Viernes 21 de Septiembre del 2018

Más articulos

“Jota jota, cé cé”

“Jota jota, cé cé”. Juventudes Comunistas celebran 86 años de vida este 5 de septiembre. Desde el origen del Partido Obrero Socialista, en 1912 y sobre todo, luego del cambio de nombre a Partido Comunista de Chile, la colectividad de izquierda buscó organizar a los jóvenes, principalmente trabajadores y estud


El Siglo: 78 años de compromiso con su tiempo

El Siglo: 78 años de compromiso con su tiempo. Este 31 de agosto el periódico cumple un nuevo aniversario. “El cañón de largo alcance” o “El primer activista de la Revolución chilena”, fueron algunos de sus lemas. El Siglo irrumpió en las calles de todo Chile el día 31 de Agosto de 1940, como órgano oficial d


La Guerra está precedida de grandes Mentiras

El 09 de Agosto pasado se realizó en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile el Foro: “Guerra: El Derecho a la Paz y a la Autodeterminación”. Y claro, la guerra tiene muchas armas, una de ellas es la “guerra de la información” que en palabras simples tiene por fin convencer y ganar a la opinión púb


Murió periodista que grabó último discurso de Allende

Murió periodista que grabó último discurso de Allende. Guillermo Ravest guardó copias de la cinta, lo que permitió conocer y preservar histórica alocución del Presidente el día del Golpe de Estado. En México, donde residía, falleció el periodista Guillermo Ravest, quien para el 11 de septiembre de 1973 era di


CUT llama a avanzar hacia un gran Paro Nacional

CUT llama a avanzar hacia un gran Paro Nacional. La decisión tomada por el Consejo directivo nacional de la multisindical y fue anunciada por Bárbara Figueroa, en el marco del acto conmemorativo del aniversario 30 de la Central. A contar de 30 de Agosto, la Central Unitaria de Trabajadores CUT, iniciará un p


CUT llama a avanzar hacia un gran Paro Nacional

 


CUT llama a avanzar hacia un gran Paro Nacional

La decisión tomada por el Consejo directivo nacional de la multisindical y fue anunciada por Bárbara Figueroa, en el marco del acto conmemorativo del aniversario 30 de la Central.

Javier Candia Neira. Periodista. A contar de 30 de Agosto, la Central Unitaria de Trabajadores CUT, iniciará un plan ascendente de movilizaciones, con el objetivo d construir las condiciones para realizar un gran paro nacional, en rechazo a lo que consideran una “ofensiva antisindical” del actual gobierno derechista.

La decisión tomada por el Consejo directivo nacional de la multisindical, fue anunciada por su Presidenta Bárbara Figueroa, en el marco de un masivo acto conmemorativo del aniversario 30 de la CUT, realizado en el céntrico Teatro Coliseo.

En su discurso, Bárbara Figueroa insistió en el llamado a la más amplia unidad, respetando la diversidad, tanto en el mundo sindical, como con los otros actores sociales y políticos, indicando que la unidad y la lucha organizada, son las únicas formas de enfrentar a quienes buscan quitar derechos a los trabajadores y profundizar el modelo neoliberal.

La dirigente aseveró que la lucha contra la desigualdad sigue estando en la centralidad de todas las luchas.

30 años de la CUT

A fines de Agosto de 1988 se realizó el congreso constitutivo de la Centra Unitaria de Trabajadores, como organización heredera de la antigua CUT, de la FOCH y de todos los esfuerzos por unir a la clase trabajadora.

Este fue el resultado de muchos años de luchas y de resistencia organizad contra la dictadura desde el mundo sindical.

Por lo mismo en la ceremonia de celebración de estos treinta años, se reconoció a quienes desde 1974 comenzaron a re articular la unidad sindical y a la comisión organizadora del Congreso realizado en 1988 a fines del régimen militar.

También fueron reconocidos representantes de la cultura, los derechos humanos, del movimiento estudiantil que enfrentó a la dictadura.

La CUT reafirma la solidaridad internacional

Para conmemorar estos treinta años llegaron a Chile dirigentes sindicales de Argentina, Italia, Turquía, Irán, Brasil y Cavo Verde.

En nombre de ellos intervino Víctor Báez, Secretario General de la Confederación Sindical de las Américas (CSA), quien hizo un llamado a crear un frente internacional antifascista, para frenar el avance de las fuerzas conservadoras que buscan quitar a los pueblos de sus derechos.

