Miercoles 21 de Noviembre del 2018

Más articulos

JA Lagos explica cómo andan relaciones políticas del PC

Dirigente comunista cuenta reuniones efectuadas, los acercamientos con el FA y la DC y los objetivos que busca la colectividad de la hoz y el martillo. En los últimos meses, la directiva del Partido Comunista (PC) sostuvo muchísimas reuniones con colectividades políticas, que incluyeron a sus antiguos aliado


Huela a fascismo

Por: Eduardo Contreras.- La provocación montada por la derecha y los medios en relación al encuentro entre Boric y Orsini y Palma, hiede a maniobra fascistoide. Seamos claros: la provocación montada por la derecha y los medios de comunicación a su servicio en relación al encuentro entre los diputados Boric y


Fernando Atria: “Esfuerzo de convergencia es urgente”

Dirigente del PS enfatizó que ello radica en “urgencia de transformación antineoliberal”. Advirtió que no puede ser “entre directivas” de unos pocos partidos. El “esfuerzo de la convergencia, el esfuerzo de crear, de ir construyendo en conjunto es urgente” en el campo opositor, sobre todo del progresismo y la


“No estamos cumpliendo con sentir de la ciudadanía”

“No estamos cumpliendo con sentir de la ciudadanía”. Presidente del PC expresó que partidos de oposición no cumplen “con espíritu unitario” y planteó que acuerdos deben ser programáticos antes que electorales.


Factores críticos en el escenario internacional

Factores críticos en el escenario internacional. Guillermo Teillier echó un vistazo a varias situaciones que se presentan como el posible triunfo de Bolsonaro, el papel de EU y disputas en el terreno mundial. Hace unos días se efectuó un encuentro de trabajo entre dirigentes nacionales del Partido Comunista


El foro que convocó a agenda y convergencia común

 


El foro que convocó a agenda y convergencia común

El intercambio entre Claudia Pascual, Carlos Ruiz, Fernando Atria, Francisco Huenchumilla, Carmen Andrade y Juan Ignacio Latorre.

Hugo Guzmán. Periodista. 23/10/018. Estuvieron de acuerdo en que puede existir una agenda común, que se debe construir una propuesta alternativa ante la ofensiva de la derecha, que no se debe poner como primer tema de la unidad el asunto electoral, que existen muchas diferencias entre fuerzas “de centro y de izquierda…no de centroizquierda”, pero que no impiden acuerdos, sobre todo en lo programático.

Fue una mirada “a fondo” a los desafíos del campo opositor donde hoy confluyen, inevitablemente, sectores progresistas, socialcristianos y de izquierda.

Los convocó la Fundación Casa Común y aceptaron. A la Sala Domeyko de la Casa Central de la Universidad de Chile llegaron Claudia Pascual (Partido Comunista), Carlos Ruiz (Izquierda Autónoma), Fernando Atria y Carmen Andrade (Partido Socialista), Francisco Huenchumilla (Democracia Cristiana) y Juan Ignacio Latorre (Revolución Democrática).

Se vieron las caras y cruzaron voces, sobre todo en relación a los desafíos de la oposición, que, se dijo, iría más allá del criterio “todos contra la derecha”, en la idea de “construir una propuesta” que salga del centro político y de la izquierda política.

Todo en medio de cuestionamientos de que el campo progresista, democrático y de izquierda está disperso/desarticulado, quedando algo atrás de lo que se define como “ofensiva de la derecha” que está incorporando factores como el neofascismo en Chile y en otros lugares del mundo.

El título del foro era desafiante: “Construimos juntos o nos hundimos separados”, una suerte de interpelación a quienes llegaron a la actividad o más allá, en todo el espectro de la oposición. Con ello, el encuentro era algo más que conversar; era una suerte de interpelación.

Un tema de urgencia

Fernando Atria, que encabeza Casa Común, abogado constitucionalista y dirigente socialista, partió diagnosticando que las fuerzas transformadoras del país están fragmentadas y desorientadas, sobre todo después de la derrota electoral del año pasado, en que la derecha ganó el Gobierno.

De allí, planteó que la convergencia y fortalecimiento de esas fuerzas es un tema de urgencia, porque es urgente desarrollar una transformación antineoliberal en Chile.  Enfatizó que la unidad es importante, porque la transformación en el país es importante. En ese camino, sostuvo que la convergencia debe plantearse en los ámbitos político y social.

