Cámara de Diputados el ministro del Interior, que tenga que ir a reuniones de las comisiones de Derechos Humanos y Seguridad Interior a dar explicaciones, que se abra un proceso de acusación constitucional contra el Intendente Mayol (si no renuncia), se cuestionen partidas presupuestarias para Carabineros en el Senado, se exija de manera fuerte que se desintegre el Comando Jungla y se modifique el Plan Impulso diseñado por el Gobierno y los empresarios para enfrentar “el problema” en La Araucanía.

 elsiglo.cl