El dirigente reivindicó el rol histórico de la CUT chilena

Báez recibió una medalla que entregará en Brasil al líder obrero, ex presidente y candidato a la primera magistratura del gigante sudamericano, Lula Da Silva, para quien la CUT exige la inmediata libertad.

Sindicalismo Sociopolítico

En sus treinta años la CUT reafirmó su idea de construir una amplia alianza entre el mundo social y el político, como única forma de construir la fuerza que permita impulsar cambios profundos.

A la actividad asistieron el Presidente del Partido Comunista Guillermo Teillier, junto al Secretario General de la colectividad de Izquierda Lautaro Carmona, encabezando una delegación de su Comisión Política, así como el líder del Partido Socialista y Senador Álvaro Elizalde , el Presidente del Senado Carlos Montes, la ex Ministra de la Mujer y la equidad de Género, Claudia Pascual, los diputados Camila Vallejo y Boris Barrera , el ex Director General de la OIT Juan Somavia, entre otras destacadas personalidades de la vida política nacional.

Párrafos destacados

Los siguientes son algunos de los párrafos destacados del discurso de Bárbara Figueroa en el 30 aniversario de la CUT:

Estamos enfrentados a una de las ofensivas anti sindicales y neoliberales más peligrosas desde el retorno a la democracia. Hace 45 años, fue el horror de una dictadura, el dolor por la muerte de miles de compatriotas, la desaparición -en nuestro caso- de más de 300 dirigentes sindicales, la tortura como mecanismo brutal de amedrentamiento, lo que permitió la implantación en nuestro país de un nuevo orden social; un orden social que impuesto a sangre y fuego, consolidó la lacra de la desigualdad social, económica, cultural y valórica. No habría sido posible un giro tan radical en nuestro país de no mediar la violencia ejercida por los agentes del Estado fieles al dictador y el silencio cómplice hasta el día de hoy, de civiles y militares, condenados en causas, que hoy claman por misericordia.

No solo se trataba de retroceder en las conquistas y el camino de la justicia social en nuestro país, se trataba por sobre todo de reescribir los pasajes de nuestra historia y nuestro futuro, asumiendo como una máxima de vida, que la desigualdad era necesaria y que no se puede vivir con justicia social, pues eso genera tensión, conflicto, caos. Un discurso que tras 45 años pareciera estar arraigado en la piel de muchos chilenos y chilenas, que pese a vivir en condiciones infelices, se resignan a esta vida como si fuese su castigo por no ser “brillantes”, no nacer en una familia acomodada o no ser suficientemente bueno para ser valorado. Es ahí donde nos hizo uno de los daños más profundos los 17 años de dictadura, meterse en nuestras cabezas y hacernos renunciar a sueños colectivos y de buen vivir.

Hoy, al conmemorar 30 años desde la refundación de la CUT el año 1988, miramos estas 3 décadas y lo hacemos no solo mirando nuestros errores y virtudes, sino también volviendo a poner en la palestra los horrores que nos llevaron a ser proscritos, muertos y desaparecidos. No podríamos hablar de nuestros 30 años de renacimiento sin hacer una clara alusión a qué fue lo que detuvo nuestro proceso de desarrollo y qué motivó que fuera tan necesario para el nuevo orden social el exterminio del sindicalismo. Y para nosotros está claro, no podía haber respeto a la democracia si lo que se buscaba era un cambio de paradigma que jamás por la vía social o electoral iba a ser validado ni legitimado por el país.

Todos quienes hoy nos acompañan y han sido homenajeados y tantos más que hoy no están aquí y que merecen nuestro reconocimiento, todos y todas, organizaciones sociales, religiosas, partidos políticos, mundo de la cultura y las artes, defensores de derechos humanos, éramos actores protagonistas de nuestra historia nacional y éramos un estandarte de la defensa de la vida buena.

Todos nosotros debíamos ser silenciados para que un nuevo orden social se impusiera en nuestro país.

Es por ello que nuestras primeras palabras son de valoración, de reconocimiento, de orgullo por la valentía a toda prueba de hombres y mujeres héroes de nuestra historia que fueron los que asumieron sobre sus hombros la tarea de no permitir que la historia fuera acallada y que con su entrega hoy nos permiten esta conmemoración.

Figuras como Exequiel Ponce y Víctor Díaz, son el fiel reflejo de esta titánica labor desarrollada en los tiempos oscuros de nuestra patria y me permito nombrarlos para que sean reconocidos por todas y todos los que hoy estamos aquí, pues fueron dirigentes sindicales y políticos que representan lo mejor de nuestra historia sindical.

Pero el horror no pudo con nosotros, el miedo y la esperanza se enfrentaron cara a cara y la esperanza triunfo. Y tal como lo señala el tema de Mercedes Sosa: “igual que sobreviviente que vuelve de la guerra”, el sindicalismo volvió a germinar. Floreció en cada paso, cada grito de rebeldía, cada murmullo en la fábrica, para constituir la Coordinadora Nacional Sindical, coordinadora que sería la huella indeleble de que el sindicalismo volvía para derrotar la dictadura. Hoy homenajeamos a quienes con su ejemplo, marcaron esta senda.

No pasarían muchos años para que el Comando Nacional de Trabajadores surgiera y de la mano con otras organizaciones estudiantiles, de pobladores, derechos humanos y partidos políticos apresurasen el tranco para que los años de dictadura comenzaran su cuenta regresiva. El paro del 2 y 3 de Julio, convocado por la Asamblea de la civilidad, sin duda que marca el inicio del final. Hoy quienes nos legaron esta historia han recibido también nuestro merecido homenaje.

Es así y en la comprensión de que nuestra posibilidad de volver a constituirnos como un actor relevante para nuestro país, pasaba por no ser una central corporativa y mantener como una bandera esencial la lucha por un Chile más justo, que llegamos al congreso de Punta de Tralca aquel 20 y 21 de agosto del año 1988 para refundar la CUT. Congreso organizado por un grupo de dirigentes sindicales que en la grandeza de no disputar espacios ni figuraciones, se entregó a la tarea de organizar este evento y gracias a este esfuerzo permitirnos estar aquí hoy.

30 años de resurgimiento, 30 años de refundación. Herederos de más de 100 años de historia del sindicalismo en nuestro país, a partir de la fundación de la Federación Obrera de Chile, por Luis Emilio Recabarren. Esto es el legado de la CUT, esta es la central que hoy nos corresponde con orgullo pero también con una gran responsabilidad encabezar y homenajear. La principal organización sindical de Chile.

En estos 30 años hemos vivido enormes desafíos, hemos dados pasos importantes y vivido crisis. No somos perfectos. No pretendemos mentirnos y engañar nuestra historia, hemos vivido tiempos dulces y otros complejos, hemos debido mirarnos críticamente y asumir los errores, y hemos tenido que tomar decisiones difíciles para poder seguir avanzando. Nuestra historia engarzada con la historia de nuestra patria no nos permite mirarnos con complacencia. Somos una institución que en cada paso y todo tiempo debe revisarse críticamente.

Hoy, ese proceso lo hemos denominado autorreforma sindical, que no es más que aprender de nuestros errores y corregirlos para seguir fortaleciendo la voz de los trabajadores y poder avanzar en un Chile con más justicia social y menos desigualdad. Un sindicalismo que no se inhibe de hablar de unidad social y política, porque asume desde una convicción profunda que solo la unidad y la más amplia unidad, permitirá que nuestro pueblo, que nuestra clase trabajadora, pueda vivir en bienestar. No somos ingenuos, no somos ilusos, sabemos la complejidad de ser un sindicalismo socio político, pero no seremos jamás cómplices, por omisión, de mantener a nuestra gente en la pobreza por no atrevernos a unirnos con otros por cuidar una imagen. Nunca claudicar en nuestra tarea principal: la defensa de los interese s de los trabajadores, pero tampoco restarnos de la amplia unidad para construir ese Chile mejor que con nuestro trabajo forjamos cada día.

Este es el sindicalismo de reivindicamos y que reafirmamos en este acto de conmemoración.

Y el tiempo presente nos desafía aún más. Mientras la legitimidad y la confianza en las instituciones se juega en cada acto. Desde el mundo sindical, debemos además batallar contra los prejuicios, contra las campañas que buscan desacreditarnos, contra quienes quieren tal como en años pasado, silenciarnos e impedir que la voz organizada de los trabajadores se ponga de pie.

Hoy enfrentamos una ofensiva antisindical que tiene como expresión concreta el actuar negligente de la dirección del trabajo, los anuncios del actual Gobierno de corregir la reforma laboral en los aspectos más sensibles del fortalecimiento de los sindicatos, conflictos en que se apuesta al desangre de los trabajadores, estatutos ad hoc para la precarización del empleo y opiniones públicas de autoridades de gobierno y el propio presidente de la República culpándonos del cierre de empresas y de “hacer poco” en nuestros puestos de trabajo.

Tenemos plena conciencia que esto no es una afrenta personal contra la CUT, es la necesidad que tiene los defensores de este modelo de buscar responsables en sus adversarios políticos de los déficit del modelo de desarrollo. Esto no es una batalla contra la CUT, es una disputa por el país que queremos legarle a las futuras generaciones, es la disputa por los valores de la sociedad. La disputa por el nuevo pacto social, hoy en democracia, que se pretende imponer o construir.

Vivimos una ofensiva en todos los planos en que se han logrado avances democráticos y sociales, que han costado mucho: Derechos Humanos; Educación; cultura; política de migración; política hacia las mujeres y la diversidad de géneros. Pero es una ofensiva que no se detiene en restaurar lo que había antes. Es más profunda. Ante un modelo de desarrollo con evidentes signos de agotamiento, lo que estamos viviendo es el reacomodo de los medios de producción y el capital para asegurar niveles de ganancia que con el actual sistema, no es posible sostener.

De ahí que hoy se ponga en el centro del debate por parte del Gobierno los temas del mundo del trabajo y la tributación.

Ante ello es que debemos tener una respuesta, una respuesta de todas y todos, porque nadie por si solo podrá enfrentar esta arremetida. Hoy cobra total sentido la demanda por la convergencia y la unidad, unidad diversa, rica en debate y reflexión, una unidad tras objetivos que no pongan como el centro de la tarea la disputa mezquina por el protagonismo. Una unidad generosa por el bien de Chile y su destino.

Como Central, tenemos clara la tarea y sabemos que es nuestro deber el contribuir en este proceso, lo hacemos desde nuestra humilde trinchera, sin pretender dar lecciones ni señalar el camino. Para ese objetivo, como en la década de los ochenta, la Central Unitaria de Trabajadores tiene su plena disposición y convicción. Y nos permitimos convocar al mundo social y político, generosamente, a realizar este esfuerzo en pro de las mayorías nacionales.

Pero así como tenemos claro dónde está el desafío de la unidad. También sabemos que no solo será suficiente con la justeza de nuestras ideas. Ante un cuadro tan complejo como el que estamos enfrentando no podemos renunciar a nuestra principal herramienta: la movilización.

Por eso y en el marco de estos 30 años es que nuestro Consejo Nacional Ampliado a aprobado la construcción de un plan de acción que se inicie este 30 de agosto con movilizaciones en todas las provincias del país a las Seremías del Trabajo y avance decididamente hacia un gran Paro Nacional de advertencia.

Este paro será por la defensa de los empleos decentes y de calidad, será por salarios justos y sobre la línea de pobreza, por un nuevo sistema de pensiones y porque nuestros fondos vuelvan a chile para inversión en empresas productivas, por el fin de los despidos en la administración pública y por mejoramientos en salud, por el derecho a la vivienda, porque los compañeros de la Coordinadora de comités de allegados los sin tierra que agrupa distintas comunas de Santiago y que se encuentran aquí presentes también son trabajadores. Por los derechos humanos, porque liberar a criminales de lesa humanidad es atentar contra la democracia, una democracia que no se guarda en un museo sino que construye y se vive día a día.

Este Paro tenemos que construirlo entre todos, en las empresas, en la administración pública, en el campo y las oficinas, en la salud, en el territorio. Es una acción que nos servirá a todos, porque demostraremos unidad. Conversaremos e invitamos desde ya a todas las organizaciones a crear una gran alianza social y política que le diga a este gobierno que defenderemos lo que tenemos y que iremos por más derechos y justicia social.

Así como en los años de dictadura la esperanza le gano al miedo, hoy la esperanza debe volver a colmar las calles de nuestro país, debemos devolverle a nuestro pueblo la alegría de vivir, de crear y de atreverse. Se lo debemos a quienes lucharon y dieron su vida porque hoy podamos estar aquí, conmemorando y festejando estos 30 años de refundación.

Mil veces venceremos!!

 

elsiglo.cl

 

 

 

Actividades

 

 

Federación Nacional Victor Jara - Estocolmo, Suecia
contactos: director@victorjara.se
© www.victorjara.se autoriza la reproducción total o parcial de los contenidos con mención de la fuente.