En definitiva, planteó el imperativo del trabajo común de fuerzas progresistas, de centro y de izquierda. Para Atria, la convergencia es un deber que interpela a la actual oposición, en todo su abanico. Advirtió que no será fácil ni rápida su concreción.

El abogado y dirigente del PS abordó uno de los temas polémicos hoy en el campo opositor: los acuerdos electorales como objetivo. En ese sentido planteó que pretender alcanzar la unidad solo para fines electorales es no entender nada de lo que está pasando y de lo que se necesita. Atria puntualizó que la convergencia debe ser para la construcción común de proyectos colectivos de transformación.

Generar una agenda corta

En ese mismo camino se expresó el sociólogo Carlos Ruiz, de Nodo XXI e integrante de Izquierda Autónoma (que pertenece al Frente Amplio). “El punto inicial (de un acercamiento en la oposición) no es el acuerdo electoral, ese es el punto de llegada”, puntualizó.

En ese marco, Ruiz sostuvo que en esta etapa lo urgente es generar una agenda corta capaz de dar respuestas a las necesidades y demandas de la población y establecer derechos sociales. Habló de una agenda de corto plazo que reúna a diversas fuerzas políticas y convoque a sectores sociales y que incluya transformaciones concretas. Planteó que esa agenda puede revertir el cuadro negativo de al menos cuatro décadas de hegemonía del neoliberalismo en el país.

El sociólogo indicó asimismo, que ese instrumento puede cambiar la polaridad de la confrontación actual, y cambiar la forma que impone la derecha, que no lleva a ninguna parte, entre otras cosas, por la irracionalidad de sus posturas y verbalización.

Así, el académico y dirigente político manifestó que una agenda corta permite organizar en torno de ella a las fuerzas políticas y sociales y se puede terminar con la dispersión de la oposición frente al Gobierno de derecha.

Carlos Ruiz se refirió en su análisis a fenómenos que presenta en la actualidad la derecha, la cual expresa una radicalización que tiene aristas ultraderechistas y neofascistas. Añadió que eso se produce en ascenso, encontrando a la izquierda sin refugio, ya que no basta con la condena moral a ello, sino tener propuestas y explicaciones ante el fenómeno. Llamó la atención de que los sectores conservadores se aprovechan de un hecho real que es el divorcio de sociedad y política, donde la irracionalidad de la derecha encuentra espacios. Así, indicó, surgen los Donald Trump, los Jair Bolsonaro, los José Luis Kast y las Camila Flores.

Legitimar a interlocutores

Carmen Andrade, dirigente del Partido Socialista, activista del movimiento feminista, socióloga y ex ministra del Servicio Nacional de la Mujer, quiso partir estableciendo que, conceptualmente, se debe hablar de “centro e izquierda y no de centroizquierda”, porque lo primero expresa de mejor manera el enmarque político de la oposición, donde hay partidos de la ex Nueva Mayoría, del Frente Amplio, y de otras expresiones.

Respecto a los pasos que se pueden dar de convergencia y “no hundirnos separados”, planteó que solo se puede conversar realmente cuando todas las fuerzas se legitiman entre sí como interlocutores; si no, el diálogo es inconducente.

Resaltó que hay que tener acuerdos en este periodo, pero insistió en coincidencias de largo plazo, en objetivos estratégicos desde el campo de centro y de izquierda que deben estar presentes e ir abordándose desde ahora.

En ese sentido, planteó asuntos como nueva Constitución, nuevo modelo de desarrollo, un Estado de derechos sociales y democrático, defensa de los recursos naturales, nuevo sistema de pensiones, adhesión a un sistema de salud solidario y avanzar decididamente en derechos de las mujeres.

¿Qué alternativas tenemos?

Inició su intervención el senador Francisco Huenchumilla, de la Democracia Cristiana, y ex Intendente de La Araucanía, planteando que el título del foro convocado por Casa Común (“Construimos juntos o nos hundimos separados”) fue más una pregunta táctica que sustantiva. Indicó que finalmente lo que se plantea es qué debe hacer la oposición, con todas sus diferencias pero también con todas sus coincidencias, partiendo de que hay diversidades a partir de la historia, la ideología y posiciones de cada fuerza política.

