Sábado 20 de Octubre del 2018

Más articulos

Café Concert presenta a Samuela Burenstrand y su banda de jazz

Ven a disfrutar de una tarde de Jazz con Samuela Burenstrand y su banda de jazz. Samuela, cuya voz y carisma no te puedes perder, es la solista del grupo Black Oak y de la Orquesta escandinava Glenn Miller. Sábado 13 de octubre, a las 18:00 hrs. Federación Victor Jara, Pontonjärgatan 36 B, Fridhemsplan


Canción por Palestina y un beso para Victor

Por: Alejandro Fischer Alquinta. - Hay que apagarles los ojos a Jazmín, juntar el cuerpo de Samir... Desenterrar el día, sacar las heridas asombradas, lluviosas de lágrimas negras. Escombros malditos, ayer fueron cilantro o berenjenas. Hay que recoger entre piedra y piedra, los sueños escondidos, quizás, a


Mujeres reivindican al Wallmapu mediante la música

Mujeres reivindican al Wallmapu mediante la música. Daniela Millaleo y Karen Wenül realizaron un ciclo de conciertos donde alzaron reivindicaciones de pueblos originarios y de todas las mujeres indígenas. Son jóvenes, mujeres y mapuches que reivindican la lucha del Wallmapu, a través de la música tradicional


Te recordamos Víctor Jara

Víctor Jara, canto libertario, canto de alegría, canto de dolor canto de lucha y de esperanza. Canto de unidad y rebeldía, canto perdurable y duradero más allá de tus días y de tu vida,. Dejaste tu espacio y tu tiempo en la memoria Canto de unidad y rebeldía, canto perdurable y duradero más allá de tus d


CANTANDO EN LOS ANDAMIOS

Nacida para sufrir decía la propaganda de la teleserie. Un culebrón televisivo que mantenía en silencio, con lágrimas y suspiros a buena cantidad de televidentes. Capaz que más de alguna de ellas se viera un poquito reflejada en el sufrimiento de la protagonista. Quizás hubo entre los seguidores alguien que s


CANTANDO EN LOS ANDAMIOS

 

 

CANTANDO EN LOS ANDAMIOS

 

Nacida para sufrir decía la propaganda de la teleserie. Un culebrón televisivo que mantenía en silencio, con lágrimas y suspiros a buena cantidad de televidentes. Capaz que más de alguna de ellas se viera un poquito reflejada en el sufrimiento de la protagonista. Quizás hubo entre los seguidores alguien que sin decirlo en voz alta, sintiera admiración por la intrigante y su inteligencia para desbaratar amores sinceros y producir sufrimientos.

 

La población a esa hora detenía su respiración. El canto triste de los goterones en las calaminas, apenas se escuchaba. Los pequeños charcos reflejaban el plomo del celeste ausente. Una hoja de cuaderno convertida en bote estaba encallado en el barro acuoso junto a la vereda.. Junto a la nave, los rastros del quiltro que casi se enmurallaba en su intento de evitar el frío del otoño húmedo.

 

Todo esto lo vivía  de nuevo.  Volvía a hacerse presente el pasado de su infancia. Ahora ya no en esa población. Su presente era con un otoño diferente. No estaba en el hoy  el buscar refugio para dormir, pero sí en su presente estaba vivo ese pasado. Sabía que su infancia era la que vivían muchos en ese preciso momento. Sabía que otros culebrones enajenaban a la población y que charcos y barriales eran propicios para juegos y creaciones infantiles. 

 

Nacida para sufrir….No puede ni debe ser ése el destino de esa pequeña que absorve su mucosidad que fluye y fluye y que a veces limpia  con el torso de su manito. Tiene que ser otro su destino, o mejor aún, ella tiene que ser quien dé forma a su futuro. ¿Cuál sería su aporte en el camino a ese otro destino?

 

Su herramienta que era a la vez su alma y su arma, pareció hacerle un guiño. Le sopló al oído la pregunta ¿nacido para cantar?

Acomodó su arma . Le arrancó algunas vibraciones y surgieron de su alma, de su pasado, pero más que nada desde su compromiso, los primeros versos y arpegios:

 

Yo no canto por cantar 
ni por tener buena voz, 
canto porque la guitarra 
tiene sentido y razón. 

Tiene corazón de tierra 
y alas de palomita, 
es como el agua bendita 
santigua glorias y penas.


Aquí se encajó mi canto 
como dijera Violeta 
guitarra trabajadora 
con olor a primavera. 

Claro que sí. Su labor como creador y su herramienta, su arma, su alma,  tienen una función que cumplir en ese nuevo futuro para la pequeña pobladora. Su arte debe estar lo más lejos posible de los culebrones enajenantes. Para lograrlo debe llegar y circular como la sangre en los cuerpos y mentes de quienes lo reciban. Su arte es denuncia, su poder creador nace de esa infancia, se alimenta con las experiencias juveniles, se desarrolla junto a la población y  se identifica  con los trabajadores del campo y la ciudad. Su canto como su guitarra  nunca servirán a quienes mantengan vivas las causas de nacidas para sufrir  .

 
Que no es guitarra de ricos 
ni cosa que se parezca 
mi canto es de los andamios 
para alcanzar las estrellas, 
que el canto tiene sentido 
cuando palpita en las venas 
del que morirá cantando 
las verdades verdaderas, 
no las lisonjas fugaces 
ni las famas extranjeras 
sino el canto de una lonja 
hasta el fondo de la tierra.

 

Ahí donde llega todo 
y donde todo comienza 
canto que ha sido valiente 
siempre será canción nueva.

 

Así como su arma, su alma y herramienta le sopló al oido la pregunta ¿nacido para cantar? me pregunto si no le sopló también esos versos  que retrataron sus últimas horas:

 

del que morirá cantando 
las verdades verdaderas,

 Luis Farías

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.