En todo caso, el parlamentario avanzó en algunos elementos, y estableció que es necesario ponerse de acuerdo en un sistema de trabajo que permita impulsar políticas sociales (pensiones, salud, financiamiento de las Fuerzas Armadas) y comprender que las elecciones son importantes, porque es el test que se pasa ante la ciudadanía. Puntualizó que ganando las elecciones se accede a la conducción del Estado. También recalcó la necesidad de operar cambios culturales en los partidos políticos, que los lleve a estar mejor sintonizados con la ciudadanía y luego de eso tomar decisiones de políticas a seguir.

Para Huenchumilla preguntas claves desde la oposición son ¿qué alternativas tenemos?, ¿qué podemos ofrecer?, y a partir de ahí resolver y mostrar la propuesta, el relato. Añadió que en esa línea hay que buscar convergencia del centro y de la izquierda, buscar los puntos de acuerdo con tolerancia y poner voluntad política para un acuerdo programático. Dijo no ver a nadie de la oposición alejado de aquello.

Nadie es alternativa por sí solo

El que se hayan sentado estos interlocutores a conversar y debatir ya es un signo de esperanza, enfatizó Claudia Pascual, dirigenta del Partido Comunista y ex ministra de la Mujer y la Equidad de Género. Planteó que tiene que ver con un cambio de ánimo que se está expresando en las fuerzas progresistas y de izquierda, que quizá todavía no es suficiente para materializar una alternativa común, pero sí para conversar, acercarse y converger.

Indicó que lo anterior tiene que ver con situaciones recientes presentadas en el país, como la reacción ciudadana ante los dichos del ex ministro de Cultura del actual Gobierno quien señaló que el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos “es un montaje”, el acto de convergencia trascendental con que se celebró el triunfo del NO a la dictadura hace 30 años, y otros hechos en que se observa una unidad transversal social y política.

Claudia Pascual manifestó que, en efecto, el país necesita transformaciones, insistió en que “nos debemos un país distinto”, con un nuevo modelo de desarrollo, una economía mixta, un Estado productivo y de derechos sociales, con derechos resguardados y colectivos, avance en descentralización, inclusión de miradas y de la diversidad más amplia, respeto a los derechos de los pueblos originarios. También planteó que en lo que podría ser una agenda de la oposición está la reivindicación de una nueva Constitución, la defensa de derechos humanos, y la condena a toda expresión de corrupción en todo espacio de la sociedad.

La dirigenta comunista estableció un elemento sensible: que ninguna de las actuales fuerzas progresistas, de centro y de izquierda puede ser alternativa por sí sola. Y de ahí es una necesidad la convergencia entre todas -ante un escenario regional y nacional de avances del neoliberalismo, el neofascismo y la derecha, aunque provengan (las fuerzas opositoras) de matrices e idearios distintos- pero con muchos elementos comunes y de opción de acuerdos.

Pascual precisó que no se trata de la unidad por la unidad, tampoco de un acuerdo cupular o simplemente electoral, sino en base a una respuesta programática en el camino de transformaciones sociales.

No es un pegoteo de siglas

El psicólogo y senador Juan Ignacio Latorre de Revolución Democrática (que integra el Frente Amplio), partió expresando que un proceso de convergencia no puede ser simplemente la suma de siglas, un pegoteo de rótulos.

Se planteó crítico ante una concepción del “partido del orden” que se instala en la política de los consensos, en la administración del modelo neoliberal, y que se articula transversalmente en esa dirección. Así, precisó que el tema no se trata de sumar siglas para derrotar a la derecha, sino cómo se plantean propuestas para derrotar el proyecto político de la derecha. Y en eso, cómo las fuerzas de centro y de izquierda actúan con una lógica que supere a la derecha.

En ese sentido, el senador Latorre puntualizó que un tema es cómo gobernar desde sectores progresistas y de izquierda, a niveles municipales, de gobiernos locales, a nivel nacional, con valores de centro y de izquierda, con programas alternativos.

También sostuvo, en ese marco, que no es simplemente cómo desbancar electoralmente a la derecha, sino cómo se genera densidad social en torno de un proyecto transformador, y puso como ejemplo las conversaciones y acuerdos recientes de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y el Movimiento No+Afp. Habló de juntar potencialidades políticas.
elsiglo.cl